Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

LA TONTERÍA DE LA OMS

  • Escrito por Redacción

hervas-ultima

Corruptisima  republicae  plurimae  leges,  decía  Tácito  hace  muchos,  pero  que  muchos  años.  Es  decir,  que  cuanto  más  corrupto  es  el  estado,  más  normas  impone.  En  este  caso  concreto  nos  referimos  a  la  OMS.  

Supongo  que  habrán  sido  bien  “untados”  los  miembros  del  estudio  sobre  carnes  rojas  y  carnes  procesadas.  No  me  cabe  la  más  mínima  duda  de  ello,  porque  los  sesudos  investigadores  han  cometido  diversos  errores  en  su  investigación,  errores  de  tal  calibre  que  yo  creo  que  ni  un  bachiller  los  cometería.  A  saber:  

1. No  se  indica  el  tipo  de  pienso,  pasto  y  agua  con  que  han  sido  alimentados  los  animales.  Porque,  por  ejemplo,  si  les  atizas  cereales  de  una  zona  con  mayor  actividad  radiante,  el  resultado  no  es  el  mismo.  Si  el  agua  no  está  depurada,  el  resultado  no  es  el  mismo.  Tampoco  es  igual  pienso  mixto,  compuesto,  que  pienso  natural.  No  da  igual  una  dehesa  en  alto,  que  un  valle  encajonado,  etc.  Es  decir,  que  la  aportación  externa  condiciona  -­‐  ¡y  en  qué  modo!  –  la  composición  de  la  carne.  

2. No  se  definen  ni  consideran  debidamente  las  cadenas  de  custodia  de  los  productos  procesados  o  envasados.  Y  eso  es  fundamental.  No  se  puede  comparar  una  carne  de  la  India  con  otra  de  Valladolid,  por  ejemplo.  La  limpieza,  los  productos  conservantes,  los  modificadores   de  sabor,  los  acidulantes,  antioxidantes,  etc.,  nos  los  tragamos.  Y  cada  país  tiene  unos  autorizados  y  otros  no.  Y  son  distintos  en  casi  todas  partes.  Igualmente,  los  controles  no  son  los  mismos.  

3. No  se  tipifican  los  envasados  y  los  cortes.  No  es  igual  un  tipo  de  corte  en  chuletas  que  otro,  por  ejemplo,  pues  según  el  grosor,  peso,  etc.,  la  probabilidad  de  contaminación  tóxica  es  mayor  o  menor.  Tampoco  es  igual  un  plástico  que  otro  para  envasado,  ni  un  papel  u  otro,  ni  un  tipo  de  mostrador  metálico  u  otro  para  su  exposición,  ni  un  tipo  u  otro  de  exposición  a  temperatura  (la  putrefacción  guarda  relación  directa  con  la  temperatura  y,  subsecuentemente,  con  la  producción  de  las  diversas  toxinas  venenosas).  

4. No  se  indica  en  el  estudio  el  control  genético  de  cada  animal  sacrificado,  así  como  su  ubicación  o  desubicación  geográfica  de  hábitat,  la  forma  de  sacrificio,  si  ha  sido  transportado  vivo  al  matadero  y  cómo,  etc.  Porque  todo  eso  condiciona  microcontaminaciones  que  pasan  a  la  barriga  del  que  come  esas  carnes.   Por   ejemplo,  la  raza  retinta  de  ganado  vacuno  no  puede  adaptarse  bien  al  clima  noruego  o  al  del  caribe.  Por  eso,  la  carne  ha  de  comerse  preferentemente  procedente  del  lugar  en  que  se  habita.  O  bien,  ser  transportada  congelada,  una  vez  sacrificada,  con  las  debidas  garantías  de  seguridad  y  sin  conservantes  tóxicos.  El  problema  no  es  de  la  carne  procesada,  sino  de  los  negociantes  que  la  venden.  

5. No  se  indican  los  porcentajes  de  agua  según  peso.  Esto  es  fundamental,  pues  el  margen  es  estrecho.  A  mayor  porcentaje  de  agua  por  kilo  de  carne,  mayor  probabilidad  de  existencia  de  diluidos  tóxicos  en  el  producto.  Si,  por  el  contrario,  la  cantidad  de  agua  es  excesivamente  baja  para  ese  tipo  de  producto,  entonces  pueden  pasar  dos  cosas:  que  lleve  algún  producto  tóxico  para  añadir  peso  o  que  sea  excesivamente  antiguo  el  producto,  por  lo  que  ha  perdido  agua  y  se  ha  convertido  en  un  producto  residual,  petrificado  y  lleno  de  toxinas,  que  no  pueden  ser  expulsadas  al  ser  cocinado.  

6. El  preparado  de  una  carne  condiciona  enormemente  su   toxicidad.  En  general,  las  carnes  cocidas  han  de  ser  tomadas  lo  más  frescas  posible,  mientras  que  las  carnes  a  la  plancha,  aguantan  un  poco  más,  pero  han  de  ser  muy  bien  lavadas  y  conservadas,  preferiblemente  congeladas  y  descongeladas  sin  usar  microondas,  sino  “a  su  amor”,  secándolas  antes  de  cocinarlas  con  un  papel  absorbente.  Las  carnes  fritas  han  de  ser  muy  escurridas.  Por  norma  general,  lo  que  no  se  debe  hacer  con  las  carnes  (ni  con  los  pescados)  es  conservarlas  mal.  Las  carnes  rojas  han  de  congelarse  si  no  se  van  a  consumir  en  48  horas.  Las  carnes  procesadas  pueden  conservarse  a  temperatura  ambiente,  pero  nunca  al  aire  libre,  sino  siempre  tapadas,  una  vez  que  se  han  empezado,  como  es  el  caso  de  los  chorizos,  salchichones,  etc.  Las  salchichas  y  demás,   en  envase  cerrado.  El  jamón,  envuelto  en  papel  de  cocina  y  sobre  él,  un  trapo  limpio.  De  todo  eso  no  dicen  ni  pío  los  “expertos”.  

hervas-1

En  fin,  hay  otras  muchísimas  consideraciones,  como  el  modelo  estadístico  seguido  para  la  valoración,  que   no  está  ni  mucho  menos  claro,  la  duración  exacta  del  estudio,  los  resultados  por  países  y  zonas  agrícolas  y  ganaderas,  la  hora  de  la  toma  de  muestras,  el  procedimiento  o  los  procedimientos  de  laboratorio  seguidos  para  la  valoración  (instrumental,  reactivos,  metódicas…)  y  otras  muchas  cosas  más.  En  definitiva,  un  estudio  de  este  tipo,  lo  diga  la  OMS  o  el  lucero  del  alba,  no  pasa  de  ser  un  despropósito,  cuando  no  una  sandez.  Porque  lo  que  nos  viene  a  decir  es  que  hay  mucho  golfo  vendiendo  carne  procesada,  cosa  que  ya  sabíamos,  que  no  se  controlan  debidamente  las  explotaciones  ganaderas,  cosa  que  también  sabíamos,  que  las  grandes  superficies  –  salvo  honrosas  excepciones  –  hacen  de  su  capa  un  sayo  en  materia  de  distribución  y  conservación  de  alimentos,  que  los  pobres  minoristas  se  ven  acosados  por  los  mayoristas  (y  este  estudio  es  una  de  las  pruebas),  para  ver  si  acaban  con  ellos  y,  sobre  todo,  que  vivimos  en  un  mundo  cada  vez  más  corrupto.  

hervas-2

Bueno  está  lo  de  dar  normas,  pero  lo  más  importante  es  que  se  cumplan.  Bueno  está  lo  de  hacer  estudios,  pero  hay  que  hacerlos  bien  y  no  como  esa  chapuza  indecente  de  la  OMS.  

En  fin,  me  voy  a  poner  tonto  de  jamón,  embutidos  de  todo  tipo,  torreznos,  chuletones,  cochinillos,  etc.  Yo  es  por  quitarlos  de  la  circulación.  Si  a  alguien  le  sobra  un  jamón,  que  me  lo  diga,  pues  yo  se  lo  recojo  gustoso.  

hervas-3

¡Qué  curioso!  Sale  precisamente  este  estudio  ahora  que  viene  la  Navidad.  ¿Por  qué  será?  

¡Ay  OMS,  que  se  te  ve  la  oreja…!  

Francisco  Hervás  Maldonado  -  Coronel  Médico 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones