hospimedica2

La Guardia Civil

alsasua knHH 620x349abc

«Es vergonzoso que en pública manifestación se encuentre, entre quienes apoyan a los agresores de mujeres y de guardia civiles, el fundador de Podemos»

Sigo leyendo noticias, declaraciones, testificaciones de las agresiones terroristas de Alsasua y me pregunto si hemos olvidado en España, el terrorismo de ETA, sus cómplices y por supuesto a las víctimas. Esta semana curiosamente una miniserie en televisión, reflejaba someramente el dolor y la violencia de los años de plomo en Vascongadas.

Pero debemos rememorar siempre los atentados en el resto de España, como los atroces ataques a la casa-cuartel de Vich y a la de Zaragoza con muertes de niños, los de Hipercor o la Plaza de la República Dominicana y tantos otros. Sólo en Madrid, hubo más de 300 víctimas mortales de ETA. La Guardia Civil ha sido el cuerpo que más muertes ha aportado a la dolorosa lista de víctimas de ETA. Estremece recordar aquel adagio militar en muchos cuarteles: La Guardia Civil muere pero no se rinde ¡cuánta razón! Uno es consciente de la grandeza de los hombres y mujeres del Benemérito Instituto, cuando se ha tenido gente cercana que se ha jugado la vida día tras día, o la ha perdido y han mantenido en lo más alto ese lema glorioso.

Ahora el terrorismo sigue golpeando a la democracia impunemente y de formas diversas. En Navarra lo hace a golpes y palizas. No podemos abandonar en estos momentos a quien tanto ha dado por nosotros, por los de ahora y por los de ayer. No podemos dar la espalda a la Guardia Civil. Es vergonzoso que en pública manifestación, se encuentre entre quienes apoyan a los agresores de mujeres y de guardia civiles, el fundador de Podemos. ¿Son conscientes sus votantes de esta repugnante posición política? ¿Dónde han estado las feministas de la izquierda española? ¿Y la Iglesia en Navarra y Vascongadas? ¿Dónde los comunicados y las condenas?

La Guardia Civil es una de las mejores policías del mundo y paradójicamente el cuerpo peor pagado de España. Su disciplina militar y su vocación de servicio, permiten que los ciudadanos recibamos un trato exquisito con educación y respeto cuando recurrimos a ella. Por ello, por su conducta a lo largo de su maravillosa historia, por el sacrificio de ellos y sus familias, la Guardia Civil sigue siendo la institución española más valorada por nuestros compatriotas, como demuestran en cada acto público, los aplausos y el cariño del pueblo, de la gente. Ojalá nuestros gobernantes, jueces y políticos amparen a la Guardia Civil en estos momentos duros de las actuaciones terroristas de Alsasua. Exigimos que estén a la altura, sólo eso.

A las familias de los guardias civiles y a los componentes del Benemérito Instituto, que sufrís la humillación y la violencia en los pueblos hostiles del norte de España, yo os digo: no estáis solos. La verdadera gente, el verdadero pueblo, está con vosotros, con vuestras preocupaciones y admirándoos como siempre, pues sois los máximos garantes de la unidad de España, de la libertad de los españoles y del orden constitucional. La confianza en vosotros no tiene límites.

¡Viva la Guardia Civil!

ABC


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar