Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

Dos agentes salvan la vida a un bañista que sufrió un calambre nadando

  • Escrito por Redacción

abc-policias-fuengirola

Dos agentes de la Comisaría de Fuengirola se convirtieron este miércoles en improvisados héroes en una playa de este municipio malagueño al rescatar a un joven bañista que se ahogaba tras sufrir un calambre mientras nadaba. Un salvamento lleno de dificultades, donde la corriente de poniente robaba las fuerzas en cada brazada y en la que la camisa de uno de los policías fue clave para que la víctima no acabase hundida.

Los hechos se produjeron sobre las 13:00 en la playa del Paseo Marítimo Rey de España. Los agentes, de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y que realizaban labores propias de seguridad ciudadana por la zona, fueron alertados por una mujer de que junto a unos 200 metros de la orilla, se encontraba una persona que mostraba signos inequívocos de estar ahogándose.

Iñaki y Juan Manuel no se lo pensaron un segundo al comprobar que la víctima se encontraba a la deriva. El primero, practicante de surf, y que había realizado varios cursillos de rescate, se quitó las botas y los pantalones y se dejó la camisa. Un curioso detalle que tiene su explicación a pesar de que inicialmente se pueda pensar que podía dificultarle el nado.

Su compañero, Juan Manuel, de forma paralela, se dirigió a gran velocidad a un negocio de hamacas próximo donde se hizo de un salvavidas con el que se lanzó al mar.

Soplaba poniente y el mar estaba resacoso, restando fortaleza a las brazadas. Iñaki llegó cerca del bañista. «Estaba paralizado por el miedo», recuerda, para después explicar por qué se dejó la camisa: «Era para que me diera calor, pero sobre todo para evitar que me hundiese por el nerviosismo, le lancé una manga para que se agarrara. Después lo tranquilicé y comencé a nadar hacia la costa. Cuando vio que nos desplazábamos, se relajó».

A pesar de que el agente es experto nadador y conocedor del medio, «el mar no estaba bien» y por eso «vi cielo abierto» cuando Juan Manuel llegó a su altura con el salvavidas. Ambos remolcaron al joven hasta la orilla.

El rescatado -de 22 años- se recuperó plenamente del esfuerzo y no requirió asistencia médica alguna.

El joven explicó a los agentes que todo se había debido al dolor producido por un calambreque había sufrido en un brazo y les agradeció su labor, «reconociendo que a no ser por su pronta llegada y efectivo salvamento, no hubiera podido mantenerse a flote ya que temió gravemente por su vida», explicó la Comisaría Provincial.

El chico había acudido solo a la playa y se había metido a nadar un rato. Lo hacía de forma paralela al litoral, pero el problema es que hay que ser muy cauto porque «te vas desorientando».

«Cuando salimos del agua, teníamos las piernas rojas. No sabemos si era por el frío o por la adrenalina», señala Juan Manuel, que aclara que en ningún momento pensaron otra alternativa que no fuese lanzarse al agua y que lo volverían a hacer. Su actuación salvó ayer una vida.

ABC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones