Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Para ellos

  • Escrito por Redacción

ALFONSO-USSIA-211109
Hoy, ni una rendija de broma. Para ellos, los guardias civiles. Para los tres últimos héroes, para todos los que visten el uniforme verde. Para sus familias, que también forman parte fundamental, cimiento humilde, de la grandeza de la Institución benemérita. 
 
No me voy a ocupar del desagradable individuo que dicen es alcalde de El Coronil. Sólo dos líneas para el tipejo. No para él. Se las dirijo a Susana Díaz, presidente de la Junta de Andalucía. Ignoro los mecanismos legales del funcionamiento interno del PSOE. Este desalmado ha vejado mediante la calumnia y la mentira a la Guardia Civil. Es miembro de la Ejecutiva del PSOE andaluz. ¿Lo va a mantener en su lugar? Me olvido del pobre hombre, primera víctima de sus odios.
 
"Quiero agradecer que, afortunadamente, entre nosotros tenemos gente como ellos". Lo ha dicho el deportista rescatado a cambio de tres vidas en las montañas de León. "Una parte de mi estaba ya dentro del helicóptero. Un brazo me agarraba uno de los agentes que falleció, y el otro, el guardia civil que me salvó la vida al tirar de mi hacia la ladera cuando se produjo el choque de las aspas. Después, puso su cuerpo encima del mío para protegerme". Señora Presidente de Andalucía. Envíele este testimonio a ese fantoche.
 
Sólo durante el pasado año, tres mil doscientas personas han sido rescatadas en las montañas españolas por la Guardia Civil. De ellas, dos mil doscientas resultaron ilesas, casi quinientas, con heridas de diferente gravedad, y se recuperaron un centenar de cuerpos sin vida. En las tareas de salvamento, de ayuda sin reservas, han perdido la vida catorce guardias civiles. Señora Presidenta de Andalucía. Una llamadita y recuérdele a su alcaldito preferido estos datos. Y al final, de mi parte, dígale que si él hubiera necesitado la ayuda de un guardia civil para salvar su vida, el guardia civil habría dado sin titubear la suya por rescatar a quien más cobarde y groseramente le ha calumniado. Sin esperar de él ni un apretón de manos en señal de gratitud. No sería la primera vez.
 
Más de un montañero de los entornos etarras ha lamentado la terrible experiencia de salvar su vida gracias a la entrega de la Guardia Civil. Es lógico, no puede resultar agradable ser rescatado por un compañero de los centenares de guardias civiles asesinados por el terrorismo etarra.
 
Señora Presidenta: Usted convive diariamente con quienes protegen su integridad. Quizá haya percibido que esta mañana, al cuadrarse los guardias civiles ante usted para ofrecerle el respeto del saludo, en la mirada de ellos se adivinaba la tristeza. Reconozcoa que se trata de una pesadumbre lógica. No sólo por la muerte de tres de sus compañeros en una heroica acción de servicio, sino por los insultos gratuítos y el documento falso colgado en las redes sociales por ese personajillo que no merece seguir formando parte de su partido. Llámelo y cuéntele lo de las miradas.
 
La Guardia Civil y la Policía Nacional soportan el enorme peso de la ingratitud y el desprecio de quienes siempre están dispuestos a proteger al delincuente y acusar a los defensores del orden, y de la paz, y de la convivencia en la calle, y de la protección de las vidas de los españoles, y de sus propiedades, bienes y demás derechos que los amigos del delito desean suprimir.
 
La Guardia Civiil, además de montañeros perdidos y en muchas ocasiones, osados irresponsables, salvan la vida todos los años a miles de inmigrantes a un paso de ser tragados por el mar. Alguno de esos guardias civiles ha adoptado a un niño superviviente qeu hoy es uno más de la familia. Esos guardias civiles inventados por un director de cine sesgado y tonto; esos guardias civiles que supuestamente fusilaban con su correaje de gala a unos pobres ciudadanos indefensos qeu después de ser fusilados recibieron su correspondiente salario de actores del montón; esos guardias civiles están dispuestos a morir todos los días por salvar la vida de quienes mas los desprecian. Y después de una vida dedicada, cuando no entregada a los demás, se jubila con una pensión -dígaselo, señora Presidenta-, infinitamente más modesta que la que percibe un tipo como el que ustedes tienen en El Coronil.
 
Hoy renuevo mi admiración profunda por la Guardia Civil, sus hombres y sus mujeres. Y espero olvidar para siempre a los desalmados que humillan y los desprecian. Mi respeto, gratitud y amor, para ellos, los de verde. Los vivos y los muertos.
 
Espero su reacción, señora Presidenta.
 
Alfonso Ussía
Diario La Razón.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones