hospimedica2

El SEPRONA de la Guardia Civil de Zaragoza investiga a tres personas como presuntas autoras de un vertido de residuos peligrosos

Imagen depósito de resíduos

Los hechos fueron puestos en conocimiento del SEPRONA por medio de una llamada de colaboración ciudadana. El vertido se había realizado entre los días 20 y 21 de febrero en las proximidades de las balsas de agua potable de la localidad de El Burgo de Ebro.

12 de marzo de 2018. El 22 de febrero, mediante llamada telefónica de colaboración ciudadana, el Equipo de Investigación del SEPRONA de la Guardia Civil de Zaragoza, tuvo conocimiento de un posible vertido ilegal en las proximidades de las balsas de agua potable de la localidad de El Burgo de Ebro (Z). El comunicante refería la presencia de gran cantidad de garrafas, envases y botes de productos químicos, parte de ellos llenos, así como de sacos que contenían placas de elementos electrónicos.

En la mañana de ese día los agentes del SEPRONA se personaron en el paraje Ferrer, del término municipal de la referida localidad, donde se entrevistaron con el comunicante, quién informó que habitualmente paseaba por esta zona con su perro y que hasta el día anterior no había observado la presencia de los residuos allí depositados, que al comprobarlos más detenidamente, había decidido comunicarlo a la Guardia Civil.

Esta persona acompañó a los agentes del SEPRONA hasta el lugar exacto donde se encontraban, pudiendo comprobar la existencia de una gran cantidad de residuos peligrosos, principalmente garrafas de plástico azules de 25 litros, y otras de 1 y 5 litros, así como envases de vidrio de 1 litro, que referidos recipientes eran de productos químicos, como ácido nítrico, ácido clorhídrico, bórax, cloruro amónico, metanol, cristalizador, etc., encontrándose algunos de ellos con líquido del producto en su interior. También se localizó gran cantidad de placas informáticas, cableado, procesadores y radiografías.

Durante la comprobación de los hechos se personó en el lugar el alcalde de la localidad, quien manifestó que el Ayuntamiento se haría cargo de la correcta gestión y retirada de los residuos, mediante una empresa autorizada para ello. Igualmente manifestó la intención de personarse para realizar la correspondiente denuncia.

De las informaciones e indicios recabados durante la investigación, la Guardia Civil logró determinar que los materiales allí depositados provenían de una entidad mercantil que cesó en su actividad en 2011, y que la misma se dedicada a la obtención de metales de las placas electrónicas mediante el uso de diferentes productos químicos.

Ante estos hechos los agentes del SEPRONA se desplazaron a Pinseque, por ser en esta localidad donde tenía su domicilio fiscal la citada empresa, comprobando que en la nave se encontraban tres personas realizando labores de limpieza del inmueble, por lo que procedieron a su identificación, así como a mantener una entrevista con la persona encargada de los trabajos, quien informó que eran trabajadores de una mercantil ubicada en el polígono “Empresarium” del barrio de La Cartuja y que los trabajos los venían realizando desde el día 20 de febrero, y que estos habían sido encargados por una empresa aseguradora. Igualmente comprobaron la presencia de dos camiones junto a la puerta de acceso a la nave en los que se estaban cargando los residuos que se estaban generando en la misma, lo que motivó la comprobación del contenido de los mismos, observando que en uno de ellos había varios sacos verdes conteniendo residuos peligrosos, procediendo a su descarga a fin de su correcto tratamiento por una empresa debidamente autorizada.

Tras diferentes gestiones realizadas, se pudo determinar que actualmente esta nave es propiedad de un grupo inmobiliario con razón social en Zaragoza, quien había encargado las labores de limpieza a una empresa aseguradora quien, a su vez, contrató los servicios de la mercantil de La Cartuja para que realizase la limpieza y retirada de los residuos de la nave.

Como resultado de la investigación de los hechos los agentes del SEPRONA concluyeron que el depósito de los residuos peligrosos se habían realizado entre los días 20 y 21 de febrero, señalando como supuestos responsables de los mismos a tres personas, dos hombres y una mujer, de entre 40 y 50 años, nacionalidad española y vecinos de Zaragoza, todos ellos relacionados con la empresa de servicios dedicada a la atención de siniestros y limpiezas de inmuebles, procediéndose a su investigación, no detención, el pasado día 8 de marzo, como presuntos autores de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente.

Las diligencias policiales instruidas fueron remitidas al Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Zaragoza y Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

Igualmente se ha dado cuenta al Servicio Provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Confederación Hidrográfica del Ebro y Ayuntamiento de El Burgo de Ebro, por supuestas infracciones administrativas pudieran corresponder.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar