Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

¿QUÉ SE NOS VIENE ENCIMA?

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

Excelente artículo el que nos envía nuestro colaborador y socio, D. Francisco  Hervás  Maldonado.  Coronel  Médico  en  la  reserva.  Doctor  Honoris  Causa  in  Health  Sciences.

¿QUÉ  SE  NOS  VIENE  ENCIMA?  

Estos  acontecimientos,  numerosos  y  diversos,  que  adornan  nuestros  días,  tienen  un  sentido.  Lo  vamos  a  analizar  desde  cuatro  puntos  de  vista:  el  biológico,  el  social,  el  económico  y  el  filosófico.  

Desde  el  punto  de  vista  biológico  hemos  de  acudir  a  la  etobiología.  Los  seres  microscópicos  se  comportan  como  rivales  en  cuanto  su  capacidad  de  nutrición  y  expresión  (reproducción,  intercambio  metabólico…)  se  ven  amenazadas  por  el  incremento  poblacional  y  dicha  rivalidad  les  convierte  en  enemigos  incluso  de  su  misma  especie.  Como  bien  decían  los  latinos,  “primum  vivere,  deinde  philosophare”  (primero  vivir  y  luego  filosofar).  Igual  sucede  entre  manadas  de  animales  salvajes,  capaces  de  matarse  entre  ellos  e  incluso  a  sus  propios  hijos,  con  tal  de  asegurar  su  subsistencia.  Las  hormigas,  de  hecho,  son  capaces  de  devorarse  unas  a  otras  en  circunstancias  difíciles.  Hay  una  ley  paleontológica  que  nos  viene  a  decir  que  toda  especie  que  crece,  tanto  en  tamaño  como  en  número  de  individuos,  tiende  a  autodestruirse.  Ahora  fijémosnos,  siete  mil  millones  de  seres  humanos,  habitantes  en  un  mundo  con  recursos  para  unos  cuatro  o  cinco  mil  a  lo  sumo,  un  mundo  que  además  se  autodegrada  no  solo  por  la  acción  del  hombre,  que  también,  sino  porque  la  tierra  cíclicamente  se  reconvierte  en  un  planeta  de  otra  manera,  girando  sus  ejes,  modificando  su  velocidad  y  amplitud  de  giro,  etc.  A  esto  añadamos  la  evolución  natural  del  universo  en  que  estamos  inmersos  y  tal  vez  de  los  multiversos  sospechados  y  por  dilucidar.  Es  decir,  que  la  evolución  no  está  solo  condicionada  por  presiones  externas,  sino  que  en  nuestra  propia  esencia  llevamos  nuestra  destrucción.  La  prueba  de  ello  es  que  morimos.  Naturalmente  todo  esto  sucede  lentamente.  Los  dinosaurios,  por  ejemplo,  no  se  fueron  en  una  tarde,  sino  en  cientos  de  años.  Hay  quien  dice  más,  hay  quien  dice  menos,  pero  realmente  no  lo  sabemos  con  certeza.  El  hecho  es  que  había  y  ya  no  hay  grandes  saurios  en  la  tierra.  Igual  nos  pasará  a  nosotros,  esperemos  que  dentro  de  mucho  tiempo.  

Desde  el  punto  de  vista  social  o  sociocultural,  la  realidad  es  que  cada  vez  se  vive  de  una  manera  distinta,  se  modifican  los  alimentos,  los  trabajos  e  incluso  las  maneras  de  entretenerse.  Las  religiones  varían,  sobre  todo  en  su  normativa  de  práctica.  Los  extremismos  aparecen  cíclicamente  y  luego  se  van.  Eso  sí,  mientras  duran  son  nefastos.  Dichos  fundamentalismos  de  todo  tipo  (no  solo  religiosos)  tienen  un  origen  doble.  Por  una  parte  el  miedo  al  futuro,  pues  el  ser  humano  posee  vocación  de  perdurabilidad,  y  por  otra,  la  profunda  incultura  de  quienes  son  manejados  por  muy  pocos  malvados,  quienes  les  prometen  el  absurdo  y  ellos,  en  su  tontería,  van  y  se  lo  creen.  Recuerdo  que  en  la  revolución  de  mayo  de  1968,  en  Francia,  una  frase  se  hizo  muy  popular:  “Sé  realista:  pide  lo  imposible”.  Bien,  pues  eso  sucede  hoy  en  día.  Muchos  extremistas  ofrecen  lo  que  no  pueden  dar,  y  la  gente,  en  su  tontuna  y  probablemente  desesperación,  va  y  se  lo  cree.  Los  islámicos  son  un  gran  ejemplo,  tal  vez  los  más  violentos.  Pero  no  les  quedan  a  la  zaga  los  populistas  de  Venezuela,  Bolivia,  Argentina  o  Ecuador,  unos  más  que  otros,  así  como  los  cubanos,  quienes  ya  no  se  creen  lo  que  predican  desde  hace  muchos  años,  o  estos  llamados  perroflautas  en  España,  los  de  Podemos,  que  ni  pueden   ni  saben  lo  que  quieren,  excepto  enriquecerse  un  grupo  de  amigotes  a  costa  del  erario  público,  como  ya  estamos  viendo.  Junto  a  ellos,  los  nacionalistas  descubren  la  pólvora,  amagar  con  independizarse  para  conseguir  parné,  pues  no  pueden  independizarse.  Salvo  que  vayan  a  dedicarse  a  crear  estados  islámicos,  viviendo  como  en  el  siglo  VII.  Eso  sí,  ya  se  han  preocupado  de  sembrar  la  incultura  de  la  barbarie  entre  sus  ciudadanos,  quienes  –  cuando  son  seguidores  suyos  –  han  caído  en  la  sandez  cultural  más  supina.  De  hecho,  los  líderes  no  tienen  el  dinero  en  su  tierra,  sino  fuera.  E  incluso  muchos  de  ellos  tienen  a  sus  hijos  estudiando  lejos  de  su  tierra,  pues  saben  lo  que  su  enseñanza  da  de  sí:  nada.  

Desde  un  punto  de  vista  económico,  siete  u  ocho  familias  controlan  el  mundo.  No  hay  más  que  ver  quien  constituye  el  poder  en  el  Banco  de  la  Reserva  Federal  de  los  Estados  Unidos.  Todos  los  dictadores,  islámicos  o  no,  trabajan  a  sus  órdenes  de  una  manera  directa  o  indirecta.  Incluso  Rusia  y  China  son  manejados  por  ellos  de  algún  modo.  El  problema  económico  es  que  vamos  a  un  nuevo  orden  mundial,  donde  lo  que  antes  valía  va  a  dejar  de  valer  y  viceversa.  Los  negocios  van  a  cambiar  y  probablemente  hay  zonas  del  planeta  que  se  van  a  arruinar,  principalmente  las  que  basan  su  economía  en  el  petróleo.  Esto  lo  saben  y  hace  que  se  pongan  nerviosos,  tratando  de  meter  el  hocico,  por  las  buenas  o  por  las  malas,  en  los  países  señalados  para  crecer,  como  el  nuestro.  Y  vamos  a  crecer  no  porque  nuestros  políticos  lo  hagan  bien  o  mal,  sino  porque  interesa  este  nuestro  espacio  para  diversas  cosas,  sobre  todo  las  relacionadas  con  las  nuevas  energías  de  aprovechamiento  medioambiental  y  la  relación  espacio-­‐tiempo,  que  no  oscila  excesivamente,  como  en  el  norte  y  sur  del  planeta.  Dos  ejemplos:  en  breve  aumentará  una  base  norteamericana  en  España  al  doble.  Otro  ejemplo,  se  van  a  promocionar  mucho  más  las  intercomunicaciones  peninsulares.  En  fin,  ya  veremos.  

Desde  un  punto  de  vista  filosófico,  la  realidad  es  que  las  religiones  están  evolucionando  y  los  pensamientos  políticos  se  han  anclado  e  incluso  tienden  a  desaparecer,  siendo  sustituidos  por  elucubraciones  increíbles  hasta  para  quien  se  las  inventa.  El  pensamiento  trascendente  va  siendo  sustituido  por  el  pensamiento  resistente.  La  gente  ya  se  conforma  con  llegar  a  fin  de  mes  y  estar  entretenida  sin  que  le  den  la  matraca.  El  comunismo,  el  nazismo,  el  socialismo,  los  populismos,  los  nacionalismos  e  incluso  la  democracia,  han  caído  en  el  descrédito.  De  ahí  el  éxito  de  podemos,  cuyo  único  programa  es   hacer  lo  que  mi  perro:  comer,  dormir,  holgarse  y  a  la  hora  de  pagar,  no  intimidarse,  sino  retirarse  y  que  lo  pague  otro.  Es  un  mundo  sin  ideas,  adorador  del  dinero  y  punto.  Salvo  los  fundamentalistas  islámicos,  que  son  un  hatajo  de  cafres  gobernados  por  alguien  que  se  enriquece  –  y  mucho  –  a  su  costa,  estimulándoles  el  egoísmo  hasta  cotas  antes  no  soñadas.  

¿Y  qué  hacemos?  Pues  tenemos  tres  armas  muy  poderosas.  La  primera  es  el  voto.  La  segunda  es  la  lectura  y  la  tercera  es  la  Fe.  Porque  quien  vota  al  que  debe  y  no  al  que  le  promete  cuentos  increíbles,  quien  adquiere  cultura  de  cualquier  tipo  (no  solo  lectura,  aunque  fundamentalmente  ésta)  y  quien  confía  en  Dios  y  reza  con  humildad  todos  los  días,  consigue  algo  muy  importante,  ser  feliz  día  a  día  y  poseer  una  gran  fortaleza  interna.  Los  indeseables  solo  pueden  cebarse  con  los  incultos  y  los  débiles.  

Y  sobre  todo  no  tengamos  miedo  de  esa  gentuza:  audaces  fortuna  adiuvat  (la  suerte  es  de  los  valientes).  

Francisco  Hervás  Maldonado.  Coronel  Médico  en  la  reserva.  Doctor  Honoris  Causa  in  Health  Sciences. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones