Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

CARTA A LOS REYES MAGOS

  • Escrito por Redacción

hervas

Queridos  Reyes  Magos,  mi  carta  no  es  para  pediros  gran  cosa,  pues  llega  bastante  tarde,  cuando  ya  habéis  llegado  e  incluso  cuando  os  habéis  ido.  

No  obstante,  quiero  deciros  algunas  cosillas,  aunque  no  las  veáis  hasta  llegar  al  Oriente.  En  fin,  si  es  que  llegáis,  porque…  ¡buena  tenéis  la  casa  por  allí!  Puede  que  ya  no  os  quede  ni  palacio,  ojalá  y  que  el  llamado  estado  Islámico  no  haya  puesto  a  vuestros  nietos  a  degollar  infieles,  a  fabricar  bombas  y  a  matar  cristianos  por  entretenerse.  Mucho  me  temo  que  con  esto  no  tengan  bastante  y  que  se  matarán  entre  ellos:  suníes  contra  chiíes  y  viceversa.  En  definitiva,  que  se  está  formando  un  follón  gordo.  Arabia  Saudí,  apoyada  por  los  Estados  Unidos,  contra  Irán,  apoyada  por  Rusia.  Y  China  y  Europa,  desorientadas,  porque  no  se  deciden  por  uno  u  otro  bando;  pero  se  decidirán,  sin  duda  se  decidirán.  Así  es  que…  ¡que  no  os  pase  ná!  A  ver  si  tenemos  la  suerte  de  vernos  el  año  que  viene.  

  Y  eso  que  se  han  inventado  muchos  Reyes  Magos  apócrifos.  Cosas  de  los  ignorantes  políticos  que  dicen  gobernarnos  (¿o  debiéramos  decir  tocarnos  el  bolsillo?).  Tenemos  Reinas  Magas  con  nombres  exóticos  o  vulgares,  según  quien  viene  y  tañe,  como  la  guitarra  del  mesón  de  Antonio  Machado.  Eso  sí,  los  tañedores  no  han  sido  nunca  ni  serán  poetas.  Traduzco:  siempre  serán  vulgares  y  horteras.  Y  eso  es  lo  que  más  les  duele,  su  profundísima  incultura,  su  incapacidad  para  percibir  y  transmitir  la  belleza,  su  fealdad  y  horripilancia  de  espíritu  e  incluso  de  hechos.  Es  la  hora  de  los  mediocres  e  incapaces.  

  Pero  yo,  en  realidad,  quería  pediros  algunas  cosillas.  En  primer  lugar,  que  se  acabe  la  mangancia  de  nuestros  políticos.  De  todos,  pues  todos  roban  en  mayor  o  menor  grado,  dado  que  un  ladrón  es  quien  sustrae  el  dinero  ajeno  sin  permiso  y  sin  una  compensación  ante  tal  acto.  Un  ladrón  es  quien  dice  que  hace,  pero  ni  hace  ni  deja  hacer  nada  a  los  demás,  salvo  parientes,  allegados  ideológicos  y  restantes  correligionarios  en  este  mundo  del  “afane-­exprés”,  disfrazado  de  política.  Unos  inventan  acciones  de  promoción  económica,  otros  dicen  que  justicia  social  y  pretenden  crear  grandes  pesebres  para  sus  votantes,  como  ya  se  hiciera  con  los  ERE  y  demás.  El  pesebre  no  conlleva  prestación  aneja,  es  decir,  yo  te  doy  dinero  y  tu  no  haces  nada  y  me  votas.  Es  el  gran  invento  podemita,  más  viejo  que  los  orines.  Sí,  demasiada  mangancia.  

  Os  pido  que  hagáis  un  trato  con  algún  extraterrestre  bueno  (digo  yo  que  alguno  habrá)  y  que  venga  y  nos  gobierne.  Así,  mediante  sus  poderes,  que  las  armas  se  vuelvan  fláccidas  e  inoperantes,  las  bombas  se  licúen  y  se  conviertan  en  anís  del  Mono,  los  venenos  se  vuelvan  chuches  y  los  cuchillos  y  navajas,  flautas  de  cálamo.  Que  las  estacas  sean  gaitas  gallegas  y  los  fuegos,  fuentes  de  leche  y  miel.  Así  se  podría  vivir  mejor  que  ahora,  pues  el  mayor  ataque  sería  un  beso  y  el  mayor  desprecio  una  bella  melodía.  Por  favor,  a  ver  si  vienen  de  una  vez  esos  queridos  extraterrestres,  que  los  necesitamos  con  urgencia.  

  También  os  pido  comida  para  todos,  agua  limpia  y  sana,  clima  sensato  y  un  gran  respeto  y  amor  por  los  animales  y  plantas,  nuestros  compañeros  en  esta  vida  tan  maravillosa  que  nos  estamos  empeñando  en  destrozar.  

  Y  por  supuesto,  que  dejemos  de  ser  unos  puñeteros  egoístas  y  tratemos  a  los  demás  como  nos  gustaría  ser  tratados,  siempre  que  se  esté  bien  de  la  cabeza.  A  los  locos  y  psicópatas,  muchos  puzles,  sudokus,  apalabrados  y  crucigramas,  para  que  estén  entretenidos  y  no  molesten  a  los  demás.  

  Pero  sobre  todo,  quiero  pediros  que  ayudéis  a  unos  seres  muy  especiales.  Llevan  un  gorro  raro  que  se  llama  tricornio.  Bueno,  ahora  ya  casi  no  lo  llevan;  por  aquello  de  la  “modernidad”  suelen  ponerse  una  gorrilla.  Son  mujeres  y  hombres  maravillosos.  Cuando  tengo  un  problema,  allí  están  los  primeros  para  ayudarme.  Si  se  me  rompe  el  coche,  enseguida  aparecen  y  llaman  a  una  grúa  o  si  pueden,  hasta  me  ayudan  a  cambiar  la  rueda  si  es  un  pinchazo.  Si  hay  un  fuego,  vienen  al  pronto  a  rescatarme,  o  si  me  pierdo  en  la  montaña  o  en  el  mar  acuden  con  presteza.  Pero  si  hago  el  gamberro  con  el  coche,  me  llaman  al  orden,  para  impedir  que  dañe  a  mis  semejantes  por  la  carretera.  En  ocasiones,  cuando  me  raptan,  me  rescatan  y  cuando  me  atacan,  me  defienden.  Son  unos  fenómenos.  Mirad,  y  no  me  cobran  por  hacerlo,  ni  se  dan  pisto,  ni  me  exigen  que  les  vote,  ni  les  importa  un  bledo  mi  ideología.  Para  ellos  yo  quiero  pediros  cuatro  cosas  muy  especiales.  La  primera  es  que  no  les  falte  jamás  el  amor  a  sus  semejantes,  como  el  amor  en  sus  familias.  La  segunda  es  que  jamás  les  falte  la  alegría,  porque  las  personas  tristes  y  amargas  tienen  siempre  un  mal  fin.  La  tercera  es  que  tengan  una  salud  de  hierro,  pues  la  persona  sana  solo  transmite  ilusión  en  derredor.  Y  finalmente,  que  dejen  de  robarles  nuestros  queridos  políticos,  que  ya  se  pasan  un  pelín.  Un  sueldo  digno  es  la  base  de  un  sentimiento  de  gratitud  y  generosidad  para  con  la  sociedad.  

  Y  aquí  se  acaba  mi  carta,  una  carta  que  en  realidad  es  para  todos  los  días  y  no  solo  para  un  día,  una  carta  que  quiere  arropar  a  ese  pequeño  niño  nacido  en  Belén  y  que  solo  desea  el  bien  para  todos  nosotros,  ese  Niño  Dios,  acampado  entre  nosotros  para  hacer  el  bien,  que  tanta  falta  nos  hace.  

  En  resumen:  paz,  amor,  alegría,  salud  y  generosidad  en  este  año  nuevo,  al  que  la  rima  le  mejora  por  no  tener  cinco,  y  siempre.  

Francisco  Hervás  Maldonado, Coronel  Médico  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones