Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Comienza Benemerita al Dia Radio

Comienza Benemerita al Dia Radio

Benemerita al Dia ...

IGNACIO GORDILLO A FONDO

IGNACIO GORDILLO A FONDO

Ignacio Gordillo: ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 08 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 7 de ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

El jefe de la Guàrdia Urbana de Ada Colau propuso crear un Ejército catalán

  • Escrito por Redacción

EJERCITO-CATALAN

La Fuerza de Autodefensa Catalana (FAC) es una de las metas de los independentistas catalanes. De hecho, es una de las principales estructuras de Estado que los más radicales quieren crear cuanto antes con el objetivo de que sea un instrumento esencial para conquistar la independencia.

Esa es la teoría. La FAC, similar a la que se articuló en Japón después de la Segunda Guerra Mundial, podría crearse a partir de una división de los Mossos d’Esquadra y, en concreto, sería el embrión de un futuro Ejército catalán. De ese cuerpo nacerían posteriormente tanto la Armada como una división de helicópteros de acción rápida que portarían armamento pesado.

“Es una estructura de Estado absolutamente indispensable”. Así de contundente se mostraba Amadeu Recasens, el nuevo comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, en una jornada organizada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en febrero del 2013. La FAC, según Recasens, podría ponerse en marcha inmediatamente sin necesidad de esperar a la independencia y se sentaría así la primera piedra del Ejército. Sólo hace falta entrenar convenientemente a algunas unidades de los Mossos. Lo dice el hombre que ahora manda en la Guàrdia Urbana de Barcelona.

Recasens apostaba por la creación de un núcleo de autodefensa encaminado al control interno del territorio más que ante posibles amenazas externas

La teoría de Recasens (que al mismo tiempo abogaba por crear ya unos servicios de inteligencia catalanes, a pesar de que una iniciativa así sería ilegal) era apoyada punto por punto por otro “ideólogo” de la ANC, Àlex Calvo, un experto profesor en la European University que ha dejado escritas perlas jugosísimas: “Ha llegado el momento de que la Royal Navy ayude a entrenar a la Armada Catalana (…), que Cataluña alcance un acuerdo con el Reino Unido por el que la Royal Navy ayude a entrenar a la primera generación de oficiales navales”. ¿Cómo piensa convencer a los británicos? Muy sencillo: “Cuanto más fuertes y competentes sean las fuerzas navales catalanas, más seguro estará Gibraltar (…) incluso si dejamos la historia y valores compartidos fuera de la ecuación (incluyendo la democracia parlamentaria y el imperio de la ley, pues los dos parlamentos más antiguos de Europa son los de Cataluña e Inglaterra), las consideraciones de seguridad nacional deberían bastar por sí mismas para que Londres tuviera un marcado interés en el resurgir de la Armada catalana”.

Buscar un nombre ‘neutro’

En febrero de 2013, Recasens, de todas maneras, era más conservador que su colega y defendía que, como “la amenaza exterior es inexistente”, la creación del núcleo de autodefensa debería ir encaminado más al control interior del territorio y se debería comenzar a articular “una especie de gendarmería francesa, con armamento pesado y entrenamiento militar”. Eso sí: aconsejaban a la ANC y a los dirigentes políticos catalanes que no llamasen Ejército al embrión de las Fuerzas Armadas, sino que deberían buscar un nombre que no despertase recelos ni rechazos. Además, abogaban por la integración de Cataluña en la OTAN.

El profesor Àlex Calvo.
El profesor Àlex Calvo.

Recasens fue director de la Escuela de Policía de Cataluña (o sea, la que forma a los Mossos) de 1996 a 2004 y comisionado del Centro de Estudios y Seguridad hasta 2007. Ha trabajado para el Consejo de Europa asesorando en temas de Seguridad y desde hace años es profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oporto. Desde el pasado 14 de junio es el que más manda en la Policía Local de Barcelona, aunque su salario no se limita a los 2.200 euros prometidos por la alcaldesa Ada Colau para los altos cargos. De hecho, para justificar que los fichajes para puestos clave no tengan limitado sus emolumentos, el equipo del actual Gobierno aduce que son “cargos técnicos”, que hay que diferenciar de los “cargos políticos”. De lo que no hay duda, sin embargo, es de que los nombramientos han sido políticos y guiados por motivos estrictamente de esta naturaleza.

El propio Recasens señalaba que una de las claves para el control social por parte del poder es avanzarse a las situaciones: “Yo estoy enseñando en Portugal y allí van avanzados. Vista la situación que hay en Portugal, todo hace pensar que el conflicto social y las manifestaciones se pueden incrementar porque las condiciones sociales son las que son y ahora es el momento de pensar en políticas y mecanismos de control antes de que la cosa se vuelva más conflictiva”. También afirmaba que “el uso de la fuerza implica violencia. Física o simbólica. Y la violencia de la fuerza sólo se distingue entre unos y otros cuando se produce en la calle, por su legitimación. Lo que legitima el uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad es su legalidad, su legitimidad y la aplicación correcta de los instrumentos. Si falla una de estas tres cosas, estamos ante una indiferenciación de la violencia”. Falta por saber cómo encaja el perfil de la Fuerza de Autodefensa Catalana en esa delicada filosofía.

EL CONFIDENCIAL

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones