Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Astrobiología microbiana (manifiesto sobre la elipsis de lo fundamental). (El poder de la yihad y la política).

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

Astrobiología  microbiana  (manifiesto  sobre  la  elipsis  de  lo  fundamental).  (El  poder  de  la  yihad  y  la  política).  

  Según  la   vigésima  segunda   edición  del  diccionario  de  la  Real  Academia  española  de  la  lengua,  en  su  segunda  acepción,  elipsis  es  la  supresión  de  algún  elemento  lingüístico  del  discurso  sin  contradecir  las  reglas  gramaticales.  Por  otra  parte,  podríamos  definir  la  astrobiología  como  una  ciencia  (o  rama  de  las  ciencias)  que  estudia  el  origen,  la  existencia  y  la  evolución  de  los  seres  vivientes  en  el  universo,  siempre  y  cuando  no  pertenezcan  al  planeta  tierra.  La  astrobiología  es  conocida  con  diversos  nombres,  como  exobiología  (el  más  clásico  y  común),  xenobiología  o  cosmobiología.

  El  objetivo  fundamental  de  la  astrobiología  es  el  estudio  de  la  relación  de  la  vida  en  el  universo  y  su  relación  posible  con  la  vida  en  la  Tierra.  

Existen  diversas  disciplinas  asociadas  con  la  astrobiología,  de  las  que  deberíamos  destacar  cinco:  astronomía,  física,  química,  biología  y  geología.  Por  supuesto  que  sin  matemáticas,  informática  y  estadística   –   como  herramientas  básicas  de  trabajo  –  poco  se  podría  conseguir.  

En  el  Centro  de  Astrobiología  del  INTA  (CAB)  podremos  obtener  información,  orientada  a  profanos,  que  nos  será  de  mucha  utilidad.  Por  otra  parte,  en  el  Instituto  de  Astrobiología  de  la  NASA  (NAI),  también  podremos  obtener  información  y  conocimientos  de  bastante  interés.    

Una  pregunta  surge,  ‘ab  initium’  al  tratar  estos  temas:  ¿qué  es  la  vida?  Y  una  segunda  pregunta  deriva  de  aquella:  ¿cómo  se  mantiene  la  vida?  La  respuesta,  en  ambos  casos,  no  es  nada  sencilla,  de  manera  que  debemos  tener  la  certeza  de  que  nuestras  respuestas  no  van  a  satisfacer  a  todos,  máxime  cuando  van  a  ir  filtradas  por  la  cosmología  de  un  mundo  bien  conocido,  como  es   el  mundo  de  los  microorganismos,  a  quienes  un  servidor  ha  dedicado  su  vida.  

¿Qué  es  la  vida?  

  Si  fuésemos  biofísicos  diríamos  que  la  vida  es  un  estado  de  la  energía,  en  algunos  sistemas  cuasi-­‐estables,  que  determina  una  serie  de  intervalos,  los  cuales  demoran  la  dispersión  espontánea  de  la  energía  interna,  de  esos  sistemas,  hacia  más  microestados  potenciales.  ¡Chúpate  esa!  Menos  mal  que  no  somos  físicos,  porque  así,  desde  nuestros  humildes  conocimientos  sanitarios,  solamente  decimos  que  es  la  capacidad  que  uno  tiene  de  evolucionar  sobre  sí  mismo  y  transmitir  la  posibilidad  de  hacerlo  a  otros  nuevos  seres.  Esta  segunda  definición  es  mucho  más  asequible  y,  sobre  todo,  es  lo  mismo  que  dicen  los  biofísicos.  

  Pero  es  que  hay  algo  más,  o  mejor  dicho:  mucho  más.  El  mejor  chiste  que  uno  puede  escuchar  acerca  de  otra  persona  es  cuando  te  dicen  que  fulanito  o  menganita  son  muy  importantes.  Entonces,  si  consigue  uno  frenar  la  carcajada,  puede  hacer  el  pequeño  recuento  que  sigue:  nosotros  somos  unos  minúsculos  habitantes  de  un  planeta  llamado  Tierra.  Este  planeta  pertenece  al  Sistema  Solar,  y  no  es  ni  de  los  grandes  ni  de  los  más  pequeños  del  mismo.  Es  medianillo,  tirando  a  esmirriado.  El  Sol,  nuestra  estrella,  es  una  estrella  de  mediana  vida,   de  las  pequeñas,  pero  no  de  las  más  pequeñas,  de  la  Vía  Láctea,  una  galaxia  que  contiene  entre  200.000  y  400.000   millones  de   estrellas,  muchas  de  ellas  con  planetas  propios  que  les  circunvalan.  Pero  nuestra  Vía  Láctea  es  también  una  galaxia  que  tampoco  es  grande  ni  chica,  sino  que  es  mediana,  está  en  el  Universo,  junto  con  otras  400.000  o  500.000  millones  de  galaxias  más,  como  mínimo.  Y  eso  pensando  que  solo  exista  un  universo,  cosa  que  hoy  en  día  se  cuestiona,  pues  se  piensa  en  el  llamado  multiverso,  constituido  por  múltiples  universos.   Nuestra  vecina  más  cercana  es  la  galaxia  Andrómeda,  hacia  la  que  nos  dirigimos  a  la  velocidad  de  rotación  de  unos  mil  kilómetros  por  hora.  En  cinco  o  seis  mil  millones  de  años,  colisionaremos  con  Andrómeda.  Nosotros  seremos  de  los  primeros,  puesto  que  somos  más  bien  arrabaleros  en  nuestra  galaxia  (afortunadamente  lejitos  de  su  agujero  negro  central,  gran  devorador  de  todo  lo  que  se  le  acerca).  

  La  vida  ha  surgido  y  se  ha  extinguido  en  múltiples  especies  de  la  tierra  varias  veces.  Los  humanos  somos  de  antesdeayer,  como  quien  dice.  Y  desapareceremos,  sin  duda,  aunque  tampoco  hay  que  meter  bulla  al  respecto.  

Por  tanto…  ¿quién  dijo  importante…?  Para  Mamá  sí,  acaso  también  para  los  abuelitos,  y  punto.  

  Las  bacterias  nos  dan  muchas  lecciones  al  respecto.  Ellas  si  que  defienden  a  la  especie  (quórum  sensing  –  el  sistema  de  señales  –    y  transferencia  de  plásmidos,  incorporación  permanente  de  información  a  su  cromosoma…).  De  hecho,  sin  bacterias  es  poco  probable  la  existencia  de  seres  “superiores”  o  multicelulares.  Por  eso,  la  astrobiología  estudia  las  bacterias  extremófilas,  es  decir,  las  que  soportan  condiciones  extremas,  las  cuales  les  son  precisas  para  su  existencia.  Así,  las  tenemos  termófilas,  como  el  Pyrodictium,  una  bacteria  de  suelo  marino  que  vive  a  105  ºC,  o  las  psicrófilas,  que  viven  entre  los  hielos,  soportando  temperaturas  muy  frías.  Otras  viven  en  rocas,  en  su  interior,  o  se  alimentan  de  hierro  o  azufre.  El  género  Brachybacterium,  morador  de  los  lodos  del  Océano  Pacífico,  posee  la  facultad  detoxicante  de  metales  pesados,  como  el  Zinc,  Níquel  o  Manganeso,  por  lo  que  su  capacidad  descontaminadora  es  espectacular,  como  sucedió  a  las  bacterias  acuáticas,  quienes  descontaminaron  los  horrores  producidos  en  Aznalcóllar  en  pocos  años,  contrariamente  a  lo  que  se  pensaba  (se  habló  de  unos  doscientos  años,  pero  en  diez  se  solucionó  la  cosa,  al  menos  lo  que  era  insoluble,  lo  más  grave).  La  vida  se  estudia  en  los  estromatolitos,  unas  fuentes  termales  que  podemos  encontrar  en  Australia  o  en  México  (en  la  región  de  las  Cuatro  Ciénagas).  Pero  si  no  quieren  salir  de  España,  pueden  ir  a  la  zona  de  Río  Tinto,  donde  la  NASA  –  entre  otros  –  estudia  sus  bacterias.  De  paso,  se  dan  una  vuelta  por  Aracena  y  se  compran  un  jamón  ibérico  de  bellota.  O  vayan  directamente  al  jamón:  es  más  productivo.     En  nuestro  Sistema  Solar,  se  ha  pensado  la  posible  existencia  de  vida  en  Marte,  en  Europa  (el  satélite  de  Júpiter,  que  podría  tener  grandes  cantidades  de  agua  bajo  su  superficie),  en  Titán  (una  luna  de  Saturno,  el  único  satélite  de  atmósfera  destacable)  y  en  Encélado  (otra  luna  de  Saturno,  que  parece  tener  agua  líquida  a  pocos  metros  de  su  superficie).  

Desde  un  punto  de  vista  termodinámico,  sabemos  que  la  vida  es  una  posibilidad  térmica  a  lo  largo  de  toda  la  extensión  del  universo.  ¿Qué  quiere  decir  esto?,  pues  que  se  han  de  cumplir  –  en  cierto  rango  –  las  cuatro  leyes  básicas  de  la  Termodinámica,  que  son:  

Ley  0  (se  llama  así,  porque  se  definió  después  de  la  ley  uno,  para  no  dar  lugar  a  errores):  ley  de  transmisión  de  la  energía  en  forma  de  calor.  Para  esta  ley,  es  indispensable  la  existencia  de  transmisión  de  calor  entre  superficies  diatérmicas  (que  transmiten  calor),  como  el  metal,  el  aire  o  simplemente  el  suelo.  Las  superficies  adiabáticas  (que  no  transmiten  calor),  como  el  caso  de  los  termos,  son  incompatibles  con  la  vida.  Pero  esa  no  es  toda  la  verdad,  puesto  que  no  hay  superficie  en  el  universo  que  sea  totalmente  adiabática.  Ese  calor  ha  de  mantenerse  en  un  rango  (bastante  amplio,  sí,  pero  con  limitaciones).  Este  rango  estará  bastante  por  encima  del  cero  absoluto  (0º  Kelvin  o  –273º  Celsius)  y  bastante  por  debajo  de  la  temperatura  de  combustión  de  las  estrellas.  

Ley  1:  ley  de  la  conservación  de  la  energía  o  de  la  entalpía.  Para  que  exista  vida,  el  calor  ha  de  conservarse  en  un  rango  más  estrecho  aún,  siendo  reemplazado  el  calor  perdido  por  otro  adquirido.  La  entalpía  nos  habla  de  la  cantidad  de  energía,  que  es  una  constante  en  el  universo,  puesto  que  “la  energía  ni  se  crea  ni  se  destruye,  sino  que  solamente  se  transforma”.  

Ley  2:  ley  de  la  progresión  de  la  energía  a  favor  de  la  complejidad,  o  ley  de  la  entropía.  La  entropía  no  habla  de  cantidad  de  energía,  sino  de  calidad  de  energía.  La  tendencia  natural  del  universo,  y  por  tanto  de  la  vida,  es  hacia  la  complejidad  o  caos.  Por  tanto,  el  calor,  en  relación  con  la  vida,  ha  de  distribuirse  de  manera  adecuada,  perdiéndose  cierta  cantidad  en  su  transmisión,  que  ha  de  ir  al  entorno.  De  manera  que  para  que  haya  vida  es  preciso  que  exista  calor  interno  y  externo,  es  decir:  ambiental.  La  transmisión  de  dicho  calor  ha  de  progresar  en  complejidad,  con  el  progreso  de  la  vida,  tendiendo  hacia  estructuras  caóticas  (en  el  sentido  de  complejas,  más  que  en  el  de  desordenadas),  marchando  parejo  al  incremento  de  complejidad  en  la  progresión  evolutiva  de  la  propia  vida.  

Ley  3:  ley  del  cero  absoluto.  La  existencia  del  universo  es  inconcebible  por  debajo  del  cero  absoluto,  toda  vez  que  se  produce  la  ausencia  total  de  energía  (los  orbitales  electrónicos  desaparecen,  los  núcleos  atómicos  no  pueden  cohesionarse,  etc.),  de  manera  que  solo  queda  la  fuerza  gravitatoria  de  los  agujeros  negros,  que  absorben  todo  lo  que  carece  de  dicha  energía.  

Sin  embargo,  las  bacterias  son  altamente  resistentes,  pues  de  todos  los  seres  vivos  son  quienes  mejor  aguantan  las  oscilaciones  térmicas.  Digamos  que  las  bacterias  son  el  gran  reservorio  de  vida  del  planeta  y  probablemente  de  otros  planetas.  De  hecho,  se  sospecha  su  existencia  en  determinados  planetas,  al  haber  aparecido  cantidades  de  metano,  gas  producido   en  el  metabolismo  de  muchas  bacterias.  La  sonda  Mars  Express  hizo  este  descubrimiento  en  el  2004,  en  Marte.  Sin  embargo,  la  actividad  volcánica  puede  producir  metano  (en  Marte  no  se  ha  descubierto  tal).  Por  otra  parte,  el  metano  es  un  gas  de  vida  relativamente  corta:  en  nuestra  atmósfera  no  suele  durar  más  de  dos  o  tres  décadas,  a  diferencia  del  CO2  (que  dura  alrededor  de  200  o  300  años,  como  mínimo).  Más  o  menos  esto  es  la  vida.  

¿Cómo  se  mantiene  la  vida?  

  Las  características  de  los  seres  vivos,  responsables  últimos  del  mantenimiento  y  propagación  de  la  vida,  pero  las  más  importantes  (y  tal  vez  las  mejor  conocidas)  podrían  ser  las  siguientes:  

La  presencia  de  fenómenos  de  intercambio  de  energía,  fundamentalmente  calor,  en  un  espacio  físico  limitado.  Esto  lo  vemos  muy  bien  en  las  bacterias.  El  Escherichia  coli,  por  ejemplo,  coloniza  nuestro  intestino  grueso,  pero  causa  patología  en  la  uretra,  vejiga  de  la  orina,  uréteres  y  riñón,  y  no  digamos  si  se  disemina  por  vía  hemática,  pudiendo  dar  lugar  a  cuadros  gravísimos  de  neumonía,  abscesos  de  todo  tipo  y  otras  diversas  patologías.  Un  neumococo  en  la  garganta  no  es  peligroso,  pero  en  el  peritoneo  sí,  pues  la  peritonitis  neumocócica  es  un  cuadro  gravísimo  de  alta  mortalidad.  Y  así  con  todos.  Hasta  los  más  inocentes,  como  el  Estafilococo  epidermididis,  que  en  la  piel  es  beneficioso,  limpiándonos  de  radicales  peligrosos  y  manteniendo  un  buen  pH  cutáneo  y  mucoso,  cuando  coloniza  una  prótesis   de  cadera,   por  ejemplo,   puede  dar  lugar  a  la  producción  de  biofilms,  forzando  al  recambio  de  la  misma,  tras  una  infección  crónica.  Todo  ello  conlleva  siempre  intercambios  de  calor,  de  energía  de  todo  tipo,  con  modificación  sustancial  del  hábitat  local.  

Capturan  la  energía  del  entorno,  como  decíamos,  al  objeto  de  preservar  su  energía  de  activación  interna  en  la  forma  más  estable  posible.  En  definitiva,  una  bacteria  trata  –  a  todo  trance  –  de  estabilizar  y  preservar  su  capacidad  metabólica,  que  es  la  base  para  que  pueda  perpetuar  su  especie.  Y  estas  transferencias  de  energía,  relacionadas  con  el  entorno,  nunca  son  espontáneas,  sino  que  es  su  DNA  (el  cromosoma  bacteriano)  quien  las  programa.  Los  seres  humanos  hacemos  lo  mismo,  a  otro  nivel.  

Se  reproducen  en  condiciones  propicias.  Aquí  las  bacterias  nos  dan  una  lección  magistral,  primando   siempre  el  interés  de  la  especie  sobre  el  propio.  ¿Saben  cuantos  años  puede  resistir  una  espora?  Muchos.  Las  bacterias  se  reproducen,  como  todos  sabemos,  dividiéndose  en  dos,  de  manera  que  no  llegan  a  desaparecer  del  todo  jamás.  Eso  sí,  a  veces  suceden  derivas  genéticas  o  mutaciones  mayores  (técnicamente  se  llama  “shift-­‐drift”  a  eso),  que  las  hacen  no  viables,  pero  aun  así,  las  supervivencias  mínimas  suelen  aproximarse  al  40  o  50%.  A  veces  no  es  conveniente  reproducirse  (falta  de  agua,  clima  hostil…)  y,  entonces,  muchas  de  esas  bacterias,  esporulan  y  permanecen  con  un  consumo  energético  ínfimo,  que  les  permite  vivir  largos  períodos  de  tiempo,  hasta  que,  cuando  procede,  regresan  a  su  forma  vegetativa.  El  carbunco  es  una  de  ellas.  La  maldad  en  su  utilización  como  arma  biológica  solo  es  imputable  al  hombre,  no  a  la  bacteria.  

Sufren  cambios  moleculares  evolutivos,  que  no  les  hace  transformarse  en  otra  cosa,  sino  progresar  dentro  de  cada  especie.  No  se  pasa  de  Cromagnon  a  Homo  sapiens  en  una  generación,  sino  que  ha  de  pasar  mucho  tiempo.  Las  bacterias  incorporan  constantemente  información  del  entorno  a  su  DNA,  a  su  cromosoma.  Una  Pseudomonas  del  2015  posee  muchísima  más  información  del  entorno  que  su  antepasada  del  siglo  XVII.  Además,  se  van  deshaciendo,  poco  a  poco,  de  la  información  inútil  para  su  especie,  y  eso  lo  hacen  de  dos  maneras,  mediante  eliminación  de  fragmentos  innecesarios  en  la  replicación  y  con  la  compartición  de  elementos  ajenos,  como  los  plásmidos,  que  informan  acerca  de  mecanismos  de  resistencia  a   determinados  fármacos,  bloqueando  la  tolerancia  natural  a  su  entrada,  prevista  en  el  genoma.  

Las  condiciones  necesarias  para  que  aparezca  la  vida  son  múltiples  (alguien  dijo  que  la  vida  es  el  resultado  de  una  maravillosa  combinación  estocástica,  de  azar).  Pero  trataremos  de  resumirlas  un  poco.  

Lo  primero  que  se  necesita  es  un  espacio  tridimensional,  porque  las  biomoléculas  son  tridimensionales.  Lo  segundo  necesario  es  tiempo,  que  podemos  considerarlo  como  una  cuarta  dimensión  cuántica.  También  se  precisa  un  superacelerador  de  partículas  que  proporcione  una  fuente  de  energía  (calor),  como  es  una  estrella  (en  nuestro  caso,  el  sol).  

Además,  se  necesita  un  eje  de  rotación  estable  alrededor  de  esa  estrella,  para  que  las  condiciones  climáticas  sean  homogéneas.  Hace  falta  un  campo  magnético  que  proteja  a  los  seres  vivos  de  las  partículas  de  alta  energía  y  la  radiación  ionizante  de  la  estrella,  al  igual  que  un  escudo  protector  contra  la  radiación  cósmica  interestelar  (por  eso  es  tan  importante  la  capa  de  ozono  y  tan  grave  el  cambio  climático,  aunque  hay  otras  opciones,  como  el  polvo  nebular  o  el  vapor  de  agua).  Una  presión  ambiental  moderada,  de  alrededor  de  una  atmósfera,  aunque  hay  bacterias  que  soportan  mucho  más.  La  gravedad  debe  ser  moderada  por  la  capacidad  de  expansión.  Por  último,  es  necesaria  la  existencia  de  sustratos  aglomerantes,  para  dar  la  forma  adecuada,  y  agentes  condensadores,  capaces  de  promover  la  síntesis  abiótica  de  elementos  vivos  simples  y  complejos,  necesarios  para  la  biopolimerización  proteica  y  de  azúcares.  

¿Somos  los  humanos  un  poco  suicidas?  

  Aparte  de  las  múltiples  barbaridades  que  nos  hacemos  los  unos  a  los  otros  (guerras,  calificaciones  y   dominaciones   absurdas  y  falsas,  y  otras  muchas  provocaciones),  están  los  daños  que  le  hacemos  al  planeta  (talas  indiscriminadas  de  árboles,  abuso  de  contaminantes  de  todo  tipo…),  últimamente  ha  surgido  un  nuevo  desvío  de  lo  clásico:  en  la  creencia  formal  de  que  somos  diosecillos,  hemos  suprimido  muchas  fuentes  del  conocimiento.  Hoy  en  día,  la  “ciencia”  se  sirve  a  la  carta.  ¿Qué  quiero  abortar?,  pues  ahí  viene  la  “ciencia”  inventándose  el  concepto  de  vida.  Bueno,  es  la  “ciencia”,  no  la  CIENCIA,  que  no  pasa  por  esas  majaderías,  pues  cualquier  cosa  que  transmite  o  acepta  energía  está  viva  (embriones  incluidos).     De  manera   tal  vez  un  poco  acelerada,  se  ha  decidido  unificar  todos  los  conceptos  en  uno  solo:  la  “política”,  que  no  POLÍTICA  (¡ay  Aristóteles,  si  vieses  lo  que  está  pasando…!).  Se   daña   la  calidad  porque  los   conceptos   son  tratados  empíricamente,  con  las  consecuencias  que  ello  tendrá  sobre  el  planeta,  puesto  que  cada  cual  hace  de  su  capa  un  sayo,  modificando  el  ecosistema  y  generando  tal  número  de  conflictos  que,  hoy  en  día  ya,  han  hipotecado  nuestro  futuro.  Claro,  eso  no  se  ve  hoy.  Y  para  evitarlo,  dicen  que  no  se  usen  coches,  que  no  se  de  la  luz,  que  no  se  encienda  el  acondicionador  de  aire,  que  no  se  encienda  la  calefacción...  Lo  malo  de  hacerles  caso  es  que  sin  recambio  no  se  puede  suprimir  un  modelo  de  vida  porque,  entre  otras  cosas,  la  gente  comete  la  vulgaridad  de  morirse  de  frío,  calor,  hambre  o  incluso  suicidio,  tal  como  parece  haber  sucedido  con  el  copiloto  del  avión  estrellado  en  los  Alpes.  ¡Majaderos,  mal  preparados  y  disfrazados  de  políticos!  

  Por  todo  ello,  están  aumentando  los  desastres  naturales,  el  clima  cambia,  los  alimentos  están  todos  adulterados  y  creciendo.  Eso  sí,   no  tenemos  centrales  nucleares  pero  masacramos  a  los  pájaros,  talamos  grandes  extensiones  de  arbolado  para  poner  placas  solares  y  contaminamos  con  avaricia  los  terrenos  con  las  depuradoras  de  agua  de  mar.  

  Pero  lo  más  grave  es  que  se  permite  a  personas,   sin   formación   ni  conocimientos,  sin  experiencia  alguna,  tomar  decisiones  en  materia  de  vidas  y  haciendas  ajenas,  justificándolo  con  una  palabra  mágica:  democracia,  algo  que  dejó  de  existir  hace  miles  de  años,  pero  que  justifica  el  encubrimiento  de  grupos  ideológicos  guiados  intereses  espurios  y  no  declarados.    

Esta  disfunción  no  la  cometen  las  bacterias.  Ni  los  virus.  Ni  los  hongos  y  levaduras.  Ni  los  parásitos.  Ni  los  priones.  Cada  cual  defiende  su  especie:  por  eso  permanecen  durante  siglos.  

Y  un  político  no  es  un  ser  omnisciente,  aunque  él  se  lo  crea.  ¿No  se  estará  produciendo  una  elipsis  de  lo  fundamental,  o  acaso  se  contradicen  las  normas  de  la  lógica?  Pero,  en  fin,  así  está  la  vida:  con  políticos  y  yihaidistas.  ¿Es  que  no  son  la  misma  cosa? 

Francisco  Hervás  Maldonado,  Coronel  Médico  en  la  reserva. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones