Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

Un asesor de Ciudadanos a un guardia civil: 'Eres muy chulito con uniforme'

  • Escrito por Redacción

grau

Polémica tras polémica de un Ciudadano reincidente, nada ejemplar. Ramón Grau, subdelegado territorial de Ciudadanos en Castellón y asesor de la Diputación, acumula ya tres sentencias firmes, dos de ellas con pena de prisión, por conducir en estado de embriaguez y atentar contra el orden público al enfrentarse a agentes de la Guardia Civil.

La última de las sentencias es del día 3 de julio de 2015 y, en ella, el titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Vinaròs le impone una pena de 8 meses de multa a razón de 6 euros diarios, con una responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas, y la privación del derecho a conducir cualquier vehículo a motor durante dos años, además de dos meses de prisión. Sólo dos meses antes a Grau le impusieron otra condena por una falta contra el orden público por decirle al guardia civil que le dio el alto: «Que gilipollas eres guapete. Eres muy chulito con uniforme». Tal cual.

EL MUNDO ha tenido acceso a las tres sentencias que condenan al asesor de Ciudadanos por conducir bajo los efectos del alcohol. Dos de ellas se dictaron por conformidad, es decir reconoció los hechos, y logró una rebaja de la pena. La primera es del año 2012, fecha en la que Grau aún no militaba en el partido de Albert Rivera, y un juzgado abrió diligencias por la presunta comisión de un delito contra la seguridad vial y otro de lesiones. El juzgado de lo Penal 1 de Vinaròs consideró entonces que el dirigente conducía un vehículo Ford de su propiedad por una avenida de Benicarló cuando colisionó con otro coche que a su vez colisionó contra otro vehículo «debido a la ingesta de bebidas alcohólicas por el acusado (Grau) que mermaban gravemente sus facultades para la conducción». El test de alcoholemia desveló 0,86 miligramos de alcohol por litro de aire espirado (el máximo es 0,25).

Como consecuencia de estos hechos una mujer sufrió un traumatismo craneal, latigazo cervical y hematoma en zona frontal; y su acompañante sufrió una contusión en codo izquierdo y erosión en rodilla izquierda con esguince cervical. Necesitó 90 días para su curación, según el juez. Por estos hechos Grau fue condenado a tres meses y un día de prisión y le retiraron el carné durante un año y diez meses. Pero hay más.

Ya en 2015, sólo seis días antes de las elecciones municipales de mayo, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Vinaròs volvió a condenar al dirigente, esta vez por insultar a dos agentes de la Guardia Civil. Los hechos a los que hace referencia esta sentencia tuvieron lugar el 13 de enero de este año cuando «encontrándose los agentes denunciantes en servicio de seguridad ciudadana, y tras aviso de base, localizaron al denunciado conduciendo un vehículo por el camino de la Ermita de Vinaròs, observando que dicho denunciado iba conduciendo en forma de zig-zag, invadiendo incluso el carril contrario». Según los hechos probados de la sentencia, los agentes dieron el alto al asesor de Ciudadanos «haciendo caso omiso a la autoridad para después, y una vez detenido el vehículo, pasar a formular toda clase de insultos» a los guardias «tales como 'que gilipollas eres guapete' o 'eres muy chulito con un informe'». Grau admitió los hechos y pidió disculpas a los guardias pero fue condenado por una falta a una pena de multa de 10 días por una cuota diaria de seis euros.

La tercera y ultima sentencia, al menos por el momento, se dictó el día 3 de julio y Grau fue condenado, una vez más, por conducir bajo los efectos del alcohol. Hace referencia a los incidentes que provocó la misma madrugada que insultó a los agentes.

Según los hechos probados, Grau colisionó de nuevo contra un vehículo y se negó a realizar el test de alcoholemia «con total desprecio al principio de autoridad». Pero el juzgado acredita que «el acusado presentaba los siguientes síntomas: rostro enrojecido, mirada perdida, vidriosa, enrojecida, habla pastosa y entrecortada, coordinación vacilante» o «anda con zig-zag» y «orientación en el tiempo y en el espacio confusa».

Por estos hechos la Fiscalía de Casatellón propuso una pena de 12 meses a razón de seis euros diarios y tres meses de prisión. Su defensa se adhirió al dictamen del Ministerio Fiscal y la sentencia se dictó por conformidad por lo que la pena se rebajó y fue condenado a dos meses de cárcel y ocho meses de multa a razón de seis euros diarios.

En marzo, Ramón Grau ya protagonizó una polémica al anunciar que renunciaba a todos sus cargos en Ciudadanos por dar en otro control una tasa de alcohol menor de 0,25 miligramos por litro en aire expirado -en este caso sólo suponía una infracción administrativa-. El dirigente, sin embargo, nunca dejó el partido pues ha participado activamente en la campaña y es el asesor del partido en la Diputación. Ayer esta redacción telefoneó insistentemente a Grau para conocer pero no respondió. Su sueldo público ronda los 27.000 euros anuales brutos.

DATOS

TRES MESES

2012. Es su primera condena. Provocó un choque múltiple en Benicarló. Dio 0,86 y una de las víctimas estuvo tres meses de baja.

DOS MESES

Julio 2015. Provocó otro accidente y no quiso hacerse la prueba de alcohol. Al admitir los hechos, la pena pasó de ocho a dos meses de cárcel.

60 EUROS

Mayo 2015. Dos agentes de la Guardia Civil le dieron el alto y no paró. También había bebido. Les insultó, llamó a uno «gilipollas» y fue condenado por una falta contra el orden público.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones