Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

Una década de constancia e investigación de la UCO en el caso Yéremi

  • Escrito por Redacción

yeremi-vargas

Diez años de investigación en la desaparición de Yeremi Vargas ha llevado a la Guardia Civil a abrir decenas de nuevas lineas de trabajo, procesos judiciales y detenciones  de pederastas, agresores sexuales, pedófilos y todo tipo de depredadores que operaban en las Islas Canarias.

Asi lo confirma EL CONFIDENCIAL, y es que la Unidad Central Operatiba (UCO), lleva cerca de 10 años investigando sin descanso el caso de la desaparición del niño Yéremi Vargas en Canarias y esas investigaciones han ido dando su fruto.

Hasta ahora todas las pesquisas para averiguar quién se llevó al pequeño y dónde está, por el momento, habían resultado infructíferas, hoy los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) están a la espera de poder encontrar pruebas definitivas contra el último sospechoso al que interrogaron la pasada semana.

Sin embargo, ese esfuerzo, que ha hecho que los investigadores no hayan cejado en su empeño en todo este tiempo y la incansable labor de estos agentes, han dado lugar a que se hayan abierto decenas de nuevas líneas de trabajo que los funcionarios han sacado adelante en paralelo a las diligencias centrales. 

Hace casi diez años que comenzaron las pesquisas por la desaparición de Yéremi, desee entonces los miembros de la UCO han rastreado bases de datos policiales, judiciales y de todo tipo con el fin de detectar perfiles de agresores que pudieran coincidir con el que realmente se llevó al niño Yéremi, que apenas contaba siete años cuando alguien decidió secuestrarle en 2007, y ha sido esta tarea de rastreo, lo que ha hecho llevar a los investigadores a detectar a un gran número de pederastas, agresores sexuales, pedófilos y todo tipo de depredadores que operaban en las Islas Canarias. 

En muchos de esos casos, los miembros de la UCO lograron imputar e incluso detener a estos delincuentes. En otros casos, se abrieron nuevas diligencias judiciales, incluso en algunos de ellos, se iniciaron nuevas líneas de investigación que aún continúan abiertas.

Gracias a la búsqueda incansable de los miembros de la UCO de Policía Judicial de la Guardia Civil de agresores que actuaban o habían actuado de forma similar a la del que se encontraría detrás de la desaparición de Yéremi, ha llegado a dar resultados positivos y al menos un poco de consuelo para no pocas familias que no lo encontraban hasta ese momento.

Con la apertura de esas nuevas líneas de investigación, no se ha perjudicado ni se ha ralentizado, como se acaba de demostrar, la resolución del caso Yéremi, no solo no es así sino que además de descubrir y detener nuevos agresores, la constancia y la laboriosidad aplicada por la Guardia Civil en este asunto ha podido servir también para detectar al que pudo acabar con la vida de Yéremi hace casi 10 años.

Un ejemplo de estas líneas de investigación han dado lugar a que hace poco más de un año, los agentes hayan podido encontrar pruebas suficientes para que la justicia ordenara el ingreso en prisión preventiva de Antonio O. B., un chatarrero de 56 años que vivió hasta 2005 en la zona donde desapareció el niño. Se da la circunstancia de que mudó dos años antes de que Yéremi fuera visto por última vez, pero él mismo reconoció a distintos medios de comunicación que volvía de vez en cuando a su antigua residencia.

Las investigaciones de la UCO en el marco del caso Yéremi señalan a Antonio O. B. como el presunto agresor de otro niño en 2012. El caso llevaba tres años paralizado, pero los rastreos de la Guardia Civil lo reactivaron y provocaron el ingreso en prisión de este hombre a principios de 2015.

Tras comentar con otros reclusos que él conocía datos del caso Yéremi, según informó Efe, fue entonces cuando la Guardia Civil comenzó a atar cabos y encontró aún más similitudes entre el caso por el que Antonio O. B. estaba en prisión y el que llevaban nueve años investigando. 

A pesar de la alegría inicial, los agentes aún no se encuentran satisfechos, ya que por el momento únicamente hay indicios contra este hombre, en ningún caso pruebas de cargo que permitan inculparle, aunque son indicios suficientes para imputarlo e investigarlo, ahora los agente tienen que iniciar una nueva carrera para lograr esas pruebas, para lo cual la Guardia Civil solicitará en los próximos días la práctica de nuevas diligencias a la autoridad judicial con el fin de agotar todas las vías y esclarecer de una vez por todas este asunto.

Una de esas pruebas a la que ahora se enfrentan los miembros de la UCO, es la de encontrar el cuerpo de Yéremi, ya que es una de esas pruebas necesarias para conocer lo que ocurrió hace nueve años.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones