Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

a Policía Nacional libera gracias a la colaboración ciudadana a una menor que era obligada a ejercer la prostitución.

  • Escrito por Redacción

policia

Agentes de la Policía Nacional, en el marco del Plan Policial contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual y gracias a la colaboración ciudadana, han liberado a una menor que era obligada a ejercer la prostitución.

La víctima, durante un viaje en autobús entre Madrid y Pontevedra, relató a un ciudadano que, tras aceptar una oferta para venir a trabajar como modelo a España, había sido engañada cuando llegó a Madrid y obligada a trabajar en un club de alterne de la capital. La menor de edad se encontraba retenida por dos proxenetas en un piso cuando ha sido liberada por los agentes. Han sido detenidas tres personas de una red dedicada a traer jóvenes desde Sierra Leona a nuestro país para explotarlas sexualmente.

La investigación comenzó cuando un ciudadano se presentó en la comisaría de Policía de Marín (Pontevedra) para denunciar unos hechos que le había contado una joven unos días antes, durante un viaje en autobús desde Madrid hasta Pontevedra y que podrían ser constitutivos de delito. La joven le dijo que era de Sierra Leona y que había venido a España dos o tres meses atrás para estudiar y trabajar como modelo. Sin embargo, cuando llegó a Madrid fue recogida por una pareja que le retiró todas sus pertenencias y la encerró en un piso en contra de su voluntad, con la finalidad de explotarla en el ejercicio de la prostitución en un club de alterne de la capital.

La joven tenía que saldar una deuda de 60.000 euros

La menor, de 17 años de edad, también le había dicho que por negarse a trabajar en el club la habían trasladado a Vigo para prostituirla y así devolver la supuesta deuda contraída con la organización en concepto de viaje y estancia, que ascendía a unos 60.000 euros. Además, la joven, después del viaje en autobús, se había puesto en contacto con el denunciante a través de mensajería instantánea en la que le explicaba que cuando llegó a la ciudad gallega la esperaba una mujer, que la había trasladado a un piso y la tenía encerrada en una habitación. Aunque no sabía la dirección exacta donde se encontraba, sí le aportó varias referencias de lo que podía ver desde la ventana del inmueble.

Inmediatamente los agentes comenzaron a hacer gestiones para comprobar la veracidad de los hechos denunciados y, a través de las cámaras de seguridad instaladas en la estación de autobuses, observaron como en la fecha y hora indicadas en la denuncia, una joven de origen subsahariano era recibida por otra mujer y juntas abandonaban la estación. La investigación continuó hasta que los agentes pudieron localizar el piso en el que, al parecer, se encontraba la víctima. Los policías entraron en el domicilio donde encontraron a la joven encerrada y procedieron a su liberación y a la detención de las dos personas, un hombre y una mujer, que la retenían. La joven, tras recibir las primeras medidas de asistencia y protección, fue acogida por una organización integrada en la Red Nacional de Asistencia a víctimas de trata de seres humanos y relató cómo fue engañada para venir a España.

En los controles fronterizos la joven debía fingir ser mayor de edad

Continuando con las pesquisas, los investigadores averiguaron que se trataba de una organización perfectamente estructurada, que contaba con captadores en los países de origen que localizaban víctimas entre los estratos más pobres de la población. Otros actuaban como intermediarios y se encargaban de trasladar a las víctimas hasta los países de destino y de aleccionarlas sobre cómo tratar con la Policía en los controles fronterizos. Concretamente en este caso, explicaron a la joven que si era requerida por la Policía, debía decir que tenía 18 años para que la dejaran entrar en España. Dentro de esta red también se encontraban los explotadores, que recibían a las víctimas y se encargaban de obligarlas a ejercer la prostitución en clubes de alterne o en la vía pública. Estos últimos se convertían en verdaderos propietarios de las jóvenes, siendo los encargados de costear sus traslados, documentación y alojamiento y, también, los que cobrarían las deudas adquiridas por ellas, mediante su explotación sexual.

Finalmente las gestiones practicadas por los agentes permitieron localizar y detener a uno de los principales responsables de esta organización, dueño de un club de alterne en Madrid.

En la operación han intervenido funcionarios de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, de las UCRIF de la Jefatura Superior de Policía de Madrid y Vigo y de la Comisaría de Marín (Pontevedra).

Con la trata no hay trato

Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, puesto en marcha en 2013, y que dio lugar a la creación de una nueva unidad de referencia en esta materia: la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, adscrita a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional. Con la puesta en marcha de este plan, la Policía Nacional activó la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos.

Dentro de la II Fase de este plan, que comenzó en enero de este año, la Policía Nacional ha puesto en marcha la mayor campaña de concienciación en redes sociales y medios de comunicación contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Con el claim "Con la trata, no hay trato. Denúncialo", la Dirección General de la Policía está promoviendo la inclusión de vídeos y carteles en prensa escrita, radio y televisión que favorezcan la concienciación e implicación social de todos los ciudadanos, y especialmente de los clientes potenciales de estos servicios, contra los delitos cometidos por las redes que trafican con personas para su prostitución.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones