Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Un amante hipocondríaco (Cuento un poco verde, para reír un rato)

  • Escrito por Redacción

hervas-ultima 

Ahora  que  viene  la  Navidad,  he  de  confesar  una  aventura  pasada.  No  es  que  yo  no  quiera  o  no  pueda,  pero  debo  reconocer  que  me  cuesta  muchísimo  hacer  el  amor,  porque…,  bueno,  ¡para  qué  mentir!,  porque  me  da  un  poquito  asco.  Bien,  tal  vez  no  sea   asco,  tal  vez  sea  solo  yuyu  o  frufrú,  que  son  dos  palabras  de  uso  esporádico  que  definen  muy  bien  el  síndrome  del  amante  absorto,  que  yo  padezco.  

Ese  síndrome  se  expresa  mediante  la  distracción  en  el  momento  crítico  e  incluso  no  tan  crítico,  en  algunas  ocasiones.  Así,  cuando  una  mañana  decidí  que  me  ponía  bastante  mi  vecina  la  Culilindo;  como  siempre  la  llamo,  pues  olvidé  su  nombre  tantas  veces  como  lo  aprendí,  incluso  poniendo  todo  mi  interés,  que  no  debe  ser  suficiente  (también  padezco  el  mal  del  retorno  bloqueado).  Y  decidí  invitarla  a  salir. 

- ¿Quieres  salir  conmigo?  

- No,  porque  a  la  hora  en  que  sales,  yo  entro.  

Es  justo  considerar  que  la  Culi  no  es  muy  despierta,  pero  no  todo  ha  de  ser prosapia  y  sapiencia  en  esta  vida.  Por  otra  parte,  yo  salgo  a  las  siete  y  media  de  la  mañana,  pero  yo  no  me  refería  a  esa  salida,  así  es  que  aclaré:  

- Me  refiero  a  una  confraternización  de  tipo  lúdico,  o  sea,  festiva  y  rozagante.

- Me  lo  explique  –  contestó  ella.  

- Pues  eso,  ligar.  

- ¡Ah!  

- ¿Y?  

- ¡Oh…!  

- ¿Por?  

- ¡Pché!  

- Cincuenta  euros  y  subiendo.  

- ¿Hasta  dónde…?  

- Hasta  cien  y  me  enroco.  

- Lo  veo.  

- A  las  9  en  punto.  

- Mejor,  a  las  9  y  coma.  

- ¿Qué  coma  es  esa?  

- Coma  de  comer,  en  este  caso  de  cenar,  previo  al  regocijo.  

- Vale,  pero  yo  estoy  a  dieta.  

- Yo  no.  

Así  es  que   me  fui  a  cenar  con  la  Culi,  que  mereciera  llamarse  la  Zampaytraga,  pues  hay  que  ver  lo  que  me  come  la  gachí.  Para  empezar,  se  arreó  un  Martini  con  Vodka,  como  James  Bond,  sacudido,  no  agitado,  con  una  aceituna  pinchada  en  un  palillo,  pero  como  eso,  así,  es  una  tontada,  lo  adornó  con  unos  canapés  de  caviar  beluga,  del  norte  del  Caspio.  Yo  me  tomé  una  caña  con  patatas  fritas,  que  es  más  sobrio.  Aproveché  un  descuido  para  mirarle  a  las  piernas,  pero  no,  no  era  007,  pues  carecía  de  pelos  y  su  curvatura  no  dejaba  lugar  a  dudas.  Tras  el  aperitivo,  vinieron  los  entrantes:  anchoas  de  Santoña  con  pimientos  del  piquillo  rellenos  de  bacalao,  virutas  de  ibérico  y  huevos  de  codorniz  a  las  dos  salsas,  todo  para  ella.  Yo,  una  sopa  de  castañas.  De  primero,  ella  pidió  una  crema  de  cangrejo  con  bogavante.  Yo,  seguí  con  la  sopa  de  castañas.  Todo  ello,  lo  regó  con  un  Albariño  de  reserva.  Yo,  acqua  fontes  con  un  hielo.  De  segundo,  me  pidió  un  besugo  al  horno  con  un  contorno  de  patatas  panadera  y  unas  ostras  en  hielo.  Ahí  ya  pasó  a  un  vino  francés  de  la  Bretaña,  muy  frío  y  con  denominación  controlada.  Yo,  un  muslo  de  pollo  frito  y  más  agua  fresquita.  Terminó  la  nena  con  unas  fresas  al  oporto,  acompañadas  de  un  helado  de  tiramisú  con  amaretto.  Yo,  un  plátano.  Ella  tomó  un  arábica  natural  con  nata  y  whisky.  Yo,  un  humilde  descafeinado  y  más  agua.  Unos  bombones  (dos),  obsequio  de  la  casa,  requirieron  una  botella  de  la  viuda  Clicot  muy  fría.  Yo  casi  no  lo  cato,  pues  por  cada  sorbo  que  daba,  ella  se  arreaba  una  copa.  Y  como  tanta  agua  había  bebido,  se  me  vinieron  los  orines  a  presencia,  así  es  que  me  fui  a  pispisear  al  aseo  de  caballeros  (gilipollas,  para  ser  más  precisos,  pues  ese  era  un  restaurante  de  alterne  fino,  donde  todos  estábamos  siendo  estafados  por  una  já  y  el  del  restaurante,  que  irían  a  medias).  Una  vez  aliviado,  pensé  huir  por  la  ventana,  pero  el  del  restaurante  no  era  bobo  y  lo  tenía  todo  previsto:  había  una  reja  del  catorce,  imposible  huir.  Así  es  que  volví,   tras  encomendarme  a  san  Carterito  bendito,  patrón  de  los  desplumados  y  a  san  Tarjeto  de  Crédito,  patrón  de  los  optimistas.  Entonces,  la  Culi-­‐culi  dijo  que  era  ella  quien  tenía  que  ir  al  aseo  y  se  largó,  momento  que  aprovechó  el  camarero  para  traer  la  cuenta:   ochocientos  cincuenta  y  siete  euros.  Propinas  aparte.  Saqué  la  cartera  y  me  desmayé  un  instante,  pero  en  cuanto  me  vino  la  color,  vi  que  mi  cartera  estaba  en  su  sitio,  pero  sin  la  tarjeta  de  crédito.  Quien  sí  estaba  sonriendo,  junto  a  ella,  era  el  camarero,  con  una  maquinita  en  la  mano.  

- Ponga  usted  el  código.  

- ¿Y  si  no  lo  hago?  

- ¡Qué  gracioso  es  el  señor!  

- Pues  no  lo  hago.  

- Pues  se  queda  sin  tarjeta  y  además,  llamo  a  Bermúdez   –   dijo  el  jodío,  echando  el  ojo  a  la  puerta,  donde  estaba  Bermúdez,  un  gachó  de  dos  metros  diez,  cuadrado  cual  armario  y  con  la  mano  derecha  en  el  bolsillo,  que  abultaba  algo  (¿puños  coreanos,  pistola,  navaja  de  Albacete…?).  

- ¡Es  una  broma!  

- ¡Qué  gracioso  es  el  señor!  

  En  estas  regresó  la  Culi-­‐culi,  radiante  y  espectacular,  mostrando  el  género  de  tal  manera  que  hasta  el  reciente  atraco  me  pareció  un  dispendio  baladí.  Pero  la  cosa  estaba  un  tanto  bruta.  

- Oye,  vamos  a  tomar  una  copa,  chotín  –  lo  de  chotín  fue  lo  único  sensato  de  la  frase,  dada  la  cornamenta  que  me  iba  a  poner  en  breve,  pues  ese  era  su  oficio.  

- Mejor  en  casa.  

- ¡Hijo,  qué  soso!  Con  lo  berraquillo  que  tú  eres…  No,  vamos  a  templar  las  cuerdas,  para  que  luego  me  toques  bien.  

- Yo  toco  lo  que  tú  quieras  –  pero  en  ese  momento  recordé  que  padezco  el  síndrome  de  la  piel  de  plátano,  de  manera  que  cada  vez  que  toco  a  una  mujer,  se  me  resbala  la  mano  y  puedo  caer  al  suelo,  por  lo  que  mis  amores  he  de  tenerlos  con  guantes  de  látex  o  de  lana,  dado  que  los  de  piel  también  resbalan.  

- Pues  vamos  a  “Casa  Quitá”,  que  hacen  unos  cócteles  muy  buenos  y  la  música  es  chipén.  

- Ea,  vamos  –  dije  con  cara  de  jesuita,  que  es  una  cara  intermedia  entre  “¡cago  en  la!”  y  “¡va’usté  a  la  mierda!”,  pero  con  sonrisa.  

  El  nombre  está  muy  bien  puesto,  pues  allí  te  quitan  hasta  la  casa,  dados  los  precios  que  se  gastan.  La  titi  se  despertó  con  un  “sol  y  noche”,  que  llevaba  whisky,  café,  ginebra,  ambrosía  y  guindas,  todo  ello  bien  agitado,  servido  en  una  copa  con  azúcar  en  el  borde  y  acompañado  de  unas  galletitas  de  chocolate  blanco  y  otras  de  chocolate  negro,  espolvoreadas   de  canela.  Yo  tomé  un  tinto  del  país  con  dos  aceitunas  (menos  recargado).  A  continuación  vino  otra  botella  de  la  viuda.  Con  razón  se  dice  aquello  de  que  en  caso  de  duda,  elija  una  viuda,  pues  ha  de  ser  una  mujer  riquísima.  Yo  casi  solo  me  mojé  los  labios,  pues  la  Culi-­‐culi  bebía  como  una  colodra.  Como  me  notaba  remiso  a  pedir  otra  botella,  la  gachí  se  subió  un  poco  la  falda  para  decidirme.  Y  en  ese  momento  recordé  que  padezco  el  mal  del  calamar,  de  manera  que  en  cuanto  veo  una  pierna  estupenda,  me  amarro  a   ella  con  tenacidad  y  le  expelo  babas,  pues  yo  no  tengo  tinta  (cada  uno  da  lo  que  tiene),  pero  como  tengo  el  síndrome  de  la  piel  de  plátano,  al  no  llevar  guantes  de  látex,  resbalé  y  caí  al  suelo  babeando,  dándome  un  morrón  en  la  nariz,  lo  cual  no  me  viene  mal,  pues  también  padezco  la  enfermedad  de  la  nariz  tímida,  y  preciso  estimularla  de  vez  en  cuando  para  respirar,  porque  si  no,  he  de  hacerlo  por  la  boca.  

  Entre  el  camarero  y  la  Culi-­‐culi  me  levantaron  del  suelo  y  me  sentaron  en  un  sillón,  asegurándose  bien  de  que  mi  órgano  más  delicado  e  importante  –  la  cartera  –  no  hubiera  sufrido  daño  alguno.  Vino  la  nueva  botella  de  la  viuda  e  incluso  una  tercera  y  una  cuarta.  Intenté  huir  por  los  lavabos,  con  la  excusa  de  orinar,  pero  allí  no  había  ventana  y  el  agujero  del  retrete  era  bastante  estrecho,  así  es  que  acumulé  un  nuevo  fracaso  y  regresé  a  las  tetas  de  mi  amada  Culi-­‐culi,  quien  me  recomendó  pagar,  mientras  el  camarero  –  un  gañán  sin  mula  –  se  sonaba  los  nudillos.  Dos  mil  setecientos  catorce  euros  más  tarde   salíamos  del  “Casa  Quitá”,  esta  vez  en  dirección  a  casa.  Tomamos  un  taxi,  pues  ni  ella  ni  yo  recordábamos  dónde  habíamos  dejado  el  coche,  aunque  ya  nos  informará  el  ayuntamiento,  sin  duda.  Lo  malo  es  que  además  padezco  el  síndrome  del  vómito  en  rueda  ajena,  lo  que  hizo  que  el  taxi  quedara  hecho  un  asco  y  que  tuviera  que  atizarle  doscientos  euros  extras  al  taxista  para  salvar  el  pellejo,  mientras  rajaba  diciendo  “¡pos  sí  que  vas  tú  a  joder  hoy!”,  cosa  que  la  Culi-­‐culi  le  recriminó,  por  ser  una  grosería  y  él,  según  me  contó  luego  la  já,  le  pidió  disculpas.  

  Nada  más  entrar  en  casa,  tuve  una  ausencia  de  microsegundos  y  se  me  cayó  la  llave  por  una  alcantarilla.  Afortunadamente,  como  también  padezco  el  síndrome  del  desconcierto,  era  la  llave  de  la  Culi-­‐culi,  que  le  había  cogido  de  su  bolsillo.  Aunque  daba  igual,  pues  esa  no  era  nuestra  casa.  Nos  habíamos  equivocado  en  dos  portales.  Fuimos,  por  tanto  a  casa.  Saqué  mis  llaves  y   no   abrí,  porque  estaba  abierta  la  puerta.  Tomamos  el  ascensor  y  me  aseguré  de  estar  en  mi  casa,  pero  la  indómita  Culi,  entonces,  se  durmió  en  mis  brazos,  así  es  que  abrí  la  puerta  de  mi  piso  y  allí  descubrí  que  padezco  el  síndrome  del  amante  absorto,  descubriendo  a  mi  mujer  que  se  encontraba  preocupadísima  por  mi  ausencia,  pues  eran  casi  las  cinco  de  la  madrugada,  lo  cual  me  dejó  asombrado,  pues  había  olvidado  que  estaba  casado  desde  hacía  veinte  años.  Con   su  ayuda,  cogimos  a  la  Culidormida   y  la  depositamos  en  el  descansillo  de  su  piso,  tocando  el  timbre.  Abrió  un  señor  que  acaso  la  acompaña  (debe  ser  que  la  Culi  padece  también  el  síndrome  del  amante  absorto)  o  que  cohabita  con  ella  y  la  recogió,  haciendo  una  inclinación  respetuosa  de  cabeza,  como  quien  recoge  una  mercancía  valiosa.  

  Nosotros  volvimos  a  casa  y  nos  acostamos.  A  la  mañana  siguiente  descubrí  que  esa  no  era  mi  casa,  que  tampoco  esa  era  mi  mujer  y  que  había  un  señor  sentado  al  lado  de  la  cama,  un  individuo  que  decía:  “pobre  hombre,  pobre  hombre”.  Me  levanté,  me  vestí  y  saludé  con  una  flexión  de  cabeza,  pues  yo  también  soy  muy  fino  cuando  me  lo  propongo.  Salí  a  la  calle  y  tras  varios  intentos,  di  con  mi  casa.  Supongo  que  la  Culi-­‐culi  habrá  tenido  mejor  suerte  que  yo.  Comprobé  el  estado  de  mi  órgano  favorito  (mi  cartera)  y  vi  que  estaban  mi  tarjeta  de  crédito  y  cinco  euros.  Menos  da  una  piedra.  Recordé  que  no  estaba  casado:  ¿con  quién  habría  estado  yo?  Al  abrir  el  portal  descubrí  a  la  Culi-­‐culi  sentada  en  el  sofá  de  la  entrada.  Como  había  tirado  sus  llaves  por  la  alcantarilla,  tuve  que  llevarla  a  mi  casa,  llamar  a  un  cerrajero  y  conseguir  que  abrieran  la  suya.    

  Todo  se  solucionó,  aunque  la  guasa  salió  un  poquito  cara.  

  Pero  no  he  vuelto  a  salir  con  la  Culilindo.  Es  más,  casi  ni  la  reconozco  ya  cuando  la  veo,  probablemente  sea  debido  al  mal  del  retorno  bloqueado  que  padezco.  De  hecho,  ahora le llamo la Culicaro.  

  Es un mal rollo eso de padecer tanta helera…  

Diciembre de 2015.  

Francisco Hervás Maldonado, Coronel  Médico 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones