Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Ladran, Sancho...

  • Escrito por Redacción

img 7808

10 medios de prensa se hicieron eco de mi carta dirigida a la "abuelita roja" que rige los destinos de la villa y corte.

La explicación de semejante repercusión (a fecha de hoy pasa de 50.000 visitas) solo obedece a la sorpresa y el desconocimiento de nuestro más reciente pasado, tóxicamente inundado de tópicos ideológicos, algunos desde la ultraderecha y el uso de los símbolos de todos, pero fundamentalmente desde la renuncia a esos símbolos y el discurso único impuesto por los marxistas; falsos mitos, ideología decimonónica, tópicos casposos y ríos de sectarismo.

La falta de un discurso claro y valiente sobre la realidad de un hecho histórico gravísimo, que hundió a España en el más oscuro pasaje de nuestra historia reciente y causó más de 300.000 muertes (el 95% de los refugiados regreso en los primeros cinco años) ha ayudado a este dominio ideológico vertebrado sobre falsas realidades.

"Los pueblos que olvidan su pasado están condenados a repetirlo" es un conocido dicho popular que define bien a qué nos enfrentamos. El desconocimiento y manipulación de nuestra historia provoca errores de todo orden. El escritor George Orwell, que vivió en primera persona la Guerra Civil y abominó del Frente Popular en sus libros, ya nos lo advirtió: "Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado". Les pongo un recientísimo ejemplo. El nombre de Pedro Zerolo sustituye hoy al del diputado Vázquez De Mella en una plaza de Madrid. El defenestrado De Mella, navarro, carlista y profundamente cristiano, fue el primer diputado en cortes que solicito el voto femenino. Sí, no fue ningún socialista. De hecho, en la II República se opusieron a que se les otorgara dicho derecho (debate en cortes; Victoria Kent, Margarita Nelken, Clara Campoamor). Les dejo extracto de la entrevista al diputado Juan Vázquez de Mella y Fanjul en "El defensor de Córdoba" del 8 de enero de 1914:

"Promulgo la reforma del parlamentarismo, del régimen representativo, concediendo voto a la mujer. Esto sorprenderá a los radicales, pero yo creo que la mujer, salvo en los asuntos del Ejército y del clero, debe tener intervención. En la industria, en la agricultura, en el comercio es justo que la tenga. Si los socialistas belgas no le reconocen este derecho es porque quieren que las mujeres sean laicas".

En las elecciones municipales que trajeron la II Republica el 14 de abril de 1931 (ganadas arrolladoramente por unos timoratos monárquicos) ya votaron las mujeres, y no gracias a los socialistas. El real decreto de 1924, apartado B del gobierno de Miguel Primo de Rivera, e inspirado en el apoyo al voto femenino del papa Benedicto XV, reconoce "el derecho al voto de toda mujer mayor de 23 años y libre de cualquier tutela o sujeción". Un voto parcial, sí, pero voto, ya íbamos en esa senda. Dicho decreto fue promovido por su ministro, José Calvo Sotelo, también católico y después líder de la oposición durante la II República, que tras ser amenazado de muerte por una mujer, "La Pasionaria", en sede parlamentaria el 12 de junio de 1936, fue secuestrado de su domicilio por la guardia personal de Prieto y asesinado de dos tiros en la nuca.

Créanme, esta España nuestra ha tenido hijos ilustres de sobra para ponerles calles y plazas. La aportación del revisionismo histórico que hoy promulga la izquierda está abriendo las aun frágiles costuras de aquellas heridas. Es el fruto de la inquina más zafia de quienes en su envidia, cínicamente proclaman el último eslogan marxista, "Su odio, tu sonrisa". Mientras, se empeñan del modo más cerril en promover ese odio... para sonreír, convencidos de que ese arma ideológica les será beneficiosa en las urnas, y colará.

Las víctimas de aquel enfrentamiento incivil tienen todo el derecho a ser enterradas con la decencia que una guerra impide. Usarlo como arma política de nuevo es un error de incalculables consecuencias.

España tiene el triste honor de coleccionar más guerras civiles que ninguna nación de Europa. El siglo XIX trajo tremendos episodios de heroísmo, pero también de cainismo. Liberales y monárquicos, el fusilamiento de Trujillo, Prim, los héroes del 2 de mayo, las guerras carlistas y tantos otros sucesos que nos definen como nación y por ello se recuerdan en calles y colegios. Negar nuestro pasado no nos hace mejores. Que nadie vea aquí una plañidera carta pidiendo que no quiten el nombre de mi abuelo a una calle; él está ya en la historia para bien o para mal. El sentido de mi carta es otro.

Tenemos colegios dedicados al brillante Lorca o a Miguel Hernández, injustamente asesinados del más vergonzante modo, pero también a criminales como Alberti, recordado, además de por su poesía, por participar en una checa en el Madrid comunista de la guerra civil, mientras residía a cuerpo de rey en un palacio confiscado. También hay homenajes a políticos con gravísimos crímenes en su haber, menos poéticos y jamás juzgados. Me refiero a Santiago Carrillo o Dolores Ibárruri, aunque hay más: Negrín, Prieto, Largo Caballero... son todos parte de aquel 5% del exilio forzoso, dado la gravedad de sus crímenes. Hoy sus hijos están incorporados a la sociedad y ocupan relevantes puestos, otros incluso tienen fundaciones. La participación en la historia reciente de España de sus antecesores es un hecho.

Borrar a unos y dejar a otros es marca marxista, absolutamente sectaria, falsa e inútil, además de muy cara económicamente y, lo más grave e irreparable, costosísima en discordias sociales, un precio que nadie aún puede calcular. Las peores guerras, las civiles, están llenas de crímenes y de actos de odio y ensañamiento, nadie lo puede negar. Pero nos prometimos el perdón en 1978. ¿Hoy ya no vale?, ¿ensalzaremos los crímenes marxistas y denigrarenos a los otros? ¿de qué sirve, a que nos conduce?

Desde que publiqué mi carta a "Carmena", miles de "trolls" me visitan en Twitter con sus argumentos (ahorraré los insultos que definen su idiocia, pobres), reafirmando la necesidad de mi carta, desenmascarando a quienes desde su odio se proclaman protectores de la cultura. Jamás leen un libro con rigor académico ni debaten con datos. Recientemente, a Daniel Lacalle, prestigioso economista de abuelo republicano, además de magnífico ejemplo de esa España reconciliada y prospera, también ha sido ejemplo y víctima del odio cerval que señala y ataca en Twitter. Le han puesto a parir por denunciar estas prácticas que comentamos.

Se trata de agitadores con denuncias en firme por justificar la violencia, por acoso y por intoxicar ideológicamente a niños en las escuelas (los despiden, sí, pero, ¿y el daño?). Montan campañitas en Twitter contra policías o contra quien se les cruce, retroalimentadas por cientos de "bots" de un modo tan evidente que asombra les siga gente. Ensalzan sin pudor a quienes quemaban iglesias y bibliotecas o criminales de guerra y genocidas como Pol-Pot, Stalin, el Che o Ho-Chi-Min.

Pero algo hemos ganado. El asesinato político que se practicó desde el primer minuto en la II República como arma política que estos sujetos defienden, parece ser historia. "Los chiviris", que instruía el guardia de asalto Castillo y asesinaban en Madrid, pistola en mano, al discrepante político, hoy se llaman "trolls". Estos, sus hijos políticos, hoy solo berrean en Twitter, aunque pidan que te asalten. En las tierras vascas y navarras no fue así. Aun hoy, el señalamiento marxista al discrepante es una práctica en muchos pueblos y en determinados barrios de muchas ciudades. Hasta ayer, el tiro en la nuca era el diálogo... "democrático".

Los derechos civiles se defienden "civilizadamente" con el debate y la palabra, jamás desde la mentira programática o desde el señalamiento al discrepante como táctica política "ad-hominem" que relega el rebatimiento argumental. Esto degenera siempre en persecución física, justificando así la respuesta en defensa personal del agredido y el consiguiente conflicto incivil, que ya vimos (asaltos a las sedes del PP en 2004, acoso a políticos – Cifuentes, Gallardón, paliza a Inma Seguí, ataque a Rajoy, etc.) y hoy amenaza con reaparecer. Recuerden, de la violencia verbal a la física solo hay un paso.

Esa táctica política es la que radicalizó y sembró de sangre el último intento democrático que ilustres españoles como Madariaga, Gasset, Zamora, Maura o Marañón soñaron. Tras el periodo republicano, dejaron plasmada en sus escritos la abominación hacia aquella República, corrompida por ese sectarismo marxista que se desbordó con el pucherazo golpista y estalinista del Frente Popular, tan prolijamente narrado en sus memorias por Niceto Alcalá Zamora, presidente de la II República. Un Frente Popular que hoy de nuevo se anuncia desde el PSOE heredero de "Zapatero, el Rojo". Aquellos ilustres demócratas republicanos acabaron enviando a sus propios hijos a luchar en el bando de Franco.

"No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco en la libertad". (Largo Caballero –PSOE-)

"Este es su último discurso". Dolores Ibárruri, en sede parlamentaria, al líder de la oposición José Calvo Sotelo.

¿No escarmentamos...?

Jose Luis S. Saliquet, Cazcarro Schumann, Navarro Zumeta y Alonso de Celada

Jose Luis S. Saliquet, Cazcarro Schumann, Navarro Zumeta y Alonso de Celada - See more at: http://latribunadelpaisvasco.com/not/3997/carta-a-manuela-carmena-de-un-nieto-del-general-saliquet/#sthash.4yXdWyiq.dpuf

LA TRIBUNA DEL PAIS VASCO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones