Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

La Asamblea de Melilla arropa a los agentes fronterizos premiándoles con dos placas al Mérito Social

  • Escrito por Redacción

melilla-palacio-de-la-asamblea-ayuntamiento

Concede por unanimidad este reconocimiento a la compañía de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil y a la Unidad de Fronteras de la Policía Nacional

La frontera de Melilla es, probablemente, una de las más sensibles que existen en el mundo por la oportunidad que en ella ven las redes criminales de la inmigración clandestina, el narcotráfico y, últimamente también, el terrorismo yihadista. Muchos intereses al margen de la Ley que buscan aprovechar el puente que tiende del Magreb a Europa sin salir de África, que utilizan a diario más de 40.000 personas y 15.000 vehículos, y que a la vez es tan frágil porque depende del entendimiento de dos países tan diferentes como son España y Marruecos.

Todos estos factores convierten a la frontera de Melilla en un lugar de enorme presión para los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Sobre todo cuando desde hace unos meses, la labor de estos cuerpos se está poniendo en duda por las ONG que denuncian en los juzgados y públicamente mediante vídeos, lo que ha dado lugar a que en la ciudad se hayan visto imputados hasta 10 guardias civiles en dos procedimientos diferentes, entre ellos los dos máximos responsables de la Comandancia. Después de declarar ante el juez, 9 siguen en la misma situación y el resto de la plantilla vive con una mezcla de incertidumbre e indignación lo que está pasando.

La situación también se está viviendo con cierto estupor en Melilla, que hoy ha querido mostrar expresamente su respaldo de manera simbólica premiando a los cientos de agentes que trabajan de forma permanente en sus fronteras. Concretamente, a los que están adscritos a la Compañía de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla y a la Unidad de Fronteras de la Jefatura Superior de Policía, dependiente de la Brigada de Extranjería y Fronteras.

La Asamblea de Melilla ha concedido hoy a ambas unidades la Placa al Mérito Social, una decisión que ha recibido la unanimidad de todos los grupos políticos, y que fue una propuesta presentada personalmente por el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda. El mismo que hace un año pronunció la famosa frase de las azafatas en la valla con la que consiguió llamar la atención sobre el efecto llamada que se podría provocar en las fronteras de las dos ciudades autónomas si se seguía poniendo en cuestión el trabajo de la Guardia Civil para impermeabilizar las fronteras de la inmigración irregular.

La advertencia de Imbroda bien parecía una premonición por la presión migratoria histórica que soportó durante todo 2014 la valla de Melilla, donde la Guardia Civil tuvo que frenar más de 16.000 intentos individualizados de entrada, de los cuales 2.500 se tradujeron en acceso irregular a la ciudad. A estas entradas se sumaron además otras 2.400 de ciudadanos sirios por los pasos fronterizos, de los que se encarga la Policía Nacional.

Con este panorama en las fronteras, que sigue invariable porque la presión migratoria continúa aunque los intentos de entrada sean un poco menos respecto al año pasado, hay quienes no entienden que el juez Emilio Lamo de Espinosa haya imputado a ocho guardias civiles por su actuación en el salto del pasado 15 de octubre, y mantenga la del coronel jefe, Ambrosio Martín Villaseñor, por considerarle responsable del operativo que sigue la Guardia Civil en la valla, basado en la Orden de Servicio 6/2014, titulada Dispositivo anti intrusión en la valla perimetral de Melilla y protocolo operativo de fronteras. En Ceuta, otros 17 también están imputados.

Días antes de la declaración judicial

El propio Gobierno de Melilla dijo hace unos días que le parecía "totalmente injusta" la imputación de los agentes por hacer un "trabajo bien hecho" en la defensa de las fronteras y la soberanía de nuestro país. Pero hoy quien se ha pronunciado ha sido la Asamblea de Melilla con esta unanimidad a la concesión de la Placa al Mérito Social para las dos unidades de la Policía Nacional y la Guardia Civil que se dedican a la frontera, ya que aunque no se ha hecho mención expresa a estas imputaciones durante el pleno ni en los expedientes en los que se basa la propuesta, es especialmente llamativo que la propuesta de Imbroda se haya producido solo dos días antes de que los agentes tuvieran que ir a declarar ante el juez, y su aprobación unánime haya tenido lugar apenas una semana después.

Todo ello hace evidente que la concesión de estas Placas al Mérito Social no es equiparable a los honores que la Asamblea ya rindió hace años a los Cuerpos de Seguridad del Estado otorgándoles su máxima distinción, la Medalla de Oro. Cabe recordar que este premio fue a parar a la Guardia Civil en 2004, justo un año antes de que todo el mundo pusiera a Melilla en el mapa con la crisis de las vallas. Entonces en la ciudad nadie podía prever lo que ocurriría más tarde en su perímetro fronterizo, que desde entonces ha estado sometida a la presión migratoria, salvo en el periodo en el que los flujos se desviaron hacia Canarias, en la denominada crisis de los cayucos.

Los premios concedidos hoy, además, no se extienden a los dos cuerpos, como ocurriera con las Medalla de Oro. Estas placas son para estas dos unidades específicas, porque como se refleja en los expedientes de la Asamblea, son las que afrontan de manera directa el control de la inmigración irregular.

En el caso de la Guardia Civil, la Compañía de Seguridad Ciudadana es la que vigila los 12 kilómetros de perímetro fronterizo terrestre, refuerza el despliegue del GEAS en los 8 kilómetros de fronteras marítimas, y destaca a alguno de sus miembros en el helicóptero que controla desde el aire la valla cada vez que hay alerta de salto. Es decir, una vigilancia por tierra, mar y aire de las fronteras que desempeñan 270 guardias civiles, reforzados desde hace meses por otros 200 de la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS) que llegan periódicamente desde la península.

La Unidad de Fronteras de la Jefatura Superior de Policía, por su parte, está compuesta por 129 funcionarios, encargados del control documental en todos los pasos fronterizos terrestres, el puerto y el aeropuerto. Una labor de vital importancia para combatir problemas de seguridad como el terrorismo yihadista, y con la que también pretenden evitar la entrada irregular de inmigrantes. Estos agentes también se encargan de atender la Oficina de Asilo, en la que han tramitado desde su apertura septiembre de 2014 más de mil solicitudes de protección internacional, prácticamente todas de ciudadanos sirios.

Premio al agente Abdeselam Mimón

El apoyo de la Asamblea de Melilla al esfuerzo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en las fronteras de la ciudad también se ha visto reflejado en la concesión de otra Placa al Mérito Social, concretamente para el guardia civil Abdeselam Mimón, destinado en el paso fronterizo de Barrio Chino, donde a diario ayuda a miles de porteadoras a que puedan pasar mercancías de Melilla a Marruecos, trabajo con el que se ganan la vida. Este agente, que recibió en diciembre el premio Legado Alfonso XIII, es galardonado ahora por su ciudad natal porque destaca "en humanidad y sensibilidad" sobre sus compañeros, tal y como expone el propio Imbroda, autor de esta propuesta, como las dos anteriores.

Estas tres distinciones, con las que Melilla arropa a sus agentes fronterizos frente a quienes los cuestionan, serán entregadas en los próximos días mientras la investigación sobre la actuación en la valla sigue su curso a pocos metros, en la sede de los juzgados.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones