Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

TAMBIÉN CRISTO ESTUVO EN KENIA

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

TAMBIÉN  CRISTO  ESTUVO  EN  KENIA  

Francisco Hervás Maldonado, Coronel Médico en la reserva .

Otra  vez  más.  No  paran.  Los  canallas  islámicos  –  por  llamarles  algo,  que  no  son  islámicos,  sino  asesinos  disfrazados  de  islámicos   –   han  vuelto  a  matar  insaciablemente  a  unos  pobres  estudiantes  keniatas.  De  forma  masiva,  encomendándose  al  diablo,  que  es  quien  les  inspira.  Aprovechando  la  cobardía  y  debilidad  notables  de  las  grandes  potencias,  especialmente  los  Estados  Unidos  y  Rusia.  Cristo  ha  muerto  en  cada  estudiante  asesinado,  y  cada  uno  de  ellos   ha  seguido  a  Cristo  en  la  Pascua  de  Resurrección.  Realmente  están  creando  un  montón  de  santos  estos  cobardes  del  Estado  Islámico.  Pues  bien,  son  un  montón  de  santos  a  los  que  cada  día  debemos  encomendarnos,  pues  la  comunión  de  los  santos  es  algo  muy  real,  algo  contra  lo  que  no  hay  estado  islámico  que  pueda.  Cada  día  estoy  más  orgulloso  de  ser  cristiano,  pues  solo  los  valientes  siguen  siéndolo,  mientras  que  los  cobardes,  abjuran  de  su  Fe  y  su  bautismo.  Solo  los  valientes  dicen  con  voz  alta  que  son  cristianos.  Los  cobardes  no.  Los  cobardes  disimulan.  Perdónalos,  Padre,  porque  no  saben  lo  que  hacen.  El  estado  islámico  está  condenado  al  fracaso:  se  matarán  entre  ellos,  más  pronto  que  tarde.  Así  se  las  gasta  el  diablo  con  sus  fans.  

Pero  Cristo  pasó  también  por  el  País  Vasco  hace  ya  bastantes  años,  y  por  otros  muchos  territorios  españoles,  donde  los  mismos  seguidores  del  diablo,  pero  esta  vez  con  otro  nombre  –  ETA  –  se  dedicaron  a  martirizar  a  personas  inocentes.  Hay  otras  sectas  diabólicas,  como  el  GRAPO,  etc.  Todas  esas  sectas  se  caracterizan  por  tres  cosas:  buscan  crear  su  propia  justicia   (que  no  la  JUSTICIA),  siempre  en  beneficio  propio  y  a  costa  de  los  demás  (además  de  criminales  son  extraordinariamente  egoístas),  mienten  de  sol  a  sol  y  poseen  conductas  psicopáticas,  de  manera  que  como  a  buenos  psicópatas,  solo  les  importa  el  interés  propio  y  desprecian  al  prójimo,  incluidos  sus  propios  familiares,  aunque  a  veces  disimulen  delante  de  ellos  por  propio  interés.  Cristo  murió  con  tantos  compañeros  Guardias  Civiles,  Policías,  Militares…  que  no  hay  días  en  el  calendario  sin  asesinatos,  extorsiones  o  robos  de  esos  canallas.  

Pero  unos  y  otros  son  cobardes,  muy  poco  inteligentes  e  incapaces  de  hacer  nada  que  ayude  a  prosperar  a  la  humanidad.  Sin  embargo,  crean  escuela,  como  bien  vemos  en  Cataluña,  actualmente  en  manos  de  políticos  rapaces,  psicópatas  y  sin  lugar  a  dudas,  embusteros  al  por  mayor  y  al  detalle.  Y  que  vayan  con  cuidado,  porque  están  jugando  con  fuego  en  el  tema  del  islamismo  para  conseguir  votos.  

Y  ahora  viene  la  segunda  parte.  Señor  Obama,  ¿es  que  acaso  es  usted  pro-­‐islámico?  Señor  Putin,  ¿por  qué  le  dan  miedo  los  psicópatas  islámicos  y  no  le  duelen  prendas  en  machacar  a  Ucrania?  Las  cosas  no  deben  ni  pueden  seguir  así  o  se  acaba  la  vida  civilizada  en  la  tierra,  aunque  nunca  el  cristianismo.  El  ejemplo  lo  tenemos  en  Roma.  No  hay  más  que  darse  un  paseo  por  sus  catacumbas.  

No  se  puede  despreciar  la  civilización.  Estos  bárbaros  no  saben  que  no  hacen  falta  armas  para  acabar  con  ellos.  Cualquier  virus  de  poco  trapío  los  diezma  fácilmente.  De  hecho,  la  leishmaniosis  está  causando  verdaderos  estragos  entre  esos  cafres.  Y  si  no  es  eso,  será  el  ébola  o  la  simple  gripe.  Su  inmunidad  es  execrable.  Como  además  maltratan  a  las  mujeres,  las  enfermedades  de  transmisión  sexual  están  ya  haciendo  mella  en  ellos.  Y  ni  tienen  ni  van  a  tener  medicamentos,  salvo  los  jefecillos.  El  diablo  sabe  poca  medicina.  

Cristo  ha  pasado  por  Kenia,  sí.  Cristo  está  profundamente  unido  a  esos  chicos  que  han  sido  martirizados.  Y  les  ha  preparado  un  lugar  destacado  en  el  cielo.  Sus  asesinos  recibirán  como  premio  la  soledad  del  fuego  eterno  y  tal  vez  se  encuentren  allí  con  más  de  un  político  cobarde  al  que  se  le  exigieron  respuestas  y  no  las  dio.  En  fin,  no  quiero  odiar.  No  me  da  la  gana.  Estos  asesinos  me  dan  una  gran  pena.  Como  Cristo  dijo  en  la  Cruz:  “perdónalos  Padre,  pues  no  saben  lo  que  hacen”.  

A  ver  cuánto  tiempo  tardan  en  hundirse  los  asesinos  estos.  Y  no  va  a  ser  porque  las  potencias  acaben  con  ellos.  Simplemente  se  están  suicidando  ya.  En  Siria  hay  tantos  grupos  combatientes  que  primero  disparan  y  luego  preguntan.  A  esos  los  acabará  “peinando”  Israel.   En  Irak,  el  maldito  estado  islámico  está  ya  siendo  derrotado,  por  la  cuenta  que  le  trae  a  Irán  y  Turquía.  En  Yemen,  Arabia  Saudí  está  poniendo  orden,  porque  le  pilla  demasiado  cerca,  no  por  otra  cosa.  En  Libia,  Egipto  va  a  terminar  dándoles  un  remiendo.  En  Nigeria,  Boko  Haram  pierde  territorio  por  momentos.  Y  se  de  buena  tienta  que  van  a  llevar  otro  buen  repaso  en  Sudán  del  Sur,  de  donde  parece  ser  que  procedían  los  asesinos  de  la  universidad  de  Kenia.  

Cristo  ha  muerto  en  Kenia,  sí.  Pero  Cristo  ha  resucitado,  ha  vencido  a  la  muerte  y  con  Él,  todos  nosotros,  los  cristianos.  E  insisto:  no  quiero  odiarles,  porque  eso  es  precisamente  lo  que  buscan,  volverme  como  ellos.  No  lo  van  a  conseguir.  Así  es  que  con  la  cabeza  fría,  con  una  estrategia  bien  planificada  y  con  serenidad  y  contundencia,  a  por  ellos,  que  no  hay  otro  remedio,  señores  políticos.  A  por  ellos. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones