hospimedica2

CARTA ABIERTA DE UN GUARDIA CIVIL A OTEGUI, EL HOMBRE DE PAZ

otegui-detenido

Esta carta es para ti, el ex convicto, para ti Arnaldo, no te voy llamar ex terrorista, porque para ser “ex” deberías estar “fuera de...“ o “más allá de...”, y tu ni estas “fuera de ETA, ni más allá de ETA”, sigues vinculado a la banda asesina, sigues sin condenar los atentados, sin pedir perdón a las víctimas y sigues justificando las acciones de ETA, las de antes y las de ahora.

No eres un ex terrorista como algunos medios te llaman, eres lo mismo pero sin el "ex", un ex terrorista seria Miguel Francisco Solaun, miembro de ETA al que asesinasteis en 1984 por negarse a realizar un atentado contra unas viviendas de la Guardia Civil, o María Dolores González Catarain, “Yoyes”, la primera mujer dirigente de ETA, acusada de traición por querer abandonar la banda y asesinada por Antonio López Ruiz, "Kubati" mientras paseaba con su hijo de 3 años, tu eres otra cosa. Ex terroristas serían los que hubiesen renegado de la banda asesina y se hubiesen alejado de la misma, pidiendo perdón y colaborando con la justicia, ni siquiera son ex terroristas algunos de los acogidos a la Via Nanclares, que siguen siendo terroristas. Tu eres igual.

Por lo tanto el que te califiquen, pretender ser y presentarte como un “Hombre de Paz”, sin haber repudiado a ETA y justificando los cerca del millar de asesinatos de la banda asesina, no deja de ser una verdadera incoherencia, un absurdo, algo consustancial a ti mismo y a tu desmedido afán de protagonismo mediático, te has llegado a creer que lo eres y pretendes que lo creamos los demás, y todo ello a pesar de tu curriculum y de tu trayectoria en la banda, donde te señalaste por haber sido uno de los mayores defensores de la “lucha armada”, del uso de la extorsión, el secuestro y el asesinato como armas políticas para conseguir los logros políticos, los tuyos y los de ETA.

Dicen que las actitudes suelen ser mucho más importantes que las aptitudes, tus aptitudes las conocemos, dice el diputado de UCD, Javier Rupérez, al que secuestrasteis, y refiriéndose precisamente a ti, al que acusa directamente de su secuestro, que no tienes curriculum, que tu curriculum es tu historial delictivo, tus antecedentes, judiciales y policiales, y tus actitudes las vemos cada día, justificando las acciones de ETA, negándote a condenar sus asesinatos, pretendiendo blanquear tu pasado y blanquear los atentados y asesinatos de la banda terrorista y de sus pistoleros, hoy, imbuido en una campaña de acoso, de calumnias e injurias, de acusaciones infundadas a las Fuerzas de Seguridad, en especial a la Guardia Civil.

Es inconcebible la prepotencia y la impunidad con la que actuas, con la que hablas de ETA y con la que apoyas a los asesinos, careces de toda moral y de toda ética, careces de civismo para poder ser representante de nada, ni de nadie, tu falta de empatía hacia quien no piensa como tu, hacia las víctimas de ETA, solo sirve para generar odio y asco, y es precisamente esa carencia de principios y valores la que tan solo te permite aspirar a ser representante de los asesinos, de los brazos políticos de ETA y del entorno de la banda terrorista, que adolecen de los defectos que tú, aún así, falto de moral, de civismo, de valores, de principios y de empatía hacia el sufrimiento causado, el cuál tu mismo confesaste no conocer, te permites y te atreves, sabiendote o creyendote impune y sin ningún reparo, sin credibilidad y sin fuerza moral alguna, enjuiciar a los demás, equiparar a la banda asesina con las Fuerzas de Seguridad, igualar a ETA con la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Ertzaintza, como tu entorno, el entorno de ETA pretende equiparar a asesinos con victimas, lo que te hace a ti y a los que te siguen, al entorno de la banda asesina, ser unos verdaderos degenerados.

Acusas a la Ertzaintza, la Guardia Civil y la Policía Nacional, de asesinar, y lo haces sabiendo que nadie te va a denunciar, que nadie te va a enjuiciar por tus palabras, y lo haces sin aportar pruebas, y lo haces justificando, no denunciando y no condenando los asesinatos de ETA, deberías ante una acusación tan grave, denunciar y aportar pruebas, de lo contrario debería ser la Fiscalía la que te demande a tí por calumnias e injurias a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, no deberías quedar impune.

Por el contrario, tengo y voy a darte datos, ETA ha cometido 2323 atentados en los que fueron asesinados 858 personas de forma directa y que dejaron más de 20.000 heridos, muchos de ellos de gravedad, sin contar las extorsiones, los secuestros, las torturas, el chantaje, el éxodo de más de 300.000 personas que provocaron las acciones de ETA y que tuvieron que abandonar sus casas y a sus familias para conservar la vida.

El que precisamente tú, un ex convicto condenado por pertenencia a banda armada, representante de partidos políticos cercanos a ETA, arremetas y acuses mediante calumnias e injurias a quienes tienen el deber y el mandato de perseguir y detener a quien delinque, a quien comete atentados, a quien justifica y enaltece el terrorismo, a quien humilla a las víctimas con palabras y con hechos, equiparando a víctimas de ETA con a sus verdugos, no deja de ser paradójico.

Como paradójico es que careciendo de toda conciencia, apeles a “la conciencia de la gente” para conseguir legitimar a ETA, que condenes una supuesta imposición de lo que llamas la “lógica del Estado que plantea un esquema de vencedores y vencidos”, cuando pretendes aplicar “la lógica de ETA”, tu lógica, la que pretende conseguir que los vencedores sean los asesinos, que estos salgan de la cárcel y sus crímenes queden impunes, y que los vencidos sean las víctimas, humillándolas nuevamente, pretendes no solo el acercamiento a las cárceles del País Vasco de los etarras encarcelados, sino la amnistía total para todos ellos, el olvido de sus crímenes, denuncias la “lógica del Estado” y pretendes imponernos la “lógica de ETA” y la tuya propia.

Con ayuda de políticos sin escrúpulos, con el apoyo de partidos supuestamente democráticos, de otros afines a ETA, de una parte del nacionalismo vasco, ese nacionalismo que "recogía las nueces" mientras vosotros "agitabais el árbol", y que siempre permanecieron más cerca de los verdugos que de las víctimas, más cerca de los terroristas que de las Fuerzas de Seguridad, y que como ayer justificaban los atentados, hoy justifican las agresiones a los guardias civiles de Alsasua, y critican las detenciones por esas agresiones, con su ayuda, pretendes fijar en la mente de la sociedad tu propia versión de los hechos sobre la historia de asesinatos de la banda terrorista, la versión de ETA, pretendes borrar el pasado y reescribir la historia de ETA y la tuya propia, para poder erigir a ETA como “vencedora” de un conflicto que nunca existió, y dentro de tu propia locura, de tu propia lógica y de tu propio esquema, que no es otro que el de la banda terrorista, necesitas denostar, humillar, calumniar, injuriar y mentir sobre quienes persiguen a los terroristas, sobre quienes os persiguen, pretendes que se dude de aquellos que con su servicio diario contra el terrorismo consiguen desenmascarar y presentar a la sociedad la verdadera cara de ETA, de esa ETA que no pretende entregar armas ni explosivos, que continua con su actividad, que no busca disolverse, sino perpetuarse, la que os ayuda a seguir manteniendo mediante la amenaza el clima de miedo y terror para conseguir tus objetivos políticos y los del entorno etarra, y para eso equiparas a los asesinos con quienes luchan por nuestra seguridad, a los asesinos con sus víctimas, esa es tu lógica, la de ETA y la de vuestro entorno.

Para que la gente entienda “tú lógica”, la “lógica de ETA” que pretendes inculcarnos, te voy a recordar las palabras de “Yoyes”, que cuando abandonó la banda terrorista asqueada de lo que sois,  escribió en su diario: “Muchos son culpables de esta injusticia, ¡demasiados! Hay otros que no, pero son impotentes ante ella. Hay también mucho silencio cómplice. Mucho miedo en la gente ante todo, ante su propia libertad... ¡cuánta mierda! (...) El mito de ETA, la hidra sangrienta que nos atenaza: En este mito, la persona de carne y hueso que es un sustrato, no existe más que como tal sustrato, no es humana”.

Esa es la verdadera cara de ETA, esa es tu cara, vista por alguien que perteneció a ETA y que se dio cuenta antes de ser asesinada que había pertenecido a una jauría de animales violentos, sanguinarios y sin escrúpulos, tu jauría, Arnaldo.

Todo debería tener límites, porque es una verdadera desgracia que los locos sirvan a los ciegos como lazarillos.

Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar