Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
“Golpe al Estado”

“Golpe al Estado”

El anuncio de la c...

En honor a unos hombres buenos

En honor a unos hombres buenos

Hoy queremos reali...

La Calumnia

La Calumnia

La vulgaridad, el ...

AVGAR, Asociación de Veteranos del GAR y el GREIM de Cantabria, entre otros colectivos recibirán la Mención de Honor Categoría ORO de la Asociación Marqués de las Amarillas el próximo día 13 de mayo en Camaleño (Cantabria)

AVGAR, Asociación de Veteranos del…

El próximo día 13 ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGOS BE...

LA ASOCIACION NACIONAL DE GUARDIAS CIVILES "MARQUES DE LAS AMARILLAS" REALIZA EL PROXIMO 13 DE MAYO SU TRADICIONAL HOMENAJE A LAS VICTIMAS DEL TERROISMO PERTENECIENTES A LAS FUERZAS ARMADAS, CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO Y SEGURIDAD PRIVADA

LA ASOCIACION NACIONAL DE GUARDIAS…

El próximo día 13 ...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Síndrome de alineación parental, SAP.

  • Escrito por Redacción

policia-local-san-lucar

La alienación parental es un proceso que consiste en programar un hijo para que odie a uno de sus padres sin que tenga justificación.

Gardner describe el SAP (1985) como “un trastorno infantil que surge casi exclusivamente en el contexto de disputas por la custodia de los niños. Su manifestación primaria es la campaña de denigración del niño contra un padre, una campaña que no tiene justificación. Ello resulta de la combinación de una programación (lavado de cerebro) de adoctrinamiento parental y de las propias contribuciones del niño para el vilipendio del padre objetivo.”

El síndrome se manifiesta en general con la madre de los niños, entre otros porque hace falta mucho tiempo para su instalación y que a menudo es ella quien tiene la tenencia o custodia del menor. Sin embargo, en algunos casos también se presentan casos de padres inestables.

El progenitor alienador es a menudo una persona sobre-protectora. Puede ser cegado por su rabia o puede animarse por un espíritu de venganza o provocado por celos. Se ve como víctima, tratado injustamente y cruelmente por el otro progenitor, del cual se quiere vengar haciéndole creer a los hijos que el otro tiene toda la culpa. Se observan con frecuencia el mismo patrón de comportamiento en el progenitor alienador, quien sabotea la relación entre los hijos y el otro progenitor, como:

 

* Presentar al nuevo cónyuge a los hijos como su nueva madre o su nuevo padre.

* Rehusar pasar las llamadas telefónicas a los hijos.

* Rehusar informar al otro progenitor a propósito de las actividades en las cuales están implicados los hijos (partidos deportivos, actuaciones teatrales, actividades escolares...).

* Desvalorizar e insultar al otro progenitor delante los hijos,

* Hablar de manera descortés del nuevo cónyuge del otro progenitor.

* Tomar decisiones importantes a propósito de los hijos sin consultar al otro progenitor (elección de la escuela, elección de la religión ).

* Impedir al otro progenitor el ejercer su derecho de visita.

* Contar a los hijos que la ropa, que el otro progenitor les ha comprado, es fea, y prohibirles de ponérselo.

* Cambiar (o intentar de cambiar) sus apellidos o sus nombres.

* Y un largo etc...

Se lleva al hijo a odiar y a rechazar a un padre que le quiere y al cual necesita. Y este se ve obligado de escoger entre sus padres, lo que está en total oposición con el desarrollo armonioso de su bienestar emocional. Inducir un síndrome de alienación parental a un hijo es una forma de maltrato. En casos de abuso sexual o físico, las víctimas llegan un día a superar las heridas y las humillaciones que han sufrido. Al contrario, un abuso emocional tendrá de seguro repercusiones psicológicas y puede engendrar problemas psiquiátricos durante toda la vida.

¿Cómo tratar el síndrome de alienación parental?

Los profesionales de la salud, al corriente del síndrome de alienación parental, de sus origenes y de sus efectos, deben intervenir lo más rápido posible, para impedir que los daños causados por la alienación se vuelvan irreversibles. Se puede curar a los hijos con una terapia apropiada.

Es primordial que se establezca una diagnóstico correcto antes de eligir el tratamiento a seguir. La intervención psicoterapéutica siempre se debe hacer dentro del cuadro de un procedimiento legal y debe poder contar con el sostén del ambiente judicial. El progenitor víctima de un SAP a menudo no sabe que hacer frente a lo que le pasa a él y a su familia. Aunque no debe olvidar que una relación basada en el verdadero amor es más sólida que una relación basada en el miedo. Hay que darle al hijo un ambiente en el cual se sienta libre de expresar todas sus impresiones y sus sensaciones, positivas y negativas, a propósito de sus dos padres.

Francisco Fernández García.

Criminólogo y policía local de Sanlúcar la Mayor.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones