Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Pablo Iglesias: Un idiota moral

  • Escrito por Redacción

img 4506

Pablo Iglesias, líder de "Podemos", es el mejor ejemplo y la consecuencia más evidente del estrepitoso fracaso que la educación española ha cosechado a lo largo de las últimas décadas.

Que alguien que ostenta el título de profesor universitario deje entrever sin sonrojarse que el terrorismo de ETA, "por tener causas políticas", pueda ser más entendible o más justificable es un claro ejemplo del estercolero ético y de la indigencia intelectual en la que habita buena parte de la izquierda española. Es como si el nazismo, el estalinismo o el islamismo, o tantos otros totalitarismos, por haberse levantado sobre unas determinadas construcciones filosóficas o políticas, fueran más comprensibles, más "respetables" o más aceptables. El argumento de Pablo Iglesias no solamente es moralmente falsario sino que, además, resulta incongruente desde todo el punto de vista. ¿Qué tiene que ver la política con asesinar a alguien con un tiro en la nuca?, ¿Cuál es la relación existente entre una determinada ideología y la colocación de un coche bomba con el que asesinar a decenas de personas? Solamente los terroristas y los psicópatas más despiadados creen que sus crímenes, por estar presuntamente avalados por unas siempre difusas proclamas políticas, son menos crímenes, menos indecentes, menos execrables o menos abominables.

Pablo Iglesias, acostumbrado al pesebre de los regímenes totalitarios venezolano o iraquí, no duda en argumentar como los miserables que le dan de comer. Transmitiendo sutil o mendazmente la idea de que siempre hay una causa "decente" detrás de las bandas terroristas que actúan contra los valores occidentales, se posiciona junto a tantos miserables como abundan en España especializados en aprovecharse de nuestro sistema de libertades, de nuestro estado del bienestar, de nuestras "leyes burguesas" y de nuestro irrenunciable derecho a la libertad de expresión, para tratar de promover una agenda oculta de iniciativas y objetivos que tiene más que ver con la revolución bolivariana que con la búsqueda del desarrollo, el progreso y el bienestar para todos los ciudadanos.

La izquierda sectaria, excluyente, barriobajera y populista que tan bien representa la figura más visible de "Podemos" no se cansa de exigir guillotinas para quienes se pasean por escenarios como el del Ritz. Y lo hace desde un territorio presuntamente impoluto (donde ha sido instalada por algunos de los medios de comunicación más rastreros que hay en Europa), en el que que el término diálogo se santifica como una panacea casi mística, en el que se identifica como "fascista" a todo aquel que se atreve a disentir de su pensamiento único presuntamente progresista y en el que las más inmensas necedades morales e intelectuales, a fuerza de repetirse incesantemente, acaban convirtiéndose en pretendidas verdades colectivas.

Pablo Iglesias es un fanático de estómago agradecido. Pero, sobre todo, es un ignorante fruto de una universidad domeñada por un pensamiento pretendidamente de izquierdas tan vacuo como demoledor, tan vacío como corrosivo. Porque hay que ser un auténtico idiota moral para comparar el terrorismo de ETA con una enfermedad como el cáncer ("Puedo hablar del cáncer, pero hablar del cáncer no implica que yo esté de acuerdo con el cáncer"). O, peor aún, hay que tener muy poca vergüenza intelectual para tratar de analizar cualquier tipo de actividad terrorista desligando ésta de sus perpetradores ("Teniendo claro mi rechazo y mi condena a actos que arrebataron la vida a cientos de personas, trataría de comprender las claves políticas fundamentales del terrorismo etarra"). Condenar los actos terroristas, pero no a sus actores (que, claro, lo son "por motivos políticos"), es algo que los nacionalistas vascos y la izquierda hace habitualmente con respecto a ETA. Solamente de este modo, los terroristas y los amigos de los terroristas, los que hacen el "trabajo sucio", pueden ser considerados como personas respetables a las que hay que atender y respetar en sus derechos. Pablo Iglesias y los suyos dicen condenar las muertes provocadas por el terrorismo, pero ignoran a los asesinos, y estos asesinos, cuando son detenidos y juzgados, y posteriormente excarcelados, encuentran en Pablo Iglesias y los suyos amparo, justificación y defensa.

Raúl González Zorrilla, es Director de La Tribuna del País Vasco

LA TRIBUNA DEL PAIS VASCO

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones