Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

El Gobierno se prepara frente a una ofensiva de Marruecos para reclamar Ceuta y Melilla en la ONU

  • Escrito por Redacción

reyes-Espana-Marruecos

Rabat aprovechará el 40 aniversario de su primera reivindicación. España replicará que los habitantes no quieren ser marroquíes, y demandará la devolución del Sáhara

Marruecos prepara una ofensiva al máximo nivel para reclamar la entrega de los territorios españoles situados en el norte de África. Ceuta y Melilla son sus prioridades, pero el reino alauita también considera “ocupados” los enclaves de Chafarinas, Vélez de la Gomera, Alhucemas y Perejil. En Exteriores se preparan para defender la españolidad de todos ellos.

El Gobierno español tiene información de que Marruecos planea volver a reclamar la “marroquinidad” de todos estos territorios de soberanía española. En Asuntos Exteriores disponen de datos que apuntan a que el país vecino dará esta batalla en los próximos meses ante el máximo organismo internacional, Naciones Unidas.

Las informaciones que han llegado al departamento que dirige José Manuel García Margallo indican que Marruecos reclamará estos enclaves norteafricanos aprovechando el cuarenta aniversario (agosto del 75) de su primera reivindicación ante el Comité de Descolonización de Naciones Unidas. 

Este organismo, llamado también Comité de los 24, se encarga de examinar y decidir sobre los conflictos territoriales que provocó el reparto colonial. Por ello, es también el encargado de intervenir sobre el conflicto entre Reino Unido y España por Gibraltar. De hecho, algún embajador español ya ha reclamado en ese comité la devolución del Peñón.

Exteriores está preparado

El ministerio de Asuntos Exteriores conoce los planes de Marruecos, y ya se está preparando para hacer frente a esta solemne reivindicación que afecta a Ceuta y Melilla.

Como respuesta y contraofensiva, en el Ejecutivo barajan dos argumentos principales:

1. Los ceutíes y melillenses no quieren ser marroquíes. Las cifras que manejan los diplomáticos indican que los ciudadanos de ambas ciudades, perteneciendo a España, disfrutan de un nivel de vida muy superior al que vivirían si tuvieran que pasar al país vecino.

2. Marruecos debería abandonar el Sáhara. La ONU dictaminó que se debe celebrar un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental. Sin embargo, Marruecos se muestra radicalmente contrario a cualquier atisbo de independencia.

Exteriores ha contactado con diplomáticos y antiguo personal del ministerio especializados en el norte de África para conocer y manejar los mejores argumentos con los que hacer frente a la nueva ofensiva que prepara Marruecos. El objetivo es elaborar un argumentario contundente para responder cuando se lleve a efecto la reivindicación en los salones de la ONU en Nueva York.

¿Por qué Marruecos reclama Ceuta y Melilla?

“El futuro hará justicia a Marruecos, devolviéndole sus provincias del sur y sus tierras ocupadas”. La frase fue pronunciada hace dos años por Abdelilah Benkirane, primer ministro. Se refería al Sáhara Occidental y a Ceuta y Melilla, además de los pequeños islotes españoles situados a escasos metros de tierra africana.

Marruecos considera que Ceuta, Melilla y estos islotes que pertenecen a España son enclaves coloniales, y que su reivindicación debería ser atendida y tomada en consideración por Naciones Unidas.

En los últimos cuarenta años, el país vecino ha mantenido prácticamente en ‘stand by’ su reivindicación de estos territorios que pertenecen a España. La última vez que solicitó en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas la devolución de las dos ciudades autónomas y de los pequeños islotes fue en 1975.

El rey Mohamed VI ha sido, siempre extraoficialmente, uno de los más firmes defensores de que estos territorios pertenecen a Marruecos. Durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el monarca alauita llegó a amenazar al entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con este mensaje: “Si intervenís en el Sahara, ateneos a las consecuencias, porque tengo al alcance Ceuta y Melilla”.

La postura española

En Exteriores existe cierta división de opiniones sobre la atención que hay que prestar a Ceuta y Melilla. Mientras un sector de la carrera diplomática considera que las dos ciudades autónomas y los islotes jamás podrán ser considerados territorios coloniales, y por tanto no habría que preocuparse, otro grupo considera que el ministerio debe estar muy atento a esta zona. Alertan de que se trata de un problema de máxima prioridad.

En este último grupo se ubica Francisco Villar, ex embajador en Francia, ex embajador representante permanente ante las Naciones Unidas y uno de los diplomáticos mejor considerados por Exteriores. Villar ha declarado que el asunto de Ceuta y Melilla “está pendiendo cual espada de Damocles sobre la cabeza del Gobierno español hasta que a Rabat le interese reanimarlo”.

De la misma opinión es Ángel Manuel Ballesteros, el primer y único diplomático destinado en el Sahara Occidental tras la salida de España. Afirma que “tratándose del vecino del sur, tan dado a celebraciones, una ignorancia semejante [en relación a Ceuta y Melilla] podría ser peligrosa, por lo que quizá convenga estar preparados”.

Una de las claves que también preocupa a España es la conexión entre el conflicto de Gibraltar y el de Ceuta y Melilla. En Exteriores hay diplomáticos que apuestan por no insistir en la recuperación de la colonia británica, ya que eso conllevaría la ‘entrega’ de las ciudades autónomas a Marruecos. Consideran que las grandes potencias no permitirían una superioridad territorial de España en un enclave estratégico como son las dos orillas del Estrecho.

Otras fuentes consultadas indican que el papel secundario que juega ahora el rey don Juan Carlos, desde la abdicación, puede perjudicar a España. Antes, explican, con una llamada a su ‘primo’ Mohamed VI quedaba todo solucionado. Ahora, la relación entre el monarca alauita y el nuevo rey, Felipe VI, no es tan fluida.

EL CONFIDENCIAL DIGITAL

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones