Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

El exjefe de porteros del Playa Club lideraba la red de narcotraficantes

  • Escrito por Redacción

miguel

Miguel G. L. es una persona muy conocida en la noche coruñesa. Durante muchos años ejerció como portero primero, y luego como responsable de seguridad, en el complejo del Playa Club, un conocido negocio hostelero en la coruñesa playa de Riazor.

También colaboraba como monitor en un gimnasio del centro de la ciudad. Sus tentáculos llegaban a otros muchos locales, a través de una red de colaboradores que compartían con él una presencia más que aceptable y don de gentes. Pero Miguel, al que sus conocidos señalan como «muy inteligente», quiso ir un paso más allá y salir de los pequeños trapicheos para convertirse en el supuesto cabecilla de una red de narcotraficantes a nivel mundial. Es lo que sostiene la Guardia Civil tras una investigación de más de dos años que acabó con la detención de 14 personas en A Coruña y otras 21 en toda España.

La investigación arrancó hace dos años, casi por casualidad. Hasta entonces, Miguel G. L. se mantenía en un discreto segundo plano. Nada de detenciones relacionadas con las drogas. En su historial, algunas detenciones por agresiones. «No era violento, pero sabía cuándo y dónde pegar», cuentan algunas de las fuentes consultadas. Hubo incluso quien lo relacionó con una red de porteros de discoteca que hace un lustro se destapó en A Coruña y que se dedicaba al cobro de morosos. Hubo varios detenidos, pero él salió indemne. Nadie cantó.

Ahora, no ha tenido la misma suerte. Los dos años de investigaciones hacen sospechar que él es el cabecilla de una trama que podría haber movido por toda Europa varios cientos de kilos de cocaína y otras sustancias estupefacientes. La Guardia Civil sospecha que en aquel momento estaba empezando el despegue de la red que dirigía Miguel G. L., ya que también coincidió con la aprehensión de un contenedor, el primero de esas características vinculado a la trama, en el aeropuerto de El Prat.

«De repente -indican fuentes conocedoras de la investigación-, pasó del menudeo y las relaciones locales a viajar a Sudamérica, a Perú y Ecuador, y a Londres, Amberes y otros puntos de Europa». La actividad escamó aún más a la Guardia Civil. «Su actividad principal era entrenador personal en zonas bien de A Coruña. No encajaba nada», añaden.

Las pesquisas permitieron encajar el puzle lentamente, debido a las medidas de contravigilancia y autoprotección que toda la banda se aplicaba. Hasta que hace algunas semanas se precipitaron las detenciones y los agentes entraron por sorpresa en el domicilio del cabecilla, en Orillamar, a pocos metros de María Pita.

La carrera delictiva de Miguel G. L. acabó con un par de noches en el calabozo y una estancia, de momento indefinida, en la cárcel de Teixeiro, desde donde tendrá que volver a los juzgados coruñeses el próximo 6 de abril para testificar sobre las investigaciones policiales.

El cabecilla ejerció también como guardaespaldas de Lendoiro en varias asambleas

Miguel G. L. empezó muy joven a trabajar en el mundo de la noche. «Siempre tenía una sonrisa en la boca, se expresaba bien y no se ponía nervioso en las situaciones límite. No era de pelea fácil, pero si entraba, daba sin parar», cuenta un veterano del mundo de los porteros. Por su carácter se convirtió en «un líder» y fue moviendo sus peones hasta hacerse con el control de las puertas de algunos de los locales de ocio más populares de la ciudad tras un golpe policial que desarticuló la red de menudeo que dominaba la noche coruñesa hace un lustro.

Ascendió a jefe de seguridad del Playa y su cercanía a José Luis Fernández hizo que cuando la masa social se empezó a volver contra el expresidente del Deportivo Augusto César Lendoiro le reclutaran como escolta, en contra de las recomendaciones de los profesionales de seguridad del cuadro blanquiazul. Incluso se le vio en algunas ocasiones en la zona de los palcos vip de Riazor, aunque la entidad coruñesa asegura que nunca han tenido relación contractual alguna con el supuesto líder de la red de narcotraficantes desarticulada.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones