Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

ELECCIONES

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

ELECCIONES  

Se  avecinan  nuevas  elecciones.  Primero  las  municipales  y  autonómicas.  Después,  el  despropósito  catalán  de  Mas.  Y  finalmente,  las  generales  y  el  optimismo  incoercible  del  presidente  Rajoy.  

Parece  ser  que  se  está  produciendo  un  cambio  importante  en  la  política  de  todos  los  países  democráticos.  Y  esto  se  refleja  claramente  en  las  intenciones  de  voto.  El  mundo  empezó  a  cambiar  con  el  cambio  de  siglo.  En  principio  apenas  si  se  percibía,  pese  a  los  ataques  sobre  las  torres  gemelas  de  Nueva  York  y  la  irrupción  en  la  escena  de  los  terroristas  islámicos  de  al-­Qaeda,  los  cuales  eran  hermanas  de  la  caridad  en  comparación  con  los  del  actual  estado  islámico.  Luego  llegó  la  crisis  económica,  como  en  el  XIX  y  el  XX,  la  crisis  de  valores  y  el  descubrimiento  del  lucro  incesante  de  todos  nuestros  políticos.  Y  aparecieron  los  nuevos  partidos:  los  populistas  retrógrados  de  Podemos,  que  pretenden  la  vuelta  de  la  URSS  adaptada  a  cada  país,  y  los  neo-centristas  de  Ciudadanos,  cuya  única  pretensión  es  vivir  en  paz  sin  robar.  Los  del  PP  y  PSOE  intentaron  ponerse  a  la  rueda,  pero  no  limpiaron  la  casa  ni  parecen  tener  intención  de  limpiarla.  En  todo  caso,  el  asunto  es  tan  grave  que  es  precisa  una  refundación  de  ambos  partidos  con  gente  nueva,  o  van  a  ir  a  menos  claramente  y  progresivamente.  Han  hecho  mucho  daño  con  su  egoísmo  a  la  población,  confundiendo  el  servicio  público  con  la  propiedad.  

Pero  vayamos  al  análisis  real  de  la  situación,  pues  por  encima  de  los  políticos  está  la  evolución  de  nuestro  planeta.  Por  ejemplo,  la  superpoblación:  siete  mil  millones  en  un  mundo  con  recursos  racionales  extremos  para  no  más  de  cuatro  mil  millones  de  personas.  Sí,  ciertamente  si  se  fuerzan  las  cosas  habría  recursos  para  los  siete  mil,  pero  se  comerían  la  posibilidad  de  futuro,  de  manera  que  en  la  siguiente  generación  no  habría  recursos  más  que  para  mil  quinientos  o  dos  mil  millones  de  personas.  En  definitiva,  se  destrozaría  el  planeta.  Otra  cosa:  el  cambio  climático,  que  condiciona  dos  acciones,  un  incremento  en  el  gasto  energético  para  compensar  el  exceso  de  calor  y  un  consumo  mayor  de  agua  por  la  misma  razón.  Amén  de  los  sistemas  de  protección  imprescindibles  de  personas,  animales  y  plantas,  con  un  importantísimo  aumento  en  la  producción  de  plásticos  y,  por  ende,  en  la  extracción  de  petróleo  para  ello,  bien  sea  directa  o  mediante  fracking  (machacando  piedras,  como  ya  están  haciendo  en  los  EEUU).  Eso  lleva  a  una  consecuencia,  la  inestabilidad  del  terreno.  Otra  cuestión  es  el  cambio  del  eje  de  rotación  de  la  tierra,  que  sucede  de  cuando  en  cuando,  con  la  consiguiente  desadaptación  de  todos  los  sistemas  vivos.  Bueno,  de  todos  no:  las  bacterias  y  virus  se  adaptan  a  cualquier  cosa,  por  lo  cual  es  de  suponer  que  aparezcan  nuevas  enfermedades,  como  ya  está  sucediendo  (gripe  suina,  etc).  Además  tenemos  la  evolución  de  nuestro  sistema  solar,  siempre  amenazado  por  el  movimiento  de  fragmentos  sólidos  (meteoritos)  y  cambios  importantes  en  la  radiación  solar.  Entre  Marte  y  Júpiter   se  sitúa   el  cinturón  de  Kuipfer,  donde  millones  de  fragmentos  sólidos  (algunos  casi  pequeños  planetas)  giran  separando  ambas  zonas  de  nuestro  sistema  solar:  la  de  los  planetas  posiblemente  habitables  y  la  de  menos  probabilidad  de  habitabilidad.  Pero  es  una  zona  muy  peligrosa,  pues  ante  diversas  circunstancias,  que  prefiero  no  detallar,  pueden  convertirse  en  un  verdadero  bombardeo  de  fragmentos  sobre  los  distintos  planetas,  entre  otros  el  nuestro.  ¿A  qué  me  suena  esto,  a  lo  que  dice  el  libro  del  apocalipsis?  Pues  esto  es  lo  que  hay,  nos  guste  o  no.  Y  no  entro  en  los  estudios  de  astrobiología,  sobre  vida  en  otros  planetas,  ni  en  los  agujeros  negros,  etc.  

Volvamos  a  la  política,  que  es  menos  acongojante.  El  mundo  está  gobernado  por  pequeños  clanes  de  fuerza  económica  y  social.  Claro,  siempre  aparecen  majaderos,  como  los  del  estado  islámico,  que  solucionan  todo  por  las  bravas:  matando  a  todo  lo  que  se  menea.  Es  adelantar  el  apocalipsis,  pues  eso  solo  lleva  a  una  guerra  por  las  bravas  y  a  la  extinción  de  la  especie  humana.  No  es  gente  inteligente.  No  ven  más  allá  de  sus  narices.  Se  están  suicidando  en  una  orgía  de  sangre  que  a  nada  conduce.  Es  un  canto  a  la  prehistoria,  a  la  muerte,  al  odio  y  a  la  estupidez,  sobre  todo.  Pero  esos  clanes  no  islámicos  buscan  varias  cosas:  una  buena,  que  es  la  persistencia  de  la  especie,  otra  regular,  que  es  la  selección  de  los  más  capacitados  para  ello  (digo  regular  por  el  método  utilizado  para  dicha  selección,  que  no  es  justo  ni  objetivo)  y  una  tercera  mala,  que  es  inflarse  a  ganar  dinero  para  ser  cada  vez  más  poderosos.  Y  de  ahí  derivan  nuestros  partidos  políticos  convencionales,  como  son  PP,  PSOE,  IU,  etc.  Y  también  acabarán  siendo  abducidos  los  nuevos  partidos  políticos,  como  Ciudadanos  y  Podemos.  

Lo  cierto  es  que  los  viejos  partidos  son  a  extinguir,  pues  no  han  sabido  renovarse  a  tiempo  y  han  hecho  mucho  daño  con  su  egoísmo.  Porque…  señor  Rajoy,  la  gente  no  le  recrimina  lo  que  ha  hecho  para  sacarnos  de  la  crisis,  sino  cómo  lo  ha  hecho,  de  una  manera  claramente  injusta  y  con  la  carga  de  sacrificio  solo  sobre  un  sector  de  la  sociedad:  las  clases  medias  trabajadoras,  pero  no  los  políticos,  las  clases  altas  o  la  banca.  Ese  es  su  gran  error,  la  falta  de  valor  para  poner  a  cada  cual  en  su  sitio  y  distribuir  el  sacrificio  entre  todos,  cosa  que  no  ha  hecho.  Igualmente,  señor  Pedro  Sánchez,  lo  que  la  población  no  perdona  a  su  partido  es  su  claro  sectarismo,  con  un  tufillo  marxista  que  hoy  en  día  está  ya  demodé.  Si  al  menos  eso  fuese  acompañado  de  algún  espíritu  de  sacrificio…  pero  no:  usted  estuvo  en  Bankia,  y  eso  no  se  puede  ocultar.  Luego  está  lo  de   los  ERE,  etc.  Y  su  apoyo  económico   descarado  a  los  sindicatos  para  que  callen  y  distraigan  recursos  de  todos  en  beneficio  propio.  Es  cierto  que  sus  antecesores  eran  y  son  impresentables,  pero  eso  no  justifica  la  exaltación  de  la  estupidez,  no.  Y  prefiero  no  hablar  siquiera  de  IU,  pues  lo  primero  que  ha  de  tenerse  para  ser  considerado  es  educación,  cosa  que  no  siempre  se  da  por  esos  pagos.  En  cuanto  a  UPyD,  se  les  nota  demasiado  que  es  un  PSOE  cabreado  con  el  PSOE,  pero  PSOE  al  fin  y  al  cabo.  Y  no  digamos  Podemos,  el  partido  organizado  por  un  pícaro  y  sus  allegados,  pero  que  tiende  a  la  amortiguación,  porque  se  les  nota  demasiado  su  pose  falsa.  Por  su  parte,  Ciudadanos  también  tiene  su  que.  Es  este  un  partido  sin  ideas,  aunque  con  ideólogos  asociados.  Es  decir,  que  si  bien  –  al  menos  –  no  tienen  malas  ideas,  cierto  es  que  tampoco  las  tienen  buenas,  siendo  un  poco  como  la  mierda  del  pavo,  que  ni  sabe  ni  huele.  Es  decir,  que  todas  las  elecciones  son  malas  y  que  con  el  tiempo  se  definirán  claramente  Podemos,  que  dejará  de  mentir,  y  Ciudadanos,  que  habrá  de  adoptar  un  perfil  ideológico  concreto.  Los  demás…  o  se  refundan  o  se  disuelven.  No  podemos  mantener  un  partido  de  cleptómanos  y  otro  de  tontos  del  haba.  Ustedes  no  tienen  futuro,  PP  y  PSOE.  Pertenecen  a  otros  siglos  (XX  y  XIX,  respectivamente).  Y  de  IU  es  como  hablar  de  la  carreta  de  mulos,  algo  muy  antiguo  y  ya  superado.  No  comento  nada  de  los  nacionalistas,  como  tampoco  lo  hago  de  peinarse  los  bigotes.  Son  un  mal  chiste  todos  ellos,  por  más  que  engatusen  a  la  población  con  el  cuento  de  caperucita.  

Pero  habrá  que  ir  a  votar.  ¿Y  a  quién?  Pues  miren  ustedes,  da  igual.  Al  final  se  hará  lo  que  decida  Bruselas.  Más  bravíos  eran  los  griegos  y  ya  reculan.  Porque,  convénzase,  vamos  de  una  Europa  de  naciones  a  una  Europa  de  regiones.  Vamos  a  una  justicia,  una  economía,  un  ejército,  una  policía  e  incluso  una  docencia  común.  Es  lo  más  barato  y  no  podemos  permitirnos  otra  cosa.  No  quisiera  ser  profeta,  pero  antes  de  veinte  años  esto  será  una  realidad.  Eso…  o  el  estado  islámico.  Nosotros  lo  decidimos: el  indefinido  Ciudadanos  o  el  falso  Podemos.  

Bueno,  me  tomaré  un  vinito,  que  eso  anima  bastante.  A  veces,  incluso aclara  las  ideas,  siempre  que  se  limite  el  trago  a  un  vasito  o  dos.  

Francisco  Hervás  Maldonado.  Coronel  Médico  en  la  reserva.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones