Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Pedro, Pablo y Albert

  • Escrito por Redacción

jose-maria-carrascal

Como si ya tuviera mando en plaza, Pedro Sánchez se queja de que Rajoy no le informó de que su gobierno presentase un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la creación de una Consejería de Exteriores por parte de la Generalitat, al entender que asume funciones que no le competen.

¡Pero don Pedro! Si usted está más enterado que nadie de lo que hacen y deshacen los partidos catalanes, a los que ha prestado cuatro senadores para que defiendan mejor sus proyectos independentistas en la Cámara Alta, algo que aún no nos ha explicado. ¿Qué nos dice, por ejemplo, de las tres leyes aprobadas por el parlament para iniciar la «desconexión» con España? Pues no parecen preocuparle demasiado. Aunque se comprende, a la vista de los obstáculos que le salen en su camino a La Moncloa.

De momento, la única España que existe es la de la Constitución de 1978

«La cosa va muy bien» nos dijo el primer día. Veinticuatro horas más tarde había recibido dos calabazas monumentales. Pablo Iglesias, animado tal vez por las encuestas que colocan a Podemos delante del PSOE, le plantea elegir entre Albert Rivera y él. Los dos en el mismo gobierno, descartado. También lo dice Rivera, con mejores modos, aparte de advertrle que sin el PP es imposible formar un gobierno capaz de llevar adelante las reformas que España necesita y mostraba su animadversión con Podemos. Añádanle que Iglesias ha vuelto a recordar que exige la vicepresidencia, más algunos ministerios claves, y nos preguntamos ¿con quién va Sánchez a formar gobierno si los partidos de peso se excluyen entre sí? ¿Con los liliputienses? ¿Con los nacional-separatistas? Ni siquiera añadiendo todos esos escaños desperdigados a los 90 del PSOE llegarían a los 123 del PP. Eso, supuesto que le votasen todos los diputados socialistas.

Volviendo a Cataluña, ¿hasta cuándo van a abusar de nuestra paciencia y del ordenamiento constitucional? Como queda dicho, el parlament ha aprobado tres leyes para la creación de una Justicia, de una Hacienda y de una Seguridad Social «catalanas», que violan claramente la Constitución española, de la que, por cierto, emanan sus competencias. Se comprenden las prisas de algunos de sus dirigentes por tener una justicia propia que les libre de los cargos ante los tribunales españoles por haberse llevado el dinero a espuertas, así como de crear una Hacienda que les permita continuar llevándoselo y una Seguridad Social con que amarrar a sus conciudadanos. No estamos ante un juramento del cargo saltándose las fórmulas habituales, sino ante hechos fehacientes que esconden propósitos contumaces. Pues, contra lo que dicen, tales leyes de «desconexión» no afectan sólo a Cataluña. Afectan también a España. Al menos a la España que (aún) legalmente es. Otra cosa sería la España «federal» de Sánchez o la España de «la gente» de Iglesias, que aún no nos han explicado en qué consisten exactamente. Pero, de momento, la única España que existe es la de la Constitución de 1978, que algunos intentan sustituir por el nacionalismo identitario y el marxismo-leninismo.

JOSÉ MARÍA CARRASCAL

ABC

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones