Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

LOS DELITOS DE MAS Y LA COMPLICIDAD DE RAJOY

  • Escrito por Redacción

mas y rajoy

Comete delito quien pretende de forma unilateral separarse de España pero también comenten delito quienes apoyan, inducen o permiten que Mas y sus socios hoy, pretendan esa separación. Cometen delito quienes infringen las leyes, pero también quienes lo permiten y quienes callan.

Es difícil en estos momentos poder saber dónde llegará esa huida hacia adelante que ha emprendido Mas, lo único cierto es que nos hemos dado cuenta que el Gobierno tiene mano dura para sancionar a quienes deben defender la Constitución y la Unidad de España, y parece tener miedo a aplicar la Ley cuando se trata en este caso de los dirigentes de la Generalitat de Cataluña.

Olvidamos que en España existen unas Fuerzas Armadas a la que la Constitución le da las atribuciones necesarias para defender la Constitución y la Unidad de todo el territorio español, y cuando algunos militares como el Teniente General Mena o el Teniente Coronel Arias, apelaron a esa obligación que como militares tienen de defender el orden constitucional y la integridad territorial de España fueron sancionados y apartados de sus destinos, tan solo por mencionar al artículo 2 de la Constitución que dice que “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas” o el articulo 8 de esa misma Constitución, recordemos que aún en vigor, donde se deja claro que “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”, repito tan solo por mencionarlos.

Tenemos un complejo tan grande, que cada vez que un militar apela a sus obligaciones, las que la Ley le confiere, alguien ve “ruido de sables”, pero nos mostramos ciegos cuando desde altas instituciones del Estado o de las propias Autonomías, se está cometiendo un delito continuado de rebelión, sedición y alta traición, delitos todos ellos tipificados en el vigente Código Penal y que no sólo estarían cometiendo desde la Generalitat y su entorno, también desde el Gobierno y por aquellos militares que aún sabiendo de estos delitos, callan.

Algunos de los artículos de nuestro Código Penal, dejan claro que unos porque se lo permiten y otros por inacción y dejadez son autores o cómplices necesarios para la perpetración de sendos delitos, por ejemplo los referidos al delito de REBELION, que en su artículo Artículo 472 nos dice que “son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes...” y en su apartado establece “Declarar la independencia de una parte del territorio nacional”, pero además el artículo Artículo 476 en su apartado 2º dice “Será castigado ..., el militar que, teniendo conocimiento de que se trata de cometer un delito de rebelión, no lo denuncie inmediatamente a sus superiores o a las autoridades o funcionarios que, por razón de su cargo, tengan la obligación de perseguir el delito”, ya hemos visto lo que ha sucedido cuando algún militar ha denunciado este supuesto.

Por su parte el Artículo 478, explica claramente que “En el caso de hallarse constituido en autoridad el que cometa cualquiera de los delitos previstos en este capítulo, la pena de inhabilitación que estuviese prevista en cada caso se sustituirá por la inhabilitación absoluta por tiempo de quince a veinte años, salvo que tal circunstancia se halle específicamente contemplada en el tipo penal de que se trate”, es decir Mas debería haber sido inhabilitado hace tiempo.

En cuanto al delito de ALTA TRAICION, tipificado en el artículo Artículo 592, del vigente Código Penal nos encontramos que en su apartado 1º, nos dice que “Serán castigados con la pena de prisión de cuatro a ocho años los que, con el fin de perjudicar la autoridad del Estado o comprometer la dignidad o los intereses vitales de España, mantuvieran inteligencia o relación de cualquier género con Gobiernos extranjeros, con sus agentes o con grupos, Organismos o Asociaciones internacionales o extranjeras”, y aquí entrarían las “embajadas” catalanas y las cartas que desde la propia Generalitat se enviaron a distintos gobiernos europeos y americanos, así como a Asociaciones y Organizaciones internacionales con el fin de buscar apoyos a favor de la independencia y por lo tanto en contra de España.

Pero además podrían darse en la actitud y en las declaraciones de Artur Mas, los delitos de SEDICIÓN (Art. 544), DESOBEDIENCIA (Art. 556), y de PREVARICACIÓN (Art. 404), del vigente Código Penal.

Según esto se castiga a quien cumple o intenta cumplir con su obligación mientras se permite por acción u omisión para que otros cometan una serie de delitos de forma continuada en el tiempo, los militares son conocedores de sus obligaciones, han jurado defender la Constitución, el ordenamiento constitucional y la unidad territorial y cumplen con su juramento, no podemos decir lo mismo de los políticos, que aunque hayan jurado o prometido sus cargos para defender ese orden constitucional, para cumplir y hacer cumplir las leyes o valiéndose de los derechos que les otorga la Constitución, no solo no cumplen sus normas, sino que atentan contra la misma y se permiten incluso delinquir, a sabiendas que no van a ser castigados por ello.

Debemos tener claro, aquellos que juramos defender la Constitución, que nuestra obligación es defenderla, y debemos tener claro igualmente que el silencio ante determinados delitos que atentan gravemente contra la Unidad territorial de España y contra su ordenamiento constitucional, nos hace cómplices y autores igualmente de delitos de SEDICIÓN, DESOBEDIENCIA, PREVARICACIÓN, REBELIÓN y ALTA TRAICIÓN.

Y nunca debemos olvidar aquel juramento que hicimos, juramento que nos obliga por nuestro honor, y es ese honor, esa cualidad moral que nos caracteriza, la que nos impulsa a realizar nuestros deberes ante la sociedad y ante nosotros mismos de forma ejemplar, ese honor y esa conciencia, que tras el juramento a la Bandera como simbolo del Estado, adquiere una relevancia especial, y nos obliga de forma inmediata a salvaguardar la integridad del territorio, la soberanía de la nación, así como defender el ordenamiento constitucional, aquel juramento que decía “«¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor,  cumplir fielmente vuestras obligaciones militares, guardar y hacer guardar la  Constitución como norma fundamental del Estado, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes, no abandonarlos nunca y, si preciso fuera, entregar vuestra  vida en defensa de España?» juramento que una vez hecho continuaba con la fórmula: «Si cumplís vuestro juramento o promesa, la Patria os lo agradecerá y  premiará, y si no, mereceréis su desprecio y su  castigo, como indignos hijos de ella», a continuación, besábamos la Bandera y,  posteriormente, como señal de que España aceptaba nuestro juramento o promesa, desfilábamos bajo ella, nosotros los que juramos defender la Constitución, la integridad territorial de España, no debemos permitir ser indignos.

Ahora se pretenden cambiar las leyes para castigar a quienes las incumplen, cuando en realidad las leyes, como ya hemos dejado claro y la propia Constitución en su artículo 155, "Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general", dejan claro la forma de actuar y castigar los delitos que desde Cataluña y por sus dirigentes se vienen cometiendo, no es preciso cambiar las leyes, es necesario aplicarlas.

Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones