hospimedica2

El Equipo Roca de la Guardia Civil de Santa Fe investiga a la propietaria de un puesto de compra de aceituna por falsificar contratos de rebusca de aceituna

fotonoticia 20180119110956 470 108 108 0 0

También ha sido investigado un agricultor de Alcalá la Real por facilitar los datos de los propietarios de las fincas que aparecían en los contratos falsos. Los contratos falsificados servían para introducir en el mercado aceituna de ilícita procedencia.

Granada, 13 de abril de 2018. La Guardia Civil ha investigado a una mujer de 68 años de edad, propietaria de un puesto de compra de aceituna del área metropolitana granadina, como presunta autora de un delito de falsedad documental por presuntamente falsificar contratos de rebusca para presuntamente introducir en el mercado aceituna de ilícita procedencia.

También ha sido investigado un agricultor de Alcalá Real (Jaén), un individuo de 66 años de edad, como presunto autor de un delito de revelación de secretos ya que supuestamente ha sido la persona que  facilitó los datos de los propietarios de los olivares que aparecían en los contratos falsificados.

La Guardia Civil en su lucha contra el robo y hurto de aceituna, durante la última campaña ha estado especialmente vigilante en el transporte y la entrega del fruto, y ha exigido tanto a los agricultores como a los compradores que quedara perfectamente justificado el origen y propiedad de la aceituna transportada.

Este control se ha intensificado en los puestos de compra de aceituna, ya que estos son los que habitualmente utilizan los delincuentes para vender la aceituna sustraída.

El Equipo Roca de la Guardia Civil de Santa Fe descubrió durante las inspecciones que han realizado en el área metropolitana granadina que en un puesto de compra había un número inusualmente alto de contratos de rebusca.

Al investigar estos contratos de rebusca, los agentes se pusieron en contacto con los propietarios de las fincas que aparecían en ellos y descubrieron que al menos cuatro contratos habían sido falsificados. Las pesquisas posteriores han servido para identificar a los presuntos responsables de estas falsificaciones: la propietaria de este puesto de compra de aceituna, que ha sido la que facilitaba los falsos contratos a sus clientes;  y un agricultor que ha sido el que ha conseguido los datos de los olivares que aparecían en las autorizaciones de rebusca y de sus propietarios.

La Guardia Civil sospecha que estos contratos falsos han servido a sus poseedores para justificar el transporte y la venta de aceituna robada.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar