Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

CARTA A LA SRA. JUEZ Mª DEL CARMEN SERVÁN MORENO

  • Escrito por Redacción

el tarajal-hervas

Excelente carta que nos envia nuestro colaborador Francisco Hervás Maldonado, Coronel Médico retirado, a la Sra. Juez Titular del Juzgado de Instrucción nº 6 de Ceuta y que ha llamado a declarar a 16 guardias civiles en calidad de imputados por los sucesos ocurridos en el Tarajal el día 6 de febrero de 2014.

CARTA A LA SRA. JUEZ Mª DEL CARMEN SERVÁN MORENO

Estimada Dª Carmen, Magistrado Juez titular del Juzgado de Instrucción nº 6 de Ceuta:  

Vaya  por  delante  todo  mi  respeto  y  agradecimiento  por  su  labor  profesional.  Sin  embargo,  quiero  expresar  mis  dudas  acerca  de  la  decisión  que  ha  tomado  usted,  imputando  a  un  Capitán,  un  Teniente,  un  Sargento  y  trece  Guardias  Civiles,  con  motivo  de  la  denuncia  presentada  por  varias  ONGs  (y  muy  especialmente  por  dos:  la  Coordinadora  de  Barrios  y  la  Comisión  de  Ayuda  al  Refugiado),  que  aunque  lo  nieguen,  da  la  impresión  por  sus  actuaciones  de  que  están  algo  más  que  politizadas.  Eso  no  quita  que  algunas  de  sus  actuaciones  sean  encomiables,  pero  no  todas,  por  supuesto.  Cierto  es  que  nadie  es  perfecto,  pero  hay  quien  se  juega  la  vida  por  sus  semejantes,  por  su  Patria,  por  sus  ancianos  y  niños,  por  sus  trabajadores  y  enfermos,  por  la  seguridad  en  sus  calles,  en  su  mar,  en  su  montaña  y  –  no  lo  dude  –  también  en  sus  fronteras.  Se  juegan  la  vida  en  catástrofes  naturales,  sufren  atentados  terroristas  constantemente  desde  hace  muchos  años.  Y  todo  ello  con  un  sueldo  muy  justito  y  muchas  veces  con  unas  viviendas  en  estado  lamentable.  Ellos  son  nuestros  admirables  Guardias  Civiles.   Y  estas  ONGs   hacen  política  con  la  seguridad  de  todos  los  españoles.  Lo  que  sucedió  en  la  playa  del  Tarajal  de  Ceuta  no  lo  sé,  pero  lo  que  sí  sé  es  que  el  90%  de  los  inmigrantes  subsaharianos  poseen  una  cultura  muy  distinta  a  la  nuestra:  islámicos  en  buena  parte  y  con  un  criterio  exigente  a  la  hora  del  acogimiento.  Todo  el  esfuerzo  empleado  en  entrar  en  España  podrían  emplearlo  en  arreglar  sus  países.  E  igual  digo  para  las  ONGs  denunciantes,  entre  las  que  no  se  incluyen  las  que  más  trabajan  por  sus  semejantes:  Cruz  Roja,  Médicos  sin  Fronteras,   Cáritas,  Manos  Unidas,  UNICEF,  etc.  Son,  por  tanto,  las  denunciantes  unas  ONGs  cuando  menos  un  tanto  sospechosas.  El  que  había  política  de  por  medio  lo  comprendió  el  Juez  de  la  Audiencia  Nacional  Don  Fernando  Andreu,  al  que  respeto  y  admiro  por  otras  cuestiones  que  no  vienen  al  caso.  De  hecho   rechazó  la  competencia  del  caso.  Sin  duda  con  un  argumento  jurídico  irrefutable;  pero…  lo  rechazó. 

Hace  poco,  en  su  asociación  judicial  (Francisco  de  Vitoria),  publicaba  usted  en  un  boletín,  en  la  página  dos,  un  artículo  sentido  y  valioso,  que  como  viene  al  caso  le  voy  a  recordar  con  todo  cariño.  Decía  usted  que  “la  dignidad  del  Juez  depende  de  la  dignidad  del  derecho  y  que  el  derecho  valdrá  en  un  país  y  en  un  momento  histórico  lo  que  valgan  los  jueces”  (sic).  Bien,  pues  si  eso  es  cierto,  podemos  decir  que  “la  dignidad  de  unas  fuerzas  del  orden,  en  un  país,  dependerá  de  la  dignidad  de  las  leyes  que  les  amparan  y  las  leyes  valdrán  lo  que  valgan  las  fuerzas  del  orden”.  O  sea,  que  la  defensa  de  nuestra  normativa  legal  está  también  en  manos  de  la  Guardia  Civil  y  no  en  manos  de  los  inmigrantes  subsaharianos,  por  más  que  las  ONGs  acusadoras  lo  digan.  En  una  palabra,  que  no  podemos  subvertir  la  norma  en  aras  de  intereses  espurios,  sin  duda.  De  eso  precisamente  se  ocupa  la  Guardia  Civil. 

Pero  dice  usted  más.  Escribe  usted  que  “no  sé  en  qué  consiste  la  dignidad  del  Juez,  pero  lo  que  sé  es  que  resulta  difícil  tener  dignidad  cuando  no  se  dispone  ni  siquiera  de  un  espacio  físico  para  juzgar  y  hacer  ejecutar  lo  juzgado”.  Seguidamente  describe  usted  someramente  sus  condiciones  de  trabajo,  que  son  algo  más  que  penosas.  Desde  luego  mucho  más  penosas  que  las  de  los  miembros  de  las  ONGs  acusadoras.  Pero  es  lo  que  hay.  De  eso  podrían  escribir  tratados  los  Guardias  Civiles  imputados  por  usted,  sin  duda.  Aunque  no  estoy  completamente  de  acuerdo  con  usted.  Porque  yo  creo  y  afirmo  que  la  dignidad  se  lleva  en  el  alma  y  no  es  fruto  del  ambiente.  Como  dijera  Calderón  en  su  Alcalde  de  Zalamea:  “al  rey  la  hacienda  y  vida  se  ha  de  dar,  pero  el  honor  es  patrimonio  del  alma  y  el  alma  solo  es  de  Dios”.  Es  decir,  que  los  altos  valores  que  nos  identifican  como  seres  inteligentes  y  con  perspectiva  de  eternidad,  como  son  la  dignidad,  el  honor,  la  lealtad,  etc.,  son  valores  propios  del  individuo  y  no  de  sus  circunstancias.  Otra  cuestión  es  la  defensa  de  esos  valores,  que  se  nos  hace  más  ardua  cuando  el  ambiente  es  adverso.  

Mi  respetada  Señoría,  tengo  la  absoluta  certeza  de  que  los  Guardias  Civiles  imputados  no  hicieron  más  que  cumplir  con  su  deber,  sin  condicionamiento  político  alguno,  defendiendo  nuestra  seguridad,  nuestra  libertad  y  nuestra  legislación  vigente.  Todos  nos  sentimos  un  poco  imputados  junto  con  ellos.  Porque  no  vemos  para  ello  una  razón  que  no  sea  política,  en  vez  de  profesional.  Si  por  casualidad  desapareciesen  la  Guardia  Civil  y  la  Policía  Nacional  de  Ceuta,  mucho  me  temo  que  su  seguridad  personal,  así  como  la  de  los  restantes  habitantes  de  esa  bellísima  Ciudad,  se  iba  a  dañar  más  de  la  cuenta,  no  lo  dude.  

En  virtud  de  la  paz  y  la  seguridad  de  España,  especialmente  en  ese  rincón  tan  bonito,  que  es  Ceuta,  pero  también  en  Melilla  y  otros  lugares  (estas  cuestiones  siempre  se  amplifican  y  generalizan  sus  efectos),  le  ruego  con  todo  respeto  que  suspenda  la  imputación  de  los  Guardias  Civiles  y  examine  las  demandas  de  las  ONG  con  detenimiento,  si  es  que  le  dan  medios,  naturalmente.  Y  si  no  puede,  inhíbase  por  falta  de  dichos  medios,  que  impiden  tomar  decisiones  con  la  objetividad  y  sosiego  que  son  de  menester.  Esto  se  lo  digo  porque  se  que  es  usted  una  persona  sensata  y  bien  preparada.  

Respetuosamente,  con  todo  afecto.  

Francisco  Hervás  Maldonado,  Coronel  Médico  en  la  reserva. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones