Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

HUMILLACION

  • Escrito por Redacción

miles-de-personas-se-manifiestan-en-bayona-en-favor-de-los-presos-de-eta

Nuevo año, nueva humillación a las víctimas de ETA, nuevas manifestaciones de apoyo a los asesinos, un año más se han convocado manifestaciones, este año no una sino dos manifestaciones de apoyo a los asesinos y colaboradores de la banda terrorista ETA que permanecen cumpliendo condena por sus crímenes y asesinatos, será el próximo día 9, en Bilbao y Baiona.

Los mensajes como todos los que provienen del entorno etarra, son obscenos y humillan a las víctimas del terrorismo, mensajes con los que quieren hacer pasar por víctimas a los asesinos, mensajes como “no deseamos que en nuestro nombre se continúen vulnerando los derechos humanos. De nadie”, son obscenos, y humillantes viniendo de quienes vienen, defendiendo a quienes defienden y justificando lo que justifican, y lo son porque, el colectivo que promueve estas movilizaciones de apoyo a los presos etarras, además quiere hacernos creer mediante "denuncia pública" hecha para partidos políticos e instituciones, llegando a designar en su paranoia, al calificar la prisión de quien han sido condenado por sus delitos, como una “actitud política que impide de esta forma que nuestro pueblo de pasos hacia una convivencia que nos permita cerrar heridas y dejar a nuestros hijos una sociedad en la que todos nos podamos mirar a los ojos, sin odio y sin venganza”, han llegado a calificar como algo injusto, lo que en realidad es simplemente justicia, la que se aplica a quienes cometen un delito, la que se administra a los delincuentes, como son los presos de ETA.

Además vuelven a humillar a las víctimas cuando una vez más, peretenden equiparar a víctimas y verdugos, al manifestar otra vez, y es que son reiterativos ante la falta de otros argumentos, que lamentan los efectos de una política de excepción que ha propiciado, según el colectivo SARE que ha convocado las manifestaciones del sábado “16 personas fallecidas y decenas heridas en accidentes de tráfico, junto a las incontables cargas emocionales, psicológicas y económicas que tienen que soportar familiares y allegados”, finalizando su repertorio de barbaridades, obscenidades y humillaciones, con la humillación mayor al declarar que, “No queremos permanecer en silencio porque no deseamos que ese silencio pueda entenderse como connivencia con el mantenimiento de una legislación excepcional que posibilita cadenas perpetuas encubiertas a este colectivo de presos”.

Me pregunto si quien hace estas manifestaciones, quien realiza en público este tipo de declaraciones, quienes comparten estas manifestaciones, quienes las apoyan o quienes las dan por buenas, son ética y moralmente normales, porque alguien que pretende dar por buenas conductas que en cualquier sociedad son consideradas totalmente inaceptables y que son ampliamente rechazadas por un gran sector de la población, como son el terrorismo, el asesinato injustificado, el causar grandes daños a personas inocentes, el intentar exterminar a colectivos enteros o a sectores especificos de la sociedad, porque no se doblegan a las exigencias del terror, o porque luchan contra los terroristas para que ese terror que practican no se extienda, el querer justificar los asesinatos y el terrorismo desde un punto de vista político, es de personas enfermas moralmente, son amorales y son inmorales, y la sociedad que da por buenas estas declaraciones es por tanto una sociedad enferma.

Enfermos, quienes mantienen y anteponen las “16 personas fallecidas y decenas heridas en accidentes de tráfico”, frente a los más de ochocientos asesinados por la banda asesina ETA, mediante el coche bomba, el tiro en la nuca y por la espalda, frente a niños asesinados por la voluntad de un asesino, frente a los miles de heridos y mutilados que han dejado los atentados cometidos por aquellos por los que hoy reclaman justicia, enfermos quienes hablan de “las incontables cargas emocionales, psicológicas y económicas que tienen que soportar familiares y allegados” de los presos etarras, frente a los miles de familiares de asesinados víctimas de ETA, padres, hermanos, esposas e hijos, que jamás volverán a ver a sus seres queridos por la decisión de un asesino, y enfermos quienes se quejan de a distancia frente a las miles de familias desplazadas por el terrorismo de ETA y que han tenido que abandonar el País Vasco, para poder tan solo vivir.

Enfermos y cobardes quienes dan por buenas esas conductas, quienes las apoyan, quienes hoy reclaman justicia y ayer callaban cuando alguien caía víctima del coche bomba, de la bala traicionera de la banda asesina ETA y de sus pistoleros.

Nos dicen que no quieren “permanecer en silencio porque no desean que ese silencio pueda entenderse como connivencia con el mantenimiento de una legislación excepcional que posibilita cadenas perpetuas encubiertas a este colectivo de presos”, pero pretenden que permanezcan en silencio, intentan acallar, critican, amenazan y atacan en cuanto pueden, a los colectivos de víctimas cuando estas reclaman justicia y memoria, justicia para que se cumplan las condenas y memoria para que no se olvide a los asesinados, que no se olvide el dolor que ha causado ETA, que no se olvide la lucha contra el terrorismo.

Nos hablan una y otra vez de vulneración de derechos humanos, cuando los asesinos por los que claman y reclaman derechos, jamás tuvieron escrúpulos al asesinar, nunca miraron por los derechos de aquellos que asesinaban, piden que se respeten los derechos de quien cumple condena por sus crímenes, pero nunca lo hicieron con las víctimas de los asesinos de ETA.

Humillan a las víctimas cuando hablan de “actitud política”, al hablar de justicia, cuando nos quieren hacer creer que cuando un delincuente cumple condena por sus delitos se “impide que se den pasos hacia una convivencia que permita cerrar heridas y dejar a nuestros hijos una sociedad en la que todos nos podamos mirar a los ojos, sin odio y sin venganza” y es una humillación, porque quienes han propiciado, promovido y utilizado el odio, quienes oy siguen haciéndolo, quienes jamás han permitido una convivencia, si no pacífica al menos normal, han sido precisamente los asesinos y quienes les apoyan, quienes piden derechos y justicia para quienes han asesinado, mutilado, amenazado y extorsionado y, se los niegan a las víctimas y a quienes no piensan como ellos.

El próximo sábado, un año más, una vez más, tendrá lugar una nueva humillación hacia las víctimas de ETA.

Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado por accidente en acto de servicio.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones