Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

La Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Barcelona desarticula una organización criminal, asentada en L’Hospitalet, que utilizaba jubilados, pensionistas y desempleados para introducir cocaína

  • Escrito por Redacción

Foto 2

La Guardia Civil, en el marco de la Operación ‘Ventalle’, ha desmantelado una organización criminal dedicada al tráfico internacional de cocaína entre España, República Dominicana y Argentina.

De hecho, aunque los líderes eran de origen dominicano, estaban asentados en la ciudad de L’Hospitalet; en concreto, en una peluquería llamada ‘De Niña’, donde escondían un laboratorio clandestino para manipular y adulterar la cocaína.

La operación se ha saldado con 15 detenciones (y seis investigados más, que no detenidos) que desarticulan la organización criminal, que tenía como objetivo la introducción y distribución de la droga en grandes ciudades catalanas como Cornellà, L’Hospitalet, Barcelona, Sabadell, Terrassa y Vilafranca del Penedés.

Todo comienza a partir de dos detenciones por presunto delito de tráfico de drogas, en Cornellà, de dos personas de 72 y 82 años, respectivamente. Se demostró, entonces, que ambas personas jubiladas y con escasos recursos económicos, fueron meros intermediarios en la recogida del paquete postal. Sus roles en la organización eran, de hecho, facilitar sus datos y encargarse de la recogida para la entrega posterior del paquete al verdadero dueño y responsable del envío. En este sentido, según Guardia Civil, se concluyó que ninguno de los dos tenía capacidad económica ni infraestructura necesaria para la organización y que, por tanto, se dedicaban “al menudeo de drogas” para obtener un dinero extra y llegar a final de mes.

La Guardia Civil de la Comandancia de Barcelona, ubicada en Sant Andreu de la Barca, consiguió llegar hasta el líder de la banda, apodado ‘El Maestro’ y su equipo que tenía como base de operaciones la mencionada peluquería, donde se incautaron 1.177 gramos de cocaína, un litro de cocaína líquida, 697 gramos de productos precursores y efectos para la manipulación de la droga.

El ‘modus operando’ era complejo y bien pensado pese a trabajar en tres países distintos. En Argentina, se preparaba el envío de paquetes postales inferiores a dos kilos (por lo tanto, tratado en correos como carta), utilizando identidades reales y dirigidos a una dirección donde no residía el destinatario. Ya en España, el ciudadano argentino avisaba por teléfono de la llegada y se activaba una especie de protocolo dividido en tres fases para una mayor seguridad: vigilancia de la dirección donde iba el paquete; vigilancia de los movimientos del trabajador de correos que ellos ya conocían; y vigilancia de la oficina de correos donde se produciría la recogida y que podría prolongarse durante varias horas para detectar la posible presencia de policías en el lugar.

Cuando se consideraba que era el momento de recoger, es cuando entraban en acción las personas de avanzada edad, jubiladas o pensionistas, con escasos recursos económicos, así como también desempleados. En esta estructura, además, colaboraban dos abogados contratados por la organización criminal para recopilar información sobre las investigaciones policiales y eludir ser descubiertos.

Con la única finalidad del enriquecimiento ilícito a través del narcotráfico, la organización utilizaba también a otras personas para que constaran en el envío de giros de pequeñas cantidades a través de gestoras de transferencias de dinero. Unas 30 personas que habrían facilitado sus nombres para estas transferencias (de las que cobraban entre 20 y 50 euros por envío) han sido identificadas. En total, se calcula que habrían enviado un total de 50.000 euros.

La operación efectuada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Barcelona ya ha pasado a disposición judicial del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 3 de Cornellà.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones