Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Comisarías de distrito, los Fort Apache de la Policía

  • Escrito por Redacción

manuel-marlasca-320

Nuevo e interesante artículo de opinión de Manuel Marlasca, reportero, Jefe de Investigación de La Sexta y colaborador de Antena 3 y Onda Cero, publicado en su blog "La Pringue"

El tiempo parece haberse detenido en algunas de las comisarías de distrito de Madrid. Solo los carteles y los ordenadores que sustituyeron a las viejas máquinas de escribir, se han renovado en los últimos 30 años en comisarías como Centro, Salamanca o Puente de Vallecas.

El tiempo parece haberse detenido en algunas de las comisarías de distrito de Madrid. Solo los carteles que señalan los despachos del comisario, de los grupos, de la oficina de denuncias… y los ordenadores que sustituyeron a las viejas máquinas de escribir, se han renovado en los últimos 30 años en comisarías como Centro, Salamanca o Puente de Vallecas. Donde antes había uniformados de marrón que apuraban en cada turno una cajetilla de cigarrillos, ahora hay policías muy jóvenes, de aspecto inmejorable y entre los que son minoría los fumadores y mayoría los que podrían convertirse en ‘primos de Zumosol’.

La Policía, como la sociedad, ha cambiado en estas tres décadas hasta el punto de ser casi irreconocible. Pero sigue habiendo comisarías que conservan un sabor añejo y comisarios que siguen prefiriendo estar al frente de un distrito que ocupar puestos de mayor porte y relevancia.

"Hay distritos en los que la acción de Gobierno y las iniciativas sociales parecen ir dos o tres velocidades más lentas que en otros lugares"

Las comisarías son la unidad básica de la Policía. A ellas acuden los ciudadanos a hacerse un DNI o a presentar una denuncia. Son los agentes de las comisarías los que conocen a los comerciantes de la zona, los que protegen a las víctimas de violencia doméstica o los que tienen más que calados a los chorizos y a los camellos del barrio, a los que llaman por sus nombres o por sus alias.

Hace unos días conocí al comisario de uno de esos distritos de Madrid considerados calientes. Un distrito en el que aún queda delincuencia autóctona, a la que se suma la importada desde otros lugares del mundo y en cuyas calles parece que la acción de Gobierno y las iniciativas sociales van dos o tres velocidades más lentas que en otros lugares.

"Me aburría muchísimo"

El comisario, vestido de uniforme, aunque despojado de todo lo que no sea funcional en su traje de batalla, saludaba a sus subordinados con la naturalidad del que ha estado en la calle muchos años, del que ha hecho muchas tronchas, muchas diligencias y muchos presos. “Yo siempre quise ser comisario de distrito”, me confiesa. Y se le nota. Pasea por su comisaría como el general Custer debía pasear por Fort Apache, mientras cruza saludos y breves palabras con los suyos: “Vamos a ver al pavo que le dije, jefe”, le dice un inspector, hablando casi en clave al detectar la presencia del periodista.

El comisario jefe sale de su Fort Apache y sigue siendo comisario en los bares de la zona. Le conocen, saben cómo toma el café y recuerdan viejas anécdotas del barrio. El comisario ha pasado muchos años dedicado a la investigación, pero ahora está donde siempre quiso: “Mi primer destino fue Barcelona. Tenía un jefe estupendo y siempre quise llegar a comisario para esto, para estar al mando de un distrito, es donde uno vive la esencia de la policía”. Antes de llegar a su distrito estuvo, ya como comisario, en uno de esos destinos burocráticos, con mucho mando pero poca o nula actividad: “Mi mujer no se creía que el teléfono no sonase los fines de semana, que no me llamasen los confites, que no pasase nada… Y yo me aburría mucho”.

"Los agentes de Seguridad Ciudadana se topan con los 'Ñetas' o con los últimos grandes atracadores nacionales de bancos"

Como otros comisarios de distrito que llegan a ese puesto de destinos muy distintos, relacionados con la investigación –Comisaría General de Policía Judicial, brigadas…–, el comisario habla con admiración, casi con devoción, de sus agentes de Seguridad Ciudadana, los componentes de los zetas. “Son chicos y chicas muy jóvenes, recién salidos de la academia, que le echan muchísimo valor, que son capaces de tomar decisiones en momentos críticos. Hace unos días, desarmaron y detuvieron a varios componentes de bandas latinas. Lo hicieron ellos, a pelo…”.

El tiempo sigue detenido en el territorio del comisario. Sus zetas patrullan por calles con casas abigarradas en las que hay terrazas que parecen el almacén de un chamarilero; los agentes de Seguridad Ciudadana siguen topándose con yonquis que combinan las chutas con los chinos; en el distrito se refugian los últimos grandes atracadores nacionales de bancos, que conviven con "Ñetas" y con bandas de marroquíes dedicadas a pegar el palo a los comerciantes chinos, a los que ni el comisario convence para que dejen de llevar por la calle fajos de billetes…. Sin novedad en el distrito. 

Manuel Marlasca en "La Pringue"

http://www.manuelmarlasca.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones