Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 11 ...

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Elecciones vascas: el principio del fin.

  • Escrito por Redacción

hervasAcabo de ver las encuestas sobre intención de voto en las elecciones vascas. Las encuestas no siempre son fidedignas. A veces pegan grandes patinazos, como acabamos de ver en las elecciones generales del 26J. Pero lo cierto es que se intuye la creación de una nueva tendencia: el populismo progresa, los nacionalismos bajan o se estancan y los grandes partidos nacionales, PP y PSOE, sobre todo este último, se van al garete. ¿Qué significa esto en términos prácticos? Pues yo creo que cuatro cosas.

La primera es que la gente está hasta el gorro de escuchar quejas nacionalistas y de ver asesinos pasearse por las calles, aunque les siguen teniendo mucho miedo, gracias sobre todo a la grandísima debilidad de los últimos gobiernos (Zapatero y Rajoy), que les han permitido sobrevivir. Realmente no tenemos una legislación seria contra el terrorismo y eso le permite a esa gentuza campar por donde les parece. El enorme miedo del señor Rajoy ha estado a punto (y todavía lo está) de cargarse el Estado. Pero es que las escasísimas luces del señor Zapatero, solamente superadas por la ausencia mental de su sucesor, Pedro Sánchez, han dado lugar a la promoción política de asesinos – disfrazados o no – con cara de políticos. Ahora bien, la gente no es tonta y prefiere la majadería populista a los asesinos. No saben, por desgracia, que a la larga viene a ser lo mismo, como ya se ha visto en Venezuela.

Una segunda cuestión, no menos importante, es que los partidos nacionales, PP y PSOE, viven en un mundo falso. La falta de honestidad, manifiesta y rotunda en ambos, lleva a la gente hacia una gran desconfianza. La promoción desproporcionada de cargos públicos, asesores, políticos y demás gente que vive del bolsillo ajeno (del contribuyente, por supuesto) es escalofriante. Sobran casi todos, encarecen enormemente cualquier proyecto que se lleve a cabo y nos hacen recordar a los señores feudales y sus amigotes, ahogando a los siervos con impuestos y sin darles apenas nada a cambio. Hoy en día se comportan como bandas, más que como partidos. Es urgente la refundación de ambos partidos, cambiándoles hasta el nombre, si procede, y pasando a primera fila los de la segunda, que me consta son mucho más capaces y honrados que los dirigentes actuales. Lo del PP es un vergüenza, pues algunos, como la ex - alcaldesa Rita Barberá, quien tal vez sea incluso quien menos lo hace, confunden la función con la propiedad. ¿Y qué decir del insigne Pedro Sánchez? Nunca se vio en la política individuo menos capaz. El PSOE se parece a la tropa de Luis Candelas, que también roba (probablemente mucho más que el PP), aunque lo reparta (eso sí, solo entre sus amigotes), cosa que no hace el PP. Váyanse, señores Sánchez y Rajoy. Dejen paso a gentes honradas y con ganas de trabajar. Limpien sus partidos. Unos por omisión, que miran demasiado a otra parte, como el Sr. Rajoy. Y otros por acción, que ven la mota en el ojo ajeno y no la viga en el propio, como el Sr. Sánchez (¿qué hay de su paso por Bankia: las tarjetas black, etc.?). Y es urgente que se presente otra persona a la investidura, que no sea ninguno de esos dos y que sea del PP, pues es quien ha ganado las elecciones.

La tercera cuestión es la obsolescencia del nacionalismo y sus embustes. ¿Pero qué nos cuentan? En un mundo de más de siete mil millones de habitantes, con un cambio climático que todos padecemos, sin posibilidad de alimentación e higiene en casi la mitad de la población, con unos problemas migratorios fruto de posturas dictatoriales, guerras, fundamentalismo religioso (bueno, por llamarlo de alguna manera, pues eso tiene de religión lo mismo que la mona Chita de camello), promoción del odio, negocios que ignoran el bienestar de las personas y, sobre todo, un egoísmo brutal… ¿qué demonios pintan los nacionalismos? Debilitar al estado nada más, pues el País Vasco, Cataluña o la Lombardía, por ejemplo, no pueden tener capacidad alguna de subsistencia y tienen una altísima probabilidad de convertirse en estados islámicos en un breve plazo de tiempo, con todos los inconvenientes que ello acarrea. Sigan, sigan debilitando al Estado Español, que a eso están abocados por este camino. Acabamos de vivir cuatro ejemplos. El primero, la idiotez del referéndum de Cameron, a punto de cargarse el Reino Unido, mientras EEUU se frota las manos (un enemigo menos y una colonia más). Otra tontería es lo de Hollande. Su acceso al poder llevó aparejado el apoyo de los musulmanes y vean cómo se lo han agradecido. El final va a ser el acceso al poder de la extremista Marie Le Pen y un conflicto interno de tres pares de narices. Pero hoy por hoy es desagradable ir a Francia: militares armados, por todas partes, policías en cada esquina… y pronto se cerrarán las fronteras, si siguen así. Otra marca en el colt de los EEUU y otra colonia. El tercer ejemplo ha sido el impresentable Erdogan, el turco, quien va camino de la guerra civil (ojalá y no, pero parece que sí). Finalmente, el suicidio colectivo de Venezuela, que habrán de pasar una o dos generaciones hasta que la nación se recupere. Colombia va por el mismo camino, pues parece ridículo el acuerdo de paz con una banda de criminales. Ya veremos.

29                                                                           Pío Baroja.

Y tenemos una cuarta cuestión, la de la promoción de la barbarie, de la incultura, del disparate. Y ahí tenemos a Podemos, que se ocupa de esa cuestión. Mejor un pueblo inculto, pues resulta mucho más fácil de manejar. La incultura genera una respuesta numerosa. Ya lo decía Pío Baroja: “sólo los tontos tienen muchas amistades; el mayor número de amigos marca el grado máximo en el dinamómetro de la estupidez”. Porque también Pío Baroja decía que “a una colectividad se le engaña siempre mejor que a un hombre”. Si, engañar a un grupo desencantado con sus políticos es muy sencillo, basta con insultar a dichos políticos. Porque en España – no nos engañemos – existe una verdadera `promoción de la incultura. Y eso sirve para la promoción de los pícaros, quienes – disfrazados de políticos – insultan a los gobernantes y prometen de todo, aunque luego no hagan nada, como está claramente demostrado en todos los países en donde los populistas han gobernado. De eso si que no hay duda. Ya lo dijo Cicerón hace milenios: “Ningún hombre debería tratar de obtener beneficio a costa de la ignorancia de otra persona”. Porque con la ignorancia ajena se obtienen grandes beneficios, como estamos viendo en los dirigentes de podemos, las famosas alcaldesas de Madrid y Barcelona, el alcalde de Cádiz, etc. La vida ha cambiado muy poco y la historia se repite machaconamente cuando no se estudia ni se aprende de ella. Y, como dijera Santiago Ramón y Cajal, “lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia”.

Pues estas cosas y algunas más me las sugieren estas nuevas elecciones autonómicas y la estupidez continuada que impide formar gobierno en España. Tal vez nuestro gran problema sea que no tenemos grandes problemas colectivos, aunque nuestra propia incapacidad de vivir felices sin hacer daño al prójimo, nos lleva hacia el conflicto. La ambición, al envidia y el egoísmo se han establecido en nuestra sociedad española. El amor, la solidaridad y la generosidad parecen estar de vacaciones. Nuestro problema es un problema de intolerancia que, curiosamente es el problema de los tontos. Acaso viajamos en la Stultifera Navis, la nave de los necios, camino de ninguna parte, como al final de la edad media y comienzos del renacimiento. Acaso merecemos que nos saquen de la cabeza la piedra de la locura, como en el cuadro del Bosco.

BoscopiedraExtracción de la piedra de la locura. El Bosco.

Sin embargo, me niego a ser tan realista. Prefiero pensar que todavía hay esperanza, que la gente reaccionará y esta estulticia se acabará pronto. Al menos es lo que deseamos muchos.

Y los políticos podrían dedicarse a vendimiar o a cavar olivos, por ejemplo. Seguro que les vendría bien a su cuerpo y a su espíritu.

Francisco Hervás Maldonado - Coronel Médico (r).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

 
+1 #1 juandiego martínez 17-09-2016 19:42
Perfecto Dn. Francisco, parece que Vd. vive en España y conoce el tema de los políticos que nos gobiernan, nada que añadir a su completísimo escrito, leo tambien a Dn. Alejo Vidal Cuadras que se expresa en idénticos términos como Vd. Lástima que, decir la verdad en éste pais no surta el menor efecto.
Saludos cordiales.
Citar | Reportar al moderador
 

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones