Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

Cae un inspector policial por grabar sexo con niños

  • Escrito por Redacción

INSPECTOR

La detención fue un revés; tuvo que ser difícil para la Policía descubrir que entre los arrestados en el golpe magistral que acababa de dar a la pederastia en Internet había uno de los suyos. Tenían un garbanzo negro en casa y encima era de los peores porque era especialmente activo. Mucho.

La operación que los agentes venían cincelando desde hacía meses había salpicado de lleno a uno de sus compañeros, y no a cualquiera. Era un inspector, soltero, que apenas traspasaba la barrera de los 50. Descubrirlo erizó la piel a algunos. A otros, se les abrieron las carnes. Era reincidente.

Las pruebas le colocaban como un consumidor habitual de este tipo de material; le dibujaban como a un auténtico devorador de imágenes de alto contenido sexual con niños que apenas superaban los 11 años -siempre chicos- como protagonistas. Hubo que detenerle.

Los agentes encontraron billetes para Tailandia, máximo exponente mundial del turismo sexual infantil

Fue en Alicante, donde estaba destinado de manera provisional en la Brigada de Policía Judicial. Otro presunto pederasta llevó a los investigadores hasta él. Era el mes de enero y el inspector reconoció abiertamente que estaban en lo cierto, que le gustaba la pornografía infantil en la red y que se bajaba archivos, tal como había vomitado su ordenador. No podía negar la evidencia aunque también sorprendió la naturalidad con la que transitó por su confesión. El inspector, que vivía con su madre, quedó imputado.

En un principio, era un mero consumidor de pornografía infantil como tantos otros que afloran tras las intervenciones policiales. Pero ahora la situación se le ha complicado bastante. Tras su paso por Alicante, el policía regresó a Madrid, donde pidió plaza en la Brigada de Extranjería. Allí continuó desarrollando su trabajo, aunque para entonces ya estuviera mirado con lupa. Los investigadores no se olvidaron de él, se convirtieron en su sombra y lo hicieron de una manera muy sutil, dejándole espacio para actuar y procurando que no sospechara. Sólo así podrían darle el golpe definitivo.

El pasado jueves volvió a ser arrestado, tal como precisaron a este periódico fuentes del caso. Esta vez, el grado de implicación es mucho mayor que cuando fue detenido en Alicante. Va más allá del simple visionado de imágenes. El inspector, según las pesquisas, ha subido varios escalones en el turbio universo de la pederastia.

Según las mismas fuentes, grabó varios vídeos con menores en su chalé de la sierra madrileña junto a otra persona. Al parecer, les reclutaba a cambio de dinero u otros objetos. Los agentes intuían que en la casa de Madrid había pruebas que le incriminaban directamente. Y no se equivocaron.

Tras el registro de la vivienda, las sospechas se convirtieron en certezas. La Policía, indican las mismas fuentes, se incautó de un ingente material pornográfico cuyos protagonistas son niños.

Las pesquisas apuntan a que el inspector les llevaba allí para después grabar vídeos domésticos con ellos como protagonistas, y él, presuntamente, también participaba. Las mismas fuentes indicaron que había un segundo adulto que ha sido detenido. Al igual que sucedió con el registro que realizaron en la vivienda de Alicante -donde todos los ordenadores revelaron imágenes esperpénticas-, las pruebas halladas en el chalé no dejaban margen de maniobra al inspector.

Intentó excusarse pero no le valió de nada. Dijo que tenía ese material porque estaba investigando una trama de pederastas pero su bla, bla, bla sereno no se sostenía. Chirriaba, como todo en su historial.

Sus compañeros lo tuvieron claro y tras el interrogatorio le pusieron a disposición judicial, aunque todavía no ha trascendido si el juez ha ordenado su ingreso en prisión.

En la vivienda también se han encontrado varios billetes de avión antiguos a Tailandia, máximo exponente mundial del turismo sexual infantil.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones