Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

LA “DAMNATIO MEMORIAE”, o LA “CONDENA DE LA MEMORIA” DE GOOGLE

  • Escrito por Redacción

Arkaitz-Goikoetxea

Articulo de opinión de nuestro colaborador Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado por accidente en acto de servicio.

LADAMNATIO MEMORIAE”, o LA “CONDENA DE LA MEMORIA”  DE  GOOGLE

Han pasado dos días, tanto esperar que llegase el 9N y ya ha pasado, sin más, pero no, no voy a hablar de esto, para eso ya hay columnistas, periodistas, políticos, con más conocimientos que yo sobre el tema, y seguro que más listos y que entienden mejor la desidia del Presidente y la traición del President.

No, hoy es tiempo de hablar, para que no pase al olvido, de algunas medidas que cuanto menos son hipócritas, por no llamarlas de otra forma, hoy voy a hablar de la decisión de Google de ir eliminando poco a poco de sus motores de búsqueda todo lo referente a ETA.

Al parecer un asesino, un etarra, un hijo de puta ha apelado a su “derecho al olvido”, me pregunto al olvido de ¿qué?, ¿de sus crímenes?, ¿de sus asesinatos?, ¿de él?.

El único “derecho al olvido” que necesitamos es el que nos da el saber que el asesino, que el terrorista está encerrado, pagando por sus crimenes y que no tenemos que preocuparnos nunca más de su obra, ni de su vida, ¿qué mejor derecho al olvido que el que da la tranquilidad de saber que el delincuente se encuentra cumpliendo su condena?.

Pero al parecer esto no vale, dicen ahora que existe el “derecho al olvido”, que se puede definir como el derecho que tiene el asesino en este caso, a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales, me pregunto ¿desde que día la información sobre los crímenes de ETA quedó obsoleta?, ¿quien decide cuando prescribe la información sobre los asesinos etarras?.

Me pregunto igualmente donde queda nuestro “derecho a la memoria y al recuerdo”, ni siquiera puedo imaginarme que alguien apele ahora, por ejemplo, “al derecho al olvido” de los crímenes perpetrados por los nazis, imagináis la reacción del mundo entero ante esa ignominia, os podéis imaginar por ejemplo la reacción de los americanos si alguien apela al “derecho al olvido” de los atentados de las Torres Gemelas, no, es simplemente inimaginable porque es simplemente una atrocidad, un nuevo ataque, una nueva vejación a las victimas. Y creéis que Google en esos dos casos en concreto, haría algo al respecto, seguro que no, porque con el estado israelí, el alemán o el americano, no se juega.

Por otra parte el conocer los crímenes que un asesino etarra ha cometido, ¿afecta a algún derecho fundamental de este individuo?, seguro que tampoco, simplemente porque el que apela, el que exige hoy sus derechos, intentó privar y privó del más elemental de los derechos, el derecho a la vida.

Pues bien, apelando a mi “derecho a la libertad de expresión” y a mi “derecho a la memoria y al recuerdo”, recordaré que el asesino que pide que no se vulneren sus derechos es, Arkaitz Goikoetxea, este tipo ha sido condenado a 742 años por el asesinato de Juan Manuel Piñuel, compañero y agente de la Guardia Civil, el 14 de mayo de 2008 en Legutiano. Pero además en su haber figura el intento de secuestro del concejal socialista Benjamín Atutxa, el intento de asesinato al juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, la colocación de un artefacto explosivo en la casa de un concejal del PP en Getxo, un atentado con 'cócteles molotov' perpetrado contra una patrulla de la Ertzaintza en Portugalete el 5 de agosto de 2001, atentado con coche bomba el 24 de agosto de 2007 contra la casa cuartel de Durango, o el atentado contra la casa cuartel de Calahorra cometido el 21 de marzo de 2007. Estos son los delitos cometidos por el angelito, ¿Es eso lo que quiere el asesino borrar?, pues precisamente es eso lo que el resto del mundo no deberíamos olvidar nunca.

Y es que anteponiendo nuestro derecho a la memoria y al recuerdo, al derecho al olvido que reclama un asesino y toda una banda terrorista y su entorno, se condena a las víctimas, a sus familias, a sus compañeros, se vuelve a vejar una vez más la memoria de las victimas, se les vueve a asesinar, se vuelve a atentar contra la sociedad entera, se pone en práctica aquello que en la antigua Roma se denominaba Damnatio memoriae, una verdadera 'condena a la memoria', que consistía en condenar el recuerdo de un enemigo del Estado tras su muerte, entonces el Senado Romano decretaba oficialmente la damnatio memoriae, y se procedía a eliminar todo cuanto recordara al condenado.

Hoy asistimos a la atrocidad mas manifiesta, a un nuevo mazazo a las victimas, dado nuevamente por los terroristas y por quien toma en cuenta sus frivolidades, y es que si alguien no pone remedio, lo que está haciendo ahora Google es aplicar la Damnatio memoriae, pero en este caso no a los enemigos del Estado, no a los terroristas, no a los asesinos, no a los condenados, como hacían en la antigua Roma, se estará aplicando esta “condena a la memoria” directamente a las víctimas de los propios asesinos, de los propios terroristas.

Por eso no podemos, ni debemos reisgnarnos a que nos quiten nuestra memoria, a que se olviden los crimenes y a los criminales, a que se vuelva a mancillar el recuerdo, la memoria, el honor de las victimas, yo personalmente no me resigno a que se borre ni la historia, ni los actos de los asesinos, no estoy dispuesto a olvidar, no estoy dispuesto a que ni Google, ni San Google, ni nadie aplique a mi memoria, a mis recuerdos la Damnatio memoriae; por eso hay que seguir apelando a nuestro "derecho a la memoria y al recuerdo", que también los tenemos, y aunque intenten o consigan borrar la historia macabra de ETA y de sus asesinos de las redes sociales, si no nos resignamos, si recordamos a las victimas, si escribimos sobre ellas, si las honramos, si damos a conocer a los asesinos y sus crimenes, no podrán borrar la memoria de las victimas, no podrán condenarnos a nosotros como pretenden a la Damnatio memoriae, tan sólo haciendo que quede constancia, con el recuerdo de quienes son los criminales y quienes fueron y son sus víctimas, tan solo haciendo que se conozca el sacrificio de los que lucharon contra la banda asesina ETA y la crueldad mostrada por esta hacia toda la sociedad, podremos derrotar nuevamente a ETA.

Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones