Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

Primera condena a un alcalde (BILDU) por negarse a colocar la bandera española

  • Escrito por Redacción

urquijo-llodio--575x323

Imponen al primer edil de Llodio, Natxo Urkixo, una multa de 1.500 euros al mes mientras no ondee la enseña, después de un recurso del delegado del Gobierno

El alcalde de Llodio, Natxo Urkixo, se ha convertido en el primer regidor vasco condenado por negarse a colocar la bandera española en el Ayuntamiento. El representante de EH Bildu, que desde mayo afronta su segunda legislatura al frente de la Corporación de la localidad alavesa, deberá hacer frente de su propio bolsillo a una multa de 1.500 euros al ser considerado culpable de incumplimiento de una sentencia judicial de febrero de 2014 que obligaba a que la enseña nacional ondeara en un lugar destacado de la Casa Consistorial.

Urkixo deberá abonar cantidades similares cada mes «hasta que se constate la total ejecución» del fallo dictado la semana pasada por el titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Vitoria, Daniel Sancho Jaraiz. En caso de persistir en el incumplimiento durante tres meses, la Fiscalía del Estado reclamaría la inhabilitación del alcalde, según explicó el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, vecino también de ese municipio.

El contencioso se remonta a octubre de 2007 y a un acuerdo adoptado por el pleno municipal, que tenía como alcalde a Jon Karla Menoyo, del PNV. Entonces se rechazó una moción del propio Urquijo -que ese año era concejal por el PP- sobre el cumplimiento de la ley que regula el uso de las banderas en las instituciones públicas. La Abogacía del Estado recurrió esa decisión y los tribunales le dieron la razón, sin que el Ayuntamiento colocara aún la enseña de forma permanente en el exterior del inmueble.

El siguiente auto del juzgado que requería el cumplimiento de la resolución judicial se produjo en febrero de 2014, ya con el bastón de mando municipal en manos de Urkixo. El alcalde de EH Bildu, que contaba con un mes para su cumplimiento, optó por situar el distintivo rojigualda con un tamaño reducido y en una zona que fue considerada marginal por la Delegación del Gobierno.

Igual tamaño que la ikurriña

Esta actuación del primer edil de Llodio derivó en una nueva denuncia judicial y en un auto de septiembre del pasado año que exigía que la bandera española se colocara en el centro de la balconada del edificio consistorial y con las mismas dimensiones que la ikurriña. Además, el juez apercibía al alcalde «de la posible imposición de multas coercitivas», así como de «la posible comisión de un delito de desobediencia a la autoridad judicial».

El Ayuntamiento volvió a recurrir a los tribunales, aunque su petición fue rechazada de nuevo. El pasado abril la Abogacía del Estado reiteró su denuncia y llamó la atención sobre la falta de cumplimiento de las distintas resoluciones judiciales. El escrito iba acompañado de varios informes de la Guardia Civil. La última sentencia se registró la pasada semana contra Natxo Urkixo y le impone el pago de 1.500 euros al mes a contar desde este mismo mes de septiembre.

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, entiende que esta sentencia refrenda su campaña «contra la falta de respeto» a la bandera española y supone un nuevo paso para acabar «con este problema que llevamos arrastrando durante tantos años». En su opinión, se trata de «una ofensa para los que tenemos el sentimiento de querer que se respeten los símbolos porque además de vascos somos españoles».

Según explicó a EL CORREO, esta situación sólo «se acabará con la primera inhabilitación» de un cargo público. «Lo que hacen es reírse de la Justicia y reírse de España. Juegan al gato y al ratón. Pero no les va a salir gratis, porque los 1.500 euros los va a tener que pagar el alcalde de su bolsillo y no la Corporación».

EL CORREO.com

http://www.elcorreo.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones