Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

MARTIRIO Y ASESINATO DE CRISTIANOS POR LA YIHAD

  • Escrito por Redacción

MARTIRIO  Y  ASESINATO  DE  CRISTIANOS  POR  LA  YIHAD  

Cristianos coptos asesinados

Hace  poco  asesinaron  en  Libia  a  21  cristianos  coptos,  cristianos  que  han  de  ser  considerados  como  mártires  de  la  Fe.  Hoy,  otros  tantos  kurdos  en  Irak.

 Los  responsables  de  todos  estos  crímenes  son  los  llamados  terroristas  integristas  del  Estado  Islámico,  una  gente  sin  conciencia  que  han  hecho  del  asesinato  su  negocio,  de  la  crueldad  su  pasión  y  de  la  maldad,  su  oficio.  Esto  ya  no  puede  consentirse  más.  Nos  estamos  jugando  el  futuro.  Nos  estamos  jugando  la  paz  mundial.  Y  si  no  se  corta  esto  ya,  vamos  a  una  tercera  guerra  mundial  mucho  más  peligrosa,  con  armamento  atómico  de  por  medio.  No  les  quepa  duda  de  que  el  llamado  Estado  Islámico  está  tras  ello,  tras  la  adquisición  de  bombas  atómicas,  dado  que  ellos  no  tienen  la  suficiente  capacidad  intelectual  para  fabricarlas,  pero  si  pueden  comprarlas  o  robarlas.  

La  respuesta  a  todo  ello,  por  parte  de  las  grandes  potencias,  ha  sido  ínfima.  Es  ya  imprescindible  formar  un  ejército  en  condiciones  y  acabar  con  ellos  en  todos  los  puntos  en  donde  ejercen:  Irak,  Pakistán,  Yemen,  Libia,  Nigeria,  Somalia…  porque  la  cosa  va  a  más.  

Igualmente,  es  imprescindible  controlar  la  educación  de  los  jóvenes  en  esos  países  y  en  los  occidentales.  No  se  pueden  consentir  determinadas  enseñanzas  que  incitan  al  odio  y  a  la  maldad.  Ojo  con  los  partidos  políticos  que  defienden  la  rebeldía  y  la  violencia,  que  aquí  en  España  ya  los  tenemos  también.  La  fiscalía  ha  de  mirar  con  lupa  todas  sus  actuaciones  y  las  de  los  medios  que  los  apoyan.  

El  Papa  Francisco  nos   dice  que  en  Cuaresma  hemos  de  fortalecer  nuestros  corazones.  Desde  luego,  porque  “la  indiferencia  hacia  el  prójimo  y  hacia  Dios  es  una  tentación  real  también  para  los  cristianos”.  Es  por  eso  que  nos  extraña  el  hecho  del  revuelo  formado  por  el  atentado  contra  el  diario  Charlie  Hebdo,  que  contrasta  con  el  silencio  frente  al  asesinato  en  Libia  de  los  21  cristianos  coptos,  cuya  única  respuesta  vino  del  gobierno  de  Egipto,  pero  ningún  medio  de  comunicación  español,  salvo  contadísimas  excepciones,  le  ha  dado  mayor  importancia  al  hecho.  Es  más,  incluso  han  llegado  a  decir  que  la  respuesta  de  Egipto  ha  sido  desproporcionada.  ¿Pero  en  qué  mundo  vivimos?  Parece  que  la  maldad  se  justifica,  mientras  que  la  bondad  es  materia  de  crítica  y  se  permite  la  agresión  contra  ella.    

Igualmente,  algún  que  otro  juez  ataca  a  los  Guardias  Civiles  que  solo  cumplen  con  el  deber  de  impedir  la  entrada  ilegal  –  entre  otros  –  de  muchos  islámicos  de  ideas  algo  más  que  radicales.  ¿Pero  qué  justicia  tenemos?  

Este  mundo  se  acaba,  pero  no  crean  que  la  maldad  tiene  posibilidad  alguna  de  triunfo.  Al  final  se  matan  entre  ellos  siempre,  porque  su  ideología  malvada  solo  se  alimenta  de  cuatro  parámetros:  egoísmo,  agresividad,  incompetencia  y  estupidez.  Ahora  bien,  mientras  se  matan  entre  ellos,  van  a  hacer   un  daño  terrible  a  la  humanidad.  Las  mujeres  van  a  ser  convertidas  en  algo  peor  que  esclavas:  en  ganado.  Las  niñas  serán  violadas  casi  desde  la  cuna  para  que  se  vayan  acostumbrando.  Los  niños  serán  obligados  a  matar  desde  que  se  tengan  de  pie,  para  que  la  maldad  sea  en  ellos  algo  habitual.  Y  volveremos  a  la  edad  media,  que  no  fue  tan  idílica  ni  mucho  menos.  Este  mundo  se  acaba  porque  los  que  mandan  en  las  grandes  potencias  no  hacen  nada  para  impedirlo.  

Y  la  yihad  no  respeta  fronteras.  Ha  matado  y  piensa  seguir  matando  en  todo  el  mundo:  Estados  Unidos  (torres  gemelas  o  maratón  de  Boston,  por  ejemplo),  Rusia  (Volvogrado),  China  (apuñalamientos  en  estaciones  de  tren),  Dinamarca  (recientes  atentados  de  Copenhague),  Reino  Unido  (atentados  de  Londres),  España  (el  11-­‐M  y  los  trenes),  Francia  (Charlie  Hebdo),  Italia  (atentado  contra  San  Juan  Pablo  II),  Filipinas  (la  guerrilla  del  Frente  Moro),  etc.  África,  Asia,  América,  Europa  e  incluso  Oceanía  no  están  libres  de  las  agresiones  islámicas.  ¿Es  eso  lo  que  queremos?  

Pero  no,  lo  que  pasa  es  que  hay  mucho  calzonazos  disfrazado  de  progre.  La  razón  por  la  que  se  consiente  tanta  maldad  es  solo  una:  el  miedo.  Nuestras  autoridades,  la  oposición,  la  requeteoposición  y  la  contraposición  de  la  posición,  son  unos  puros  y  claros  cobardes.  Esto  pasó  ya  hace  muchos  años  (la  historia  se  repite  de  forma  machacona).  Primero  fue  en  Roma.  Un  pueblecillo,  los  etruscos,  con  las  ideologías  griegas,  porque  ellos  no  tenían  inicialmente  ideas,  se  hicieron  con  el  mundo,  llegando  a  formar  un  imperio  impresionante  y  cruel,  pues  era  la  crueldad  quien  les  hacía  temibles.  Pero  al  final  acabaron  a  palos  entre  ellos  y  se  hundió  el  imperio  romano.  Hubo  un  bis  árabe  en  la  edad  media,  pero  acabaron  siendo  arrasados.  Luego  vino  Napoleón,  que  también  se  estrelló.  Después  Hitler  con  su  espectacular  daño  mundial  y  fracaso.  Y  ahora  lo  intentan  los  islámicos  de  nuevo  y  volverán  a  fracasar.  Ahora  bien,  en  esta  ocasión  va  a  haber  muchos  más  muertos,  millones  como  no  se  corte  esto  ya.  

¿Pero  a  qué  diantre  estamos  esperando?  Que  estos  criminales  no  se  cortan  un  pelo.  

Señores  políticos,  ajústense  los  calzones  y  actúen  ya.  

Francisco  Hervás  Maldonado,  Coronel  Médico  en  la  reserva. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

 
0 #2 Buenservicio 10-03-2015 15:00
He encontrado éste lugar por casualidad, y agradecer la oportunidad que brindan para opinar
no antes de leer su aportación compartida libre.Pero es que son muchos temas los tratados que están interrelacionad os con el artículo, éste.En primer lugar nos tendríamos que preguntar una cuestión sencillísima que puede suscitar algún tipo de malentendidos, pero es que per se, es una contradicción pura, y sería por ejemplo :¿ Por qué en Occidente se prohíbe a Hitler y no al islam ?Ya que sabemos que todo tipo de apología fuera de la ley no está permitida, y donde numerosos expertos en historia, investigadores y eruditos en otros campos diversos de temáticas relacionadas, afirman que el islam es una religión no democrática, que incita al odio y a la violencia.Por otra parte, su artículo es una clara muestra de una persona consciente de los peligros, y que, otros hacen ver para ésto un supuesto perfil de sujeto alarmista. De ahí que no se tome en consideración, hoy. Gracias.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #1 juan faleiro 28-02-2015 15:55
Don Francisco Hervas;estoy totalmente de acuerdo con su escrito y lo apoyo en su totalidad.
Citar | Reportar al moderador
 

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones