Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Timeo Danaos et dona ferentes

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

Excelente articulo de nuestro colaborador el Coronel Mérico en la Reserva D. Francisco Hervás Maldonado

hervas2

Timeo  Danaos  et  dona  ferentes 

Virgilio,  en  la  Eneida,  nos  cuenta  la  historia  del  Laocoonte,  en  relación  con  la  guerra  de  Troya.  El  Laocoonte  era    sacerdote  de  Apolo  en  Troya.  Estaba  casado  con  Antíopa  y  tenía  dos  hijos.  Pasa  a  la  historia  por  su  famosa  frase:  “Timeo  Danaos  et  dona  ferentes”  (desconfío  de  los  griegos  y  de  los  regalos  que  ofrecen),  pronunciada  ante  el  caballo  de  madera  que  los  griegos  regalaron  a  los  troyanos,  tras  desaparecer  del  asedio  a  Troya.  Como  todos  sabemos,  ese  inmenso  caballo  iba  lleno  de  soldados  griegos,  bien  armados,  y  cuando  los  troyanos  se  emborracharon  para  festejar  su  victoria,  salieron  del  caballo,  mataron  a  los  pocos  guardias  que  había  y  abrieron  las  puertas,  para  que  entrara  el  grueso  de  las  fuerzas  griegas,  quienes  arrasaron  fácilmente  una  ciudad  indefensa,  en  estado  de  embriaguez.  

Bien,  pues  antes  de  esto  sucedió  lo  de  Laocoonte  y  su  grito.  Los  troyanos  le  impidieron  quemar  el  caballo,  cosa  que  intentó  el  sacerdote.  Entonces,  en  venganza,  dos  serpientes  llamadas  Caribea  y  Porca,  emergieron  de  las  aguas  y  se  abalanzaron  sobre  sus  hijos.  Él  intentó  defenderlos  y  fue  igualmente  devorado.  La  versión  más  fehaciente  es  que  el  castigo  le  vino  por  haberse  casado,  copulando  con  su  mujer  ante  la  estatua  de  Apolo,  por  lo  cual  el  Dios  le  castigó  por  impiedad.  La  impiedad  se  penaba  con  la  muerte  por  aquellos  tiempos,  y  si  no  que  se  lo pregunten  a  Sócrates,  quien  por  impío  hubo  de  beberse  la  cicuta.  

Hay  dos  representaciones  magníficas  del  Laocoonte:  la  primera  en  los  Museos  Vaticanos,  concretamente  en  el  Quartile  Ottogonale  del  Museo  Pío  Clementino,  una  escultura  muy  antigua,  obra  de  Agesandro,  Polidoro  y  Atenodoro;  la  otra  es  una  pintura  más  moderna,  pero  nada  menos  que  del  Greco,  realizada  en  su  madurez,  en  1609,  y  que  se  conserva  en  la  National  Gallery  of  Art  de  Washington.  

hervas

Dirán  que  por  qué  les  cuento  esto.  Bien,  pues  porque  la  simbología  clásica  domina  la  historia  de  la  humanidad.  Especialmente  la  simbología  griega  y  latina  en  España.  

De  esta  historia  del  Laocoonte  hemos  de  sacar  cinco  conclusiones:  

1ª)  No  te  fíes  nunca  de  quien  sabes  que  te  quiere  hacer  daño,  por  mucho  que  te  sonría  y  haga  jeribeques.  (Timeo  Danaos…).  

2ª)  No  aceptes  regalos  de  quien  no  debes,  pues  algo  llevan  envuelto  para  sí  los  donantes.  (…et  dona  ferentes).  

3ª)  No  mezcles  a  tu  familia  en  tus  tunanterías,  sino  que  los  debes  de  dejar  ajenos  a  las  mismas.  (No  incluyas  a  tu  mujer  e  hijos  indebidamente  en  tus  asuntos).  

4ª)  No  expreses  en  público  tu  opinión,  pero  sí  actúa  siempre  de  acuerdo  con  la  misma.  (Cállate  lo  que  sabes  hasta  el  momento  de  actuar).  

5ª)  Acepta  siempre  la  ley  y  no  te  la  inventes  a  tu  acomodo.  (Si  eres  torero  eres  torero  y  si  sacerdote,  sacerdote).  

Y  ahora  vamos  al  tema  de  moda:  los  independentismos.  Traduzcamos  estos  cinco  puntos  a  nuestro  pequeño  mundo  actual  y  sus  conflictos  de  mangancia  (o  de  identidad,  según  otros):  

1º)  No  dialogues  jamás  con  quienes  no  quieren  hacerlo.  Es  perder  el  tiempo.  

2º)  Si  eres  un  ciudadano  español  que  vive  en  Cataluña  o  País  Vasco,  no  aceptes  esas  limosnas  que  te  dan,  pues  a  otros  se  las  han  sacado,  sin  duda.  Además,  por  cada  euro  que  te  dan,  ellos  se  llevan  ciento.  Y  te  los  dan  mientras  te  necesiten  para  la  berrea,  que  luego  esos  y  muchos  más  te  los  quitarán.  

3º)  No  eduques  a  tus  hijos  en  el  odio,  pues  así  solo  se  crían  delincuentes  o  fracasados.  Solo  los  necios  cierran  las  puertas.  

4º)  No  expliques  lo  evidente.  Simplemente  vota  y  actúa  conforme  a  la  ley.  Y  al  que  haya  que  enchironarlo,  sea  juez  o  político,  se  le  enchirona.  

5º)  Cumple la ley y no hagas leyes injustas, en tu propio  y exclusivo beneficio.  

Pues  esto  es  lo  que  hay,  señor  Presidente  del  Gobierno  de  España.  Dicho  sea  con  todo  respeto  y  cariño,  pero  también  con  la  exigencia  democrática  que  se  funda  en  las  promesas  a  sus  votantes  y  en  su  juramento  constitucional.  

Que  sea  feliz  y  le  vaya  bien,  pero  por  favor,  cumpla  con  su  deber,  como  todos  procuramos  hacer.  No  lo  deje  para  mañana.  

Francisco  Hervás  Maldonado  

Coronel  Médico  en  la  Reserva 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones