Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 11 ...

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

YO SOY UN SOLDADO DE PODEMOS

  • Escrito por Redacción

02-mg 1453-ret

Hay soldados que no reniegan de lo que son ni de lo que fueron, hay soldados que son todo lo contrario al ex Jemad alistado en Podemos, soldados integros, con honor y valores, orgullosos de pertenecer o haber pertenecido a las Fuerzas Armadas, hoy el General Dávila en su blog saca los colores a Jose Julio, "el soldado de Podemos", le recuerda que “falta a la dignidad y ensucia con sus palabras a los que son soldados de verdad, a los que nunca entendió ni con ellos cumplió”.

‹‹YO SOY UN SOLDADO DE PODEMOS››

Son palabras del exjemad Julio Rodríguez realizadas en una entrevista concedida al diario El Mundo (lunes, 6 de junio de 2016). Sus respuestas son, además de una vileza, un burdo cartel electoral. Una viñeta, una historieta sin gracia.

Nada más aburrido que hablar de uno mismo en términos de lo que nunca fue porque nunca quiso ni supo ser. Difícil compromiso es pretender ahora ser lo que nunca has sido y sin saber lo que se es, pretender ser. Ofensa a quienes son soldados y nunca a ello renunciarán.

‹‹Yo sé quien soy –respondió don Quijote-, y sé que puedo ser…

En este caso, el que se denomina soldado de Podemos, sumergido en lo que rechazaba -mal tuvo que pasarlo- o no sabe lo que dice o tiene muy mala intención.

Este soldado vivió aquella época en la que unos cuantos sabían lo que hacían. Nada nos contaron, de nada nos enteramos, aunque casi todos intuimos lo mucho que nos ocultaron. Agazapados en su emboscada, hasta en los desfiles se ofendía a los soldados al paso de su Bandera. Pasaron muchas cosas, presuntamente. Entre ellas los nombramientos con intención. Ellos sabrán qué intención, pero nada bueno. Poco a poco nos vamos enterando. Hubo banderines de enganche donde se alistaron y seleccionaron voluntades. Este, ese y aquel. Los de uniforme también eran seleccionados y elegidos. Clasificación. A ver. ¡Hum!, este sí, este no, no, no… ¡hombre este sí! Dicho y hecho. Después giraban las puertas que daban paso al agradecimiento. Aquello exige pedir responsabilidades a quienes pusieron los secretos de Estado y la Seguridad nacional en manos de quien no debían. Pensaban que serían recuperables. Alguno se les escapó a pesar de intentar mediar en aquella cena donde emboscaron al líder de su actual partido. Sus nombres están en el tiempo. Tiempo de humillaciones desde defensa y presidencia.

No es fácil ser soldado. Alistarse exige algo tan elemental como lealtad. Definición rotunda del diccionario de la RAE: ‹‹Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien››. Para el que ahora dice ser soldado de Podemos eso solo es exigible al militar sin graduación. Lo exigible a todos es constancia e intachable conducta en el servicio. Tan exigible que es lo único necesario para poder pertenecer a la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, de la que el exjemad, soldado de Podemos, era vocal de la Asamblea, órgano al que le corresponde apreciar la conducta intachable a efectos de ingreso o expulsión en la Orden. No está de más recordar que el soldado de Podemos eligió la opción de la política cuando todavía ocupaba ese cargo, algo que por ley no puede ni por espíritu debe. Tampoco está de más recordárselo al ministro de defensa que en otras ocasiones, por eso del ordeno y mando, ha señalado a alguno la puerta de salida de la Asamblea. Sin ninguna razón, señor ministro. Que estudie si ahora hay razones para ello. ¿O no se atreve con ese jardín lleno de espinos?

Los soldados aguantan estoicamente casi todo. Solo no sufren que les hablen alto. Pero es de una vileza que supera todo lo que yo pueda expresar con palabras, las que él escupe sobre la historia de las víctimas de la peor alimaña que conocemos, la E.T.A.

‹‹Otegui puede ser útil si hace una condena explícita de la violencia››.

Imperdonable. Nunca creí que se podía llegar a ser tan vil. ¿Soldado?

Falta a la dignidad y ensucia con sus palabras a los que son soldados de verdad, a los que nunca entendió ni con ellos cumplió.

Y ustedes recuerden lo que se nos viene encima. Lo de este soldado de Podemos es solo un ejemplo, aunque muy significativo.

Recuerden lo que es lealtad: ‹‹Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien››.

‹‹Antes de alegrarse infantilmente del hundimiento de un poder, hay que pensar en el poder que va a sustituirlo›› (Ángel Ganivet).

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

https://generaldavila.wordpress.com/2016/06/08/yo-soy-un-soldado-de-podemos-general-de-division-rafael-davila-alvarez/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones