Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

LA FALSA EMPATIA DE LOS ASESINOS ETARRAS

  • Escrito por Redacción

1991

ETA, la banda asesina y terrorista con más de 800 muertes en sus manos, con más de 3.000 heridos y mutilados a sus espaldas, con más de 30 niños asesinados en su conciencia y con más de 200.000 desplazados del País Vasco como consecuencia del terror que ha ejercido durante más de 50 años en su haber, vuelve a lanzar un comunicado, intentando una vez más hacerse presente en un momento difícil de la política de nuestro país.

Esta vez el comunicado, es además una forma de humillar aún más a las víctimas de sus propias acciones terroristas, ya que de cara a la opinión pública trata de empatizar con las victimas de los atentados de Bruselas, critica a los terroristas yihadistas, mientras humilla en su comunicado a las víctimas que la propia banda asesina ha ocasionado.

ETA ha decidido opinar y censurar la matanza de los atentados en Bruselas, y dicen sin ningún atisbo de vergüenza que "no pueden aceptar matanzas así, que tienen como objetivos a simples ciudadanos", mientras mantienen que sus acciones terroristas, tanto en época franquista, como las efectuadas durante la transición y en plena democracia, son legitimas, "No nos equivocamos cuando nos levantamos contra el franquismo, ni nos equivocamos cuando dijimos un no rotundo e hicimos frente a la posterior reforma tramposa”, refiriéndose con “reforma tramposa”  a nuestra transición, a nuestra la  democracia y a nuestra Constitución.

Censuran los atentados, y el integrismo islámico, obviando que el suyo, es una forma de integrismo más, un fanatismo tan elevado que le ha llevado a asesinar de forma indiscriminada, un extremismo tan acentuado que ha llevado, antes a los asesinos y ahora a sus marcas blancas a adoptar actitudes e ideas tan extremas, que han sobrepasado la defensa de la política propia en un marco democrático, para acabar, en el caso de los terroristas etarras, de forma sistemática, mediante el terror, la bomba en el coche o el tiro en la nuca, por la espalda y de forma cobarde con los que no piensan igual que ellos, para terminar con los colectivos que tienen o representan lo contrario a lo que han pretendido defender o simplemente porque han sido los encargados en luchar contra ellos y en defender a la sociedad del terror que han intentado instaurar para lograr sus objetivos, algo que les ha llevado a ser denunciados por crímenes de lesa humanidad y de genocidio, es exactamente lo mismo que vienen haciendo los terroristas del DAESH que han atentaron en Bruselas.

Dentro de hipocresía, de la perversidad y de la amoralidad que supone que unos terroristas hablen y opinen sobre la actividad terrorista de la que ellos son protagonistas principales, lo es mucho más que lo hagan para criticar las acciones de otros y no arrepentirse y justificar sus propias actos terroristas.

Hablan de "situaciones perversamente revueltas", de "irresponsabilidades existentes", hablan de "integrismo", se atreven a hablar de "refugiados y desplazados en Siria, en Irak, en Kurdistán..." y por último hablan de que se mata sin compasión a “simples ciudadanos” en Bruselas, pero callan las situaciones perversas que ellos mismos han creado y protagonizado con sus atentados, callan su propia irresponsabilidad, esa que supone pretender alcanzar fines políticos con la violencia extrema, callan su fanatismo que les ha llevado a juzgar, condenar y asesinar a personas inocentes sin compasión, y callan los desplazados que ellos mismos han provocado tratando de huir de sus amenazas y de una muerte segura.

Lo más ultrajante de su discurso es cuando dicen "no pueden aceptar matanzas así, que tienen como objetivos a simples ciudadanos", y es ultrajante porque todas sus víctimas son “simples ciudadanos”, olvidan que sus atentados provocaron “víctimas inocentes”, como las de Bruselas, como las de París, olvidan sus propios atentados en Hipercor, en Zaragoza, Vic, olvidan y quieren que olvidemos los 317 atentados en Gupuzcoa, los 211 de Vizcaya, los 123 de Madrid, los 54 de Barcelona, loa 45 de Álava, los 42 de Navarra, los 14 de Zaragoza, los 10 de Francia, los 7 se Sevilla, los 5 de Alicante, los 4 de Cantabria, los 4 de La Rioja, los 3 de Granada, los 3 de Valencia, los 2 de Huesca, los 2 de las Islas Baleares, o los cometidos en Burgos, castellón, Cádiz, Córdoba, Gerona, Gran Canaria, León, Málaga, Murcia, Salamanca..., atentados que se llevaron por delante la vida de más de 800 “simples ciudadanos”, tan crueles, tan perversos, sin compasión, como los de Paris o Bruselas.

Yo como guardia civil, un simple ciudadano más, miembro de un colectivo que ETA ha querido aniquilar durante años, considero repugnantes las declaraciones de ETA, repugnante simplemente su presencia en los medios, repugnante que algunos medios, afines o no, le den espacio y cobertura para comunicar y comunicarse, y repugnante, que una banda asesina haya decidido que sus víctimas no son ”simples ciudadanos” y por lo tanto no son inocentes y pueden ser asesinados.

Hoy desde aquí también quiero decirle a Marian Beitialarrangoitia, portavoz de EH Bildu en el Congreso, que quería saber si los miembros de las Fuerzas de Seguridad destinados en el País Vasco o Navarra cobraban algún tipo de  plus por estar destinados en esas provincias, que la propia organización terrorista a la que ella defiende, en ocasiones pidiendo por ejemplo "un chaparrón de aplausos" para los asesinos detenidos por el atentado de la T-4, que la propia banda asesina le ha contestado, ETA sigue estando presente y activa, por tanto Guardia Civil y Policía Nacional deben seguir luchando contra ella, si cobran un plus bien, si no lo cobran deberian hacerlo.

En más de una ocasión he mantenido, en ocasiones a pesar de amenazas e insultos, que el terrorismo etarra no es menos terrorismo que el yihadista, que no hay un terrorismo bueno o malo, y ver como una banda terrorista que aún no ha entregado las armas ni se ha disuelto, decide públicamente que el yihadista es un terrorismo más cruel que el que ha venido ejerciendo la propia ETA durante más de 50 años en España, es de una abyección tan grande que debería molestar a cualquier persona sicológica y moralmente sana.

Terroristas que en este país, se permiten el lujo de opinar públicamente, sin que se tomen medidas contra quienes les dan cobertura mediática, como ocurriría en cualquier país medianamente justo, apoyados desde las instituciones por partidos supuestamente democráticos, que no sólo les tutelan desde esas mismas instituciones democráticas, que además han asumido sus tesis, sus planteamientos y que han justificado el uso de la violencia para lograr sus fines, que hoy toman como propio el discurso que la banda terrorista ha venido reivindicando con sus atentados, el derecho a decidir, la autodeterminación o la independencia, partidos que se han negado a condenar los atentados, los de ahora y los de antes, los yihadistas y los de ETA, que no se han sumado, junto a los demócratas, a los pactos antiterroristas, que pretenden hacer llegar a la sociedad una realidad de la banda asesina que no refleja la verdadera crueldad de sus acciones terroristas, que pretenden que creamos que ETA es un movimiento político, partidos políticos y personajes de la política que pretenden que olvidemos los crímenes de la banda asesina, y que se han propuesto, con el  beneplácito de los asesinos, blanquear el pasado de ETA.

La culpa de que a ETA se le de cobertura mediática, de que esté presente en las instituciones, de que se apoye a una banda terrorista desde la política, es nuestra, de la sociedad en general, como también es culpa nuestra el haber abandonado a las víctimas, haberlas dejado solas, somos culpables de permitir que sean ellas las que se defiendan solas de los ataques inmisericordes, de las ofensas, de la humillación provenientes del entorno etarra, es nuestra, porque un día fuimos Paris y Bruselas, apoyando a las víctimas, pero olvidamos a nuestras propias víctimas del terrorismo, es nuestra porque deberíamos ser todos los días España, como fuimos "París y Bruselas", o al menos ser todos los días uno de esos niños asesinados por ETA, “simples ciudadanos”, como fuimos "Charlie Hebdo", para recordarle a ETA, a su entorno, a quienes les apoyan y justifican, que sus crímenes no son menos crueles que los de cualquier terrorista, sea yihadista o no lo sea, deberíamos ser todos y cada uno de los días, María Begoña, José María, Alfredo, Daniel, Sonia, Susana, Silvia, Jorge, Rocío, Pedro, Esther, Miriam, Luis, María del Coro, María Cristina Rosa Muñoz, María Dolores, Ana Cristina, Vanesa, Francisco, Fabio,  Juan José....

Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones