Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

PRINCIPIOS Y VALORES HECHOS INSTITUCIÓN

  • Escrito por Redacción

10-07-11 1155

La impronta que el Duque de Ahumada imprimió a la Guardia Civil en el momento de su fundación fue vital para forjar su perdurabilidad en el tiempo y son los valores que el propio Ahumada quiso para los hombres que iban a formar parte de esta Institución los que imprimieron su carácter y su esencia.

Es por esa impronta, por esos valores, que en la Guardia Civil se han hecho esenciales, que son su verdadera esencia, por lo que sigue siendo la Institución más querida y valorada por los españoles y la más admirada por otros cuerpos policiales. La Guardia Civil gracias a sus valores es atemporal, no sucumbe a las modas políticas de cada momento y se ha mostrado durante 172 años totalmente independiente del curso del tiempo, preservando su propia idiosincrasia y su verdadera forma de ser.

Hoy vivimos en una sociedad donde los valores escasean, donde todo da igual, donde en muchas ocasiones vemos como la propia sociedad, reflejo de una época de desaliento, de desencanto, de promesas incumplidas, de falta de un horizonte claro, se encoge simplemente de hombros, y en este escenario descubrimos a los iluminados, seres que carentes de valores y de principios creen que los valores que son esencia de la Guardia Civil están obsoletos, no se entiende que desde la política, donde ni los principios ni los valores son importantes y donde la mentira está institucionalizada, se quiera dar lecciones a la Guardia Civil o simplemente manifestar que los valores de los que carecen algunos de nuestros políticos, están o son obsoletos.

Intentar desacreditar a la Guardia Civil, desacreditando los valores por los que se la conoce, es ruin y demuestra que quien esto manifestó ignora lo más elemental, el hecho de que los valores son importantes por lo que significan y por lo que representan y nunca por lo que alguien opine de ellos.

Los valores son pensamientos, son conceptos, son ideas, pero sobre todo es comportamiento, una persona vale lo que valen sus valores, y cualquier institución vale lo que valen las personas que la integran, por eso los políticos no son siempre tan queridos.

Cuando llegamos a la Guardia Civil, una Institución que durante 172 años ha venido manteniendo unos principios y unos valores claros, asumidos y conocidos por todos, asume de forma implícita, acepta y pone en práctica esos valores, porque simplemente es lo que se espera de nosotros y lo que se espera de la Guardia Civil, esos valores son la razón de ser, el propósito para la que fue creada, son sus objetivos, es su pasado, su presente y es su proyección de futuro, unos valores que en la Guardia Civil se muestran en el trabajo diario de la mayoría de los hombres y mujeres que la integran. Esos valores por tanto, reflejan la propia personalidad, son la expresión del tono moral y social de todos y cada uno de los integrantes de la Guardia Civil, pero además esos valores son auténticos principios con los que se vive y se trabaja y son fuente de satisfacción y plenitud, para los propios guardias civiles como para la gran mayoría de los españoles.

Que alguien que dice ser guardia civil, que deja que se manipule mediáticamente esa condición, por un partido, en el que su líder asume como propia aquella frase de Groucho Marx, “Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros”, como viene demostrando a diario en sus intervenciones, pueda poner en duda, pretenda hacernos creer que los valores que encarna la Guardia Civil están obsoletos, que quiera pervertir la esencia misma de la Guardia Civil, sentado junto a delincuentes y terroristas, es cuanto menos lamentable.

Nunca están obsoletos valores como solidaridad, fidelidad, responsabilidad, justicia, austeridad, altruismo, confianza, generosidad, dignidad, diligencia, disponibilidad, eficacia, elegancia, entusiasmo, esfuerzo, carácter, éxito, firmeza, heroicidad, honradez, humanidad, identidad, ilusión, modestia, moral, obediencia, orden, paciencia, respeto, tolerancia, trabajo, valentía, verdad, voluntad o sacrificio.

La Guardia Civil desde su fundación viene encarnando todos esos valores, y durante 172 años los ha ido perfeccionando, haciendo de ellos una verdadera virtud, que no es otra cosa que la disposición permanente a comprometerse con la sociedad, esos valores son los que asumen los guardias civiles como propios y no solo en su vida profesional. Y son esos valores que muchos hemos asumid, son los que nos proporcionan una pauta para formular metas y propósitos profesionales o personales, los que reflejan nuestros intereses, sentimientos y convicciones más importantes, los que representan nuestros sueños y aspiraciones, pero sobre todo nuestros ideales.

Estos valores que para alguno hoy están obsoletos, son los que dan lugar a actitudes y conductas concretas, que llevan a los guardias civiles a mostrar esa cualidad y esa disposición conocida y apreciada de actuar en cualquier momento sin importarles el riesgo, de acuerdo con sus valores y sus principios.

Quien pone en duda estos valores, a quien le parecen obsoletos, puede que en realidad le molesten esas convicciones, esos sentimientos, esos propósitos, esos ideales, porque simplemente carezca de ellos, quizás el problema es que carezca de las dos facultades superiores del ser humano, la inteligencia y la voluntad, la inteligencia para comportarse de forma sensata y guiarse por la razón en lugar de por el capricho, no pudiendo por tanto entender lo que está bien de lo que no lo está, y de la voluntad para poder al menos, elegir y priorizar los valores más importantes por los que guiarse durante todas las etapas de su vida.

Poco se puede esperar de quien así piensa y poca confianza puede darnos y puede dar al ciudadano en general, si quien ha manifestado esto se dice guardia civil, poca confianza puede dar un guardia civil carente de principios y de valores.

Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones