Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

«Todos somos de derechas»

  • Escrito por Redacción

todos-derecha--644x362

En España se proclama que se es de izquierdas, pero se confiesa que se es de derechas.  Artículo firmado por HERMANN TERTSCH en ABC.

«Todos somos de derechas», le hacía decir Mingote a uno de sus figurones en La Codorniz a finales del franquismo. Era medio en serio, medio en broma. Muchos eran de derechas, otros tenían que serlo y otros se cuidaban de aparentarlo. Hoy parece cierto todo lo contrario. Nadie quiere o reconoce ser de derechas. Ni siquiera la derecha.

España es el único país que no tiene lo que viene a ser una sana, razonable, lógica, amable, sensata y democrática derecha política. Orgullosa de serlo y de defender su ideario y su proyecto. Aquí no hay ya una opción política que se distinga por su defensa de la propiedad y la libertad, de la ley y el Estado de Derecho, la unidad y sus símbolos y las instituciones, el respeto a la tradición y el culto a la historia común, de la libertad religiosa, del derecho a la vida, los fundamentos judeocristianos, culturales y de civilización, libertad económica y guerra a la fiscalidad abusiva, fin del despilfarro y racionalización de la administración y territorialidad, defensa de la libertad de educación y de los derechos inalienables del individuo y un compromiso inequívoco en la defensa occidental. Que proclame, sin salvedades y sin pedir perdón, sin explicaciones alambicadas, que la libertad, la dignidad y la propiedad son pilares de su proyecto político que defiende con toda firmeza y entusiasmo.

En España, de momento, se proclama que se es de izquierdas, pero se confiesa que se es de derechas. Al menos de momento esa derecha no existe. El complejo del franquismo tiene paralizados a los políticos que se saben de derechas en la intimidad. Que creen en la libertad como fuente de felicidad, pero también de riqueza. Que creen en algo muy distinto a la redistribución para el igualitarismo. O que creen creer en otra cosa. Porque a los complejos tradicionales se une la debilidad de los conceptos y del criterio de una derecha que no crea necesario disculparse con cada ley o cada defensa de sus principios. Porque lo que hemos visto en estos pasados años ha sido la renuncia a las señas de identidad en aras de la comodidad y la adaptación a un paisaje general que consideran poco amable, de la permanente huida del conflicto con las fuerzas en principio adversarias.
Electoralismo

Cuando no es pensamiento débil, la falta de convicciones y de estructuras conceptuales y andamiaje argumental, es puro miedo. Pero es cierto que ni para pedir el voto se atreve ya el PP a presentarse como la derecha española, a postularse como la derecha. Y por tanto como legítimo representante de esos millones de españoles que siempre respondieron a las promesas de hacer política de derechas.

Con dos mayorías absolutas en poco más de una década. Los votantes están en la mayoría en el centro pero fueron programas de la derecha los que recibieron las dos mayorías absolutas en España. Con el resultado de que solo la izquierda, sin haberla tenido, ha impuesto todos sus postulados ideológicos en los últimos diez años. Y ahora se prepara para asaltar el sistema.

El PP ha jugado a ser el único representante de la derecha en la tierra española. Pero de una forma sobrentendida. Y creyendo poder mantener secuestrado ese voto mientras practica una política de asimilación a la izquierda. Los que se decían siempre de centro-derecha, son ya desde hace mucho tiempo solo «centristas». Su corrección política es tan exquisita que todos parecen haber haber interiorizado esa superioridad moral y cultural de la izquierda y repiten todos los tópicos y las frases hechas, el mantra y las cantinelas de la misma.

Nadie está dispuesto a librar la batalla de las ideas con la izquierda española, la más primitiva y falsaria probablemente de toda Europa, si exceptuamos a Grecia. No son capaces de rebatir ni denunciar ni desenmascarar como algunas de las causas más evidentes de los problemas de las sociedades occidentales en la actualidad.

El PP está hoy tan lleno de gente «centrista» que parecen estar allí solo porque en otros partidos les sería más difícil medrar. La vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos advierte en el PP que no hay sitio para quien no es partidario del aborto. Nadie de la dirección la desmiente. Sin duda, es un caso extremo, Villalobos. Como lo es su marido Arriola, quizás el principal adalid del relativismo total en el seno del PP y causa probablemente de su deriva hacia la nada ideológica.

Pero bajo una dirección políticamente neutra, de quienes pretenden ser más que nada gestores del poder durante el mayor tiempo posible. Cualquier definición ideológica es sospechosa. Y los propios miembros del PP utilizan esa arma arrojadiza de la izquierda de llamar facha a quien consideran a su derecha. No hay contenido ideológico, convicciones ni ideas que se puedan adivinar.

En cuanto han surgido unos rivales políticos como Ciudadanos y Vox se han visto los nervios por la ausencia de un discurso cuajado y homogéneo. Lanzar ahora un mensaje coherente desde el centro derecha que no pueda ser rebatido de inmediato con las experiencias de años pasados no será fácil. Ha sido demasiado el desprecio a los contenidos programáticos de su partido durante estos años como para ahora pedir una renovación de la confianza sobre las mismas bases.

¿Ha tenido España alguna vez la oportunidad de librarse de ese complejo del franquismo y de esa mentira antifranquista de la izquierda que la mantiene paralizada? Por esa mentira obscena, según la cual el heroico pueblo resistente español pasó 40 años en lucha permanente y aplastado brutalmente por cuatro generales y diez curas derechistas que además, eran los padres del actual PP.

Quizás pudo haberse iniciado esa liberación bajo José María Aznar. Quizás podía haberse comenzado la construcción de esa fuerza con vocación y temple liberal, con el acervo de la sabiduría conservadora, moderada pero firme, reformista y rigurosa, sensata y rotunda en su convicción de defender los mejores valores y principios de la mejor sociedad posible. Aunque visto el carácter del entonces nombrado por el dedo providencial de Aznar, haya motivos para dudarlo.

La posibilidad, en todo caso, estalló en mil pedazos con las bombas en la mañana del 11 de marzo de 2004. Entonces descarriló la posibilidad de una reforma hacia la modernización no traumática de España y de su derecha. Una derecha abierta y democrática y tan tolerante como firme en sus convicciones. Si la legislatura de Rajoy puede apuntarse como luz su éxito de parar el naufragio de la nave causado por Rodríguez Zapatero, su sombra han estado en ese fracaso político. Que no es solo no haber lanzado el proyecto de regeneración que se esperaba de él. Sino también el previsible fin del PP como partido integrante de todas las corrientes que pudieran hallarse entre la socialdemócrata y la derecha.

Mientras las mentiras continúen y no se pierda el miedo a la intimidación permanente con el franquismo, la derecha española se mantendrá en esa existencia clandestina hasta cuando gobierna.

ABC

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones