Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Siempre fiel a su deber

  • Escrito por Redacción

fiel a su deber

En estos días que corren (corrupción, despilfarro, deslealtad, avispero político, falta de acuerdo) a uno le viene a la mente ese gran artículo de la cartilla del Guardia Civil que reza "Siempre fiel a su deber, sereno en el peligro y desempeñando sus funciones con dignidad, prudencia y firmeza, el Guardia Civil, será más respetado que el que con amenazas sólo consigue malquistarse con todos".

Sin duda el Cuerpo de la Guardia Civil se ha caracterizado entre otras por ser siempre fiel a su deber, gobierne quien gobierne, garantizando la seguridad de todos los españoles, independientemente del lugar donde residan. También es digna de mención la prudencia y firmeza que relata el artículo. Prudencia porque es un Cuerpo que guarda como nadie la esencia de lo que es (Cuerpo de naturaleza militar) y ha sabido acercarse a los ciudadanos para saber qué es lo que requerían de él, pero también ha sabido apartarse de aquellos que han querido utilizarla para otros fines distintos para los que fue creado el Benemérito Instituto. Aquellos que pensando que pagando favores como a otros podrían comprar voluntades entre sus miembros. Nada más lejos de la realidad.

Los miembros de la Benemérita son profesionales incansables que se alejan de lo sucio y pestilente para dar una imagen de excelencia como pocas instituciones en todo el Estado. Se podría afirmar que ninguna. Ni los mejores grandes almacenes o grandes empresas de marketing podrían igualar la imagen de calidad y buena prestación de servicios que emana de esos uniformes verdes. Pero lo más resaltable de la Guardia Civil en estos días es la camaradería entre sus miembros, su corporativismo (no el mal entendido) y su visión de que cuantos más compañeros aporten mejor. Ese compañerismo de saber perdonar lo malo del otro componente de la pareja o de su Unidad. Esa buena sintonía de saber que el que camina a doce metros detrás de ti, lo está haciendo para cubrirte las espaldas y colaborar, no para zancadillerar tu camino. La política del codazo y del zancadilleo están prohibidas en la Guardia Civil, no por ley, ni por reglamentos ni ordenes específicas, sino en la mente y alma de cada miembro del honroso Cuerpo. Ese camino que sin duda debe conducir al éxito profesional, a la lucha conjunta contra el malhechor, y a alcanzar objetivos que te escriben en una papeleta de servicio u órdenes antes de salir de la Unidad a prestar servicio. El bien común de los ciudadanos. Lo del todos a una es lo que debería primar, valorando siempre y en primera instancia lo que une y no lo que separa. Es de directísima aplicación para instituciones, partidos políticos, etc. Y es que hay que aprender mucho de la Guardia Civil. Mucho, mucho. Lejos de personalismos e intereses particulares, lo público y el servicio a la ciudadanía es la prioridad para toda institución de bien.

Para retomar el aprendizaje del artículo de esa cartilla del Guardia Civil, cita las amenazas. No solo se siente amenazado un agente cuando lo amenazan firmemente de palabra, sino con miradas despectivas, con faltas claras de respeto, pero en todo caso, la respuesta suele ser la misma, congruencia, respeto, ley, y visión de servicio público. Un ejemplo que solo los inteligentes pueden aplicar. Lo demás queda para los malhechores, engreídos, faltos de respeto, y como no mandos o dirigentes del tres al cuarto.

Este año además se celebra el 25º aniversario de la incorporación de la mujer a la Guardia Civil. Pocas cosas tan buenas podían haberle sucedido al Cuerpo en estos tiempos. La incorporación de la mujer ha aportado dosis de creatividad, diversidad, compromiso, dedicación y complementariedad. Pero sobre todo normalidad democrática. Ojalá y podamos ver pronto a la primera mujer general de la Guardia Civil. Sin duda será un hito histórico a celebrar. Ellas sin duda también están inmersas en un cometido y una premisa. La del cumplimiento del deber.

Esta premisa del cumplimiento del deber del Guardia Civil limita su voluntad no de forma que sienta una obligación por una orden, sino como un referente ético de exacto cumplimiento de lo que debe hacer por los demás. Palabras que tiene más que aprendidas como sacrificio, sentido del deber, lealtad, disciplina, espíritu benemérito (benefactor, que hace bien a los demás. Considera las necesidades del prójimo por encima de las de uno mismo), y sobre todo, abnegación: sacrificio que alguien hace de su voluntad, de sus afectos o de sus intereses, generalmente por motivos profesionales o por altruismo. Esa visión general de beneficiar incansablemente al ciudadano en detrimento incluso de su bienestar o de su propia vida es lo que se puede denominar un servicio Premium a la ciudadanía. Lo demás es mirarse el ombligo, destacar por destacar o servirse a sí mismo. Cosa que desgraciadamente abunda en la clase política. Esa falta de visión general... de buscar ser herramienta de servicio... de ser generoso... de buscar buenos acuerdos... en definitiva, de apartar personalismos para aportar lo mejor de sí a un proyecto.

De forma definitiva se puede aseverar que si no existiese la Guardia Civil habría que inventarla. Aplíquense el cuento todos los políticos, incluido yo.

Alexis Marí Malonda es portavoz de UPyD en Valencia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones