Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

EL ANTIMILITARISMO DE LA PROGRESIA

  • Escrito por Redacción

TCOL-AREA-SACRISTAN

EL ANTIMILITARISMO DE LA PROGRESIA

Por Enrique Area Sacristán, Teniente Coronel de Infantería y Doctor por la Universidad de Salamanca

El antimilitarismo de la progresía es, como la mayor parte de las actitudes negativas, un implícito reconocimiento de la superioridad de aquello que se impugna. Nada ilustra mejor esta afirmación que el apresuramiento con que los antimilitaristas adoptan las formas y los modos más banalmente castrenses, en cuanto se ven en posición propicia para hacerlo.

A nosotros la literatura antimilitarista nos vino de fuera de las fronteras. Fueron en Alemania, Bilse; en Rusia, Tolstoy, en Suecia, Berta Sutner; en Francia, Descaves, Hermant, Lantoine, Zola, Rachilde, y otros que suministraron a la tesis antimilitaristas los más viles y los más falsos argumentos.

Entonces se empezó a conocer el tipo teratológico, patológico para entendernos, del militar antimilitarista. Los caminos abiertos a un adversario sagaz, para llegar hasta él son infinitos; el más fácil es, generalmente, lisonjear su vanidad. Hacerle imaginar que entre sus compañeros es el más inteligente porque es el que acierta a comprender las miserias de su profesión; sugerirle la idea de la superioridad intelectual que revela al sentirse incómodo y discrepante entre los suyos; excitar su imaginación hasta ponerle en trance de imaginar que produce argumentos nuevos, o, cuando menos, que aporta comprobaciones experimentales de los argumentos ya utilizados por otros.

De este modo, iniciado en los hasta entonces para ti inefables misterios, comienzas a murmurar de tus compañeros. Si, por ventura, sintieras turbada tu conciencia al hacerlo, no faltará quien te diga que censurar a un militar no es detraer a la milicia; a sabiendas, probablemente, de que, al decírselo, te engaña.

Pero si ha podido decirse que hablar mal de un médico es hablar mal de la Medicina, no hará falta mucha imaginación para añadir a las razones en que aquella busca apoyo, algunas más, y de mayor peso, que debieran inducir en todos los casos a la abstención de cualquier gratuito comentario peyorativo, o de la banal murmuración de este o de aquel soldado, en la generalización de empleos, sin aparente trascendencia.

Abstención, que no vale lo mismo que disimulo y tolerancia. Sino que como el militar tiene siempre abiertos los caminos para solicitar justicia, puede en todos los casos evitarse la incorrección de murmurar cumpliendo su deber de corregir por sí o de poner en conocimiento de quien pueda hacerlo, las inconveniencias de que tenga noticia.

Sin embargo, mientras que para defender la independencia y unidad de la Patria, el ser mismo de la Patria, es necesario un Ejército, es la peor de las torpezas cualquier intento de rebajar, o aún estimar en poco, las virtudes militares; como lo será, complacerse en las condecoraciones de la guerra y en el encarecimiento de sus dolores, dictadas siempre, no por un amor sincero a la paz, que jamás ha sido asegurada con un miedo a la guerra, sino por una malsana pasión de la que conviene guardarse.

Que al fin y al cabo, según Rivadeneira, en el Tratado de la religión y virtudes que debe tener el príncipe cristiano, “son los soldados los que amparan la Religión, los que dan brazo y fuerza a la justicia, los que mantienen la paz, reprimen al enemigo, castigan al facineroso y atrevido; debajo de su tutela y protección puede el labrador arar y sembrar su campo, y cultivar su viña y coger los frutos de la tierra y dormir sin sobresalto a la sombra de su higuera y de su vid, y el mercader navegar y proveer y enriquecer el reino, y la doncella guardar su castidad y la casada criar seguramente sus hijos, y el oficial trabajar, y el letrado estudiar, y el clérigo ocuparse quietamente en rezar, y el religioso en contemplar y alzar las manos al cielo, y el juez en hacer justicia y, finalmente, el Príncipe ser señor de sus estados.”

Enrique Area Sacristán

Teniente Coronel de Infantería

Doctor por la Universidad de Salamanca

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

 
0 #4 hispanis 30-09-2014 17:59
La progresia (tanto los "progres de siempre" como los "nuevos progres" abren las puertas, dan la bienvenida a todo el que entra, les ofrecen "cariño" (como alguien dijo en un discurso), etc, etc, y luego pasan cosas bastante desagradables, como que la Policia (bien pudiera ser otro cuerpo) reciba insultos de todo tipo (hasta "Hijos de **** ") y encima haya que pedirles por favor "calma, caballeros".

http://www.lasexta.com/programas/policias-en-accion/casos/clientes-marroquies-bar-abuchean-policias-registro_2014092500310.html

En fin, presente y futuro de España
Citar | Reportar al moderador
 
 
+1 #3 hispanis 27-09-2014 16:26
(tercera parte)
PD: perdón al autor del artículo, quizá me haya desviado del tema en mi comentario, pero como se hablaba de "PROGRESIA" .... ya no tengo claro dónde empieza y acaba la "PROGRESIA".

Un cordial saludo
Atentamente
Citar | Reportar al moderador
 
 
+1 #2 hispanis 27-09-2014 16:25
(2 parte)
Sr Fdez. de Mesa me decepciona Vd. con este discurso. Después de varios meses sin haberle oído en público (tras su declaraciones erróneas sobre lo courrido en Ceuta), ahora aparece Vd con este discurso que como ciudadano español y contribuyente español no copmparto. Y todavía comparto menos por provenir de quien debería dar otro discurso. ¿Imagina Vd. cómo habrán recibido en terceros países sus palabras?
Y puestos a prestar "cariño y afecto", por mi parte, en vez de mostrarlo a quienes entran ilegalmente, yo me permito enviar "cariño y afecto" a otra mucha gente, a muchos españoles, a los que trabajan día a día, a los españoles que les suben los impuestos día tras día (a pesar que alguien prometiera bajarlos), a los españoles que, por ejemplo, por ir unos kilometrillos de más en autovías, algún radar oculto bien camuflado le haya puesto una multa y que será perseguido con todo rigor hasta que pague el último céntimo.
Citar | Reportar al moderador
 
 
+1 #1 hispanis 27-09-2014 16:11
De acuerdo con su artículo .... pero hablando de PROGRESIA, están los "progres" de siempre, los que ya conocemos y los "nuevos progres", los que parecen querer ir más allá, sobre todo para que los progres de siempre no les digan cosas feas. Así, yo metería dentro de "nuevos progres" aquellos que dan por bueno que los que tienen que defender las fronteras, traten con "cariño y afecto" a los que entran ilegalmente, incluso de forma violenta, con piedras y palos, aquellos que aplauden que "quienes querían entrar en España de forma ilegal, sintieron desde el primer momento cómo se les atendía, se les daba ropa y comida", aquellos que parecen dar por hecho que en vez de un país serio y soberano capaz de defender sus fronteras, vaya más allá de sus aguas a rescatar ilegales.
¿Y quiénes podrían estar dentro de estos "nuevos progres"? Según este discurso

https://es.noticias.yahoo.com/fernandez-mesa-avala-exquisita-profesionalidad-guardia-civil-142231474.html
Citar | Reportar al moderador
 

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones