Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

ASISTENCIA SANITARIA A LOS FUNCIONARIOS PÚBLICOS

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

D. Francisco Hervás Maldonado, Coronel Médico en la reserva, nos envia esta mas que interesante aclaración sobre el futuro de la Sanidad Militar, y la reciente restricción de las prestaciones a funcionarios por parte de las compañías privadas concertadas a través de ISFAS Y MUFACE.

ASISTENCIA  SANITARIA  A  LOS  FUNCIONARIOS  PÚBLICOS

Recientemente  se  ha  producido  una  seria  restricción  de  las  prestaciones  a  funcionarios  por  parte  de  las  compañías  privadas  aseguradoras  concertadas.  El  objetivo  está  claro  y  se  ve  venir:  integración  de  ISFAS  y  MUFACE  en  el  régimen  general  de  la  Seguridad  Social.  De  hecho  la  Sanidad  Militar  ya  está  concertada  con  las  diferentes  sanidades  públicas  autonómicas.  Hoy  en  día,  en  los  dos  hospitales  militares  que  quedan,  se  asiste  más  a  personal  civil  que  militar.  En  uno  de  los  dos  paga  bien  la  correspondiente  autonomía  y  en  el  otro,  directamente,  no  paga.  Es  lo  que  hay.  La  Sanidad  Militar  está  en  trance  de  desaparecer  y  ello  se  debe  a  razones  complejas  que  confluyen  en  tres  puntos:  inviabilidad  económica,  falta  de  apoyo  casi  total  por  parte  del  personal  militar  de  armas  y,  finalmente,  desinterés  de  las  autoridades  políticas.  El  final  será  que  desde  reclutas  a  generales  habrán  de  ir  a  sus  centros  de  salud  de  la  Seguridad  Social  y  a  sus  hospitales  públicos,  compartiendo  habitaciones  con  gente  de  otras  procedencias.  Es  lo  que  hay.  Quedará  una  Sanidad  Militar  de  la  “Señorita  Pepis”  encargada  de  las  misiones  internacionales;  si  es  que  quedan  médicos  militares  de  carrera,  lo  harán  ellos  y  si  no,  habrá  que  contratar  médicos  civiles,  de  manera  que  preparen  la  saca,  pues  ellos  no  cobran  como  los  militares  en  estos  casos,  sino  unas  ocho  veces  más.  

¿Cómo  pretenden  que  haya  médicos  militares,  si  un  teniente  médico  cobra  menos  que  un  alumno  residente  de  tercer  curso  de  especialidad?  En  los  dos  hospitales  militares  que  quedan,  un  médico  civil  cobra  casi  mil  quinientos  euros  más  que  un  coronel  o  teniente  coronel  médico.  Y  no  hablemos  de  las  guardias.  Lo  que  cobra  un  médico  militar  es  un  chiste  comparado  con  lo  que  cobra  un  médico  civil.  El  año  pasado  se  ofertaron  unas  25  plazas  para  médicos  militares,  con  posibilidad  de  hacer  directamente  la  especialidad.  Bien,  pues  no  se  cubrió  ni  una.  Hay  unos  alumnos  (dos  promociones)  que  están  estudiando  la  carrera  en  una  universidad  concertada,  carrera  que  paga  Defensa.  Bueno,  visto  lo  que  hay,  mucho  me  temo  que  de  los  doce  o  catorce  de  cada  curso,  al  final  quedarán  –  si  quedan  –  un  par  de  ellos.  

La  sanidad  es  algo  muy  caro.  Cada  vez  más.  Por  eso  a  las  compañías  aseguradoras  no  les  sale  a  cuenta  el  concierto  con  ISFAS  o  MUFACE,  puesto  que  sus  pólizas  privadas  son  mucho  más  caras  y  además  utilizan  mucho  menos  los  servicios  sanitarios  que  los  funcionarios,  de  familias  más  numerosas  y  con  pólizas  familiares  en  vez  de  individuales.  Yo  creo  que  esto  se  acaba,  como  es  lógico.  

Pero  todo  esto  ya  lo  saben  desde  hace  muchos  años  las  autoridades  militares  y  no  han  tomado  medida  alguna  para  solucionarlo.  Claro,  hay  que  gastar.  Aunque  yo  creo  que  esa  no  es  la  verdadera  razón.  La  razón  es  que  al  médico  militar  se  le  paga  como  militar,  pero  no  como  médico.  Por  tanto,  los  sueldos  ni  son  competitivos  ni  lógicos  en  una  sociedad  que  se  rige  por  paralelismos.  No  se  puede  pedir  santidad  a  unos  y  no  dejarles  ni  tan  siquiera  opinar.  En  el  ejército  francés,  por  ejemplo,  la  Sanidad  Militar  posee  su  propio  Estado  Mayor  y  debate  –  como  una  más  –  con  los  restantes  ejércitos.  De  manera  que  hay  Tierra,  Mar,  Aire  y  Sanidad.  Yo  no  digo  

llegar  a  tanto,  pero  sí  que  debe  haber  médicos  militares  asesores  –  de  verdad  –  en  todos  los  Cuarteles  Generales  y  en  el  Estado  Mayor,  CESEDEN,  etc.  Ese  es  el  principio.  Y  no  gente  como  el  personaje  del  cómic  “Ángel  Siseñor”.  Y  lo  primero  es  plantearse  una  revisión  salarial.  Si  es  preciso,  en  vez  de  estrellas  se  ponen  barras:  Médico  de  Primera,  Médico  de  Segunda  y  Gestor  Médico.  Miren  qué  sencillo.  Ya  se  hacía  en  el  siglo  XIX  y  antes.  Está  todo  inventado  en  materia  de  relaciones  humanas.  Y  deben  tomar  la  decisión  pronto,  porque  la  situación  empieza  a  ser  crítica.  O  si  no,  contratar  médicos  civiles  o  pactar  con  otros  ejércitos  extranjeros  la  asistencia  sanitaria  en  las  misiones,  aunque  me  temo  que  no  va  a  ser  barata.  

A  las  autoridades  políticas  no  les  preocupa  excesivamente  la  salud  de  los  funcionarios.  Es  más,  si  pudiesen,  en  muchas  ocasiones  optarían  por  convertirlos  en  contratados  laborales.  Lo  que  les  preocupa  es  ahorrar  y,  sabiendo  que  existe  una  sanidad  pública  gestionada  por  la  Seguridad  Social,  no  ven  precisos  otros  conciertos  ni  otras  instituciones,  como  la  Sanidad  Militar.  Ahora  bien,  las  dichosas  misiones…  no  se  adaptan  a  ese  modelo  autonómico  de  sanidad  pública.  Yo  creo  que  a  ellos  les  gustaría  hacer  un  concierto  con  alguna  autonomía,  o  más  de  una,  para  solventar  este  problema.  Pero  ni  los  sindicatos  médicos  ni  los  colegios  profesionales  pasan  por  el  aro.  Habría  que  pagar  muchísimo.  

Así  es  que  lo  más  sensato  hoy  en  día  es  renunciar  al  concierto  con  entidades  de  seguro  libre  y  pasarse  directamente  a  la  Seguridad  Social.  Entre  otras  razones  porque  ni  el  ISFAS  ni  MUFACE  se  sostienen,  salvo  para  cuestiones  de  control  del  gasto,  que  eso  no  lo  hacen  mal.  

En  fin,  como  decía  Cicerón  a  su  hijo,  en  el  libro  que  sobre  los  deberes  le  escribió:  cuatro  son  las  virtudes  del  hombre:  sabiduría,  justicia,  fortaleza  y  templanza;  pero  todas  ellas  confluyen  en  la  justicia,  pues  sin  justicia  no  puede  haber  sabiduría,  fortaleza  o  templanza.  De  hecho  San  Agustín  recomienda  la  lectura  de  Cicerón  y  de  algún  modo  la  Iglesia  recoge  una  buena  parte  de  sus  ideas  en  la  descripción  de  las  virtudes  cardinales.  Ya  lo  decía  Bertrand  Russell  (la  conquista  de  la  felicidad):  “una  persona  puede  perder  el  amor,  puede  perder  la  fe,  puede  perder  el  interés  por  las  vivencias  presentes,  pero  no  puede  perder  la  esperanza,  porque  si  mantiene  la  esperanza,  podrá  recuperar  todo  lo  anterior”;  la  persona  desesperada  es  un  ser  derrotado  y  triste,  sin  opciones  a  la  felicidad.  Y  es  por  eso  por  lo  que  la  principal  hazaña  es  obedecer,  que  dijera  Calderón,  fijando  nuestra  esperanza  en  el  Mando.  Y  que  no  nos  defraude,  porque  es  casi  lo  único  que  nos  queda.  

Francisco  Hervás  Maldonado,  Coronel  Médico  en  la  reserva.  

17  de  febrero  de  2015. 

Comentarios   

José Martinez Cruz
0 #1 José Martinez Cruz 21-02-2015 19:52
Da pena y desesperación pertenecer a un colectivo , en que sus jefeas se preocupan tan poco de solucionar
problemas tan importantes y que desde su situación no pueden resolver.
Que organizaciones como VETERANOS DE LAS FAS Y GUARDIA CIVIL se pongan las pilas y a través de ella y otras similares ¡¡UNÁMONOIS!! y echemonos a la calle ,ÚNICA forma de que te puedan hacer caso
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones