Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

Alertan de la proliferación de falsos secuestros para estafar a las familias

  • Escrito por Redacción

Imagen fotos secuestrooo--575x323

Guardia Civil y Policía investigan 16 casos ocurridos en el último mes y advierten de que la cifra es mayor porque muchos no se denuncian

Al descolgar el teléfono, escuchó al otro lado de la línea una voz con acento sudamericano que le espetó sin titubear: «Tenemos secuestrado a su nieto». La mujer, una anciana de unos 80 años que vive sola en un pueblo de Madrid, respondió: «Pedro (ficticio), ¿qué te pasa?». Al pronunciar el nombre del joven, le dio a su interlocutor el hilo que necesitaba para seguir urdiendo su plan.

Lo siguiente que oyó fue otra voz de fondo que creyó identificar como la de su nieto. «¡Socorro! ¡Por favor, abuela, paga que si no me matan!». El supuesto secuestrador añadió: «Tenemos amarrado a su nieto Pedro –empezó a usar el nombre del joven, como si lo supiese de antemano, para dar credibilidad al engaño–; si nos entrega 5.000 euros no le pasará nada».

–«Yo no tengo tanto dinero», respondió ella.

–«¿Cuánto tiene en casa?».

–«Muy poco, soy pensionista».

–«Pues vaya a pedirle a una vecina. ¿Y alhajas? ¿Cuántas tiene?».

El interlocutor consiguió incluso que la mujer le proporcionara su móvil y la llamó a ese número para mantenerla al teléfono mientras le pedía el dinero que le faltaba a su vecina. El precio del rescate, entre tanto, ya había bajado a 1.500 euros. Al final, la anciana decidió colgar y avisar a los padres de la supuesta víctima, un joven de unos 20 años.

Cuando al capitán Montero le contaron por teléfono las características del caso, lo tuvo claro desde el primer momento: «Creo que estamos ante un secuestro virtual». Esta modalidad delictiva, importada de países sudamericanos, ha pasado a formar parte de su trabajo diario al frente del Grupo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad de Coordinación Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

De hecho, las Fuerzas de Seguridad del Estado investigan actualmente unos 16 casos ocurridos en menos de un mes en distintas provincias españolas. «Y eso es sólo lo que se denuncia», advierte el capitán Montero, quien asegura que la cifra negra es mucho mayor. «Estamos convencidos –aclara– de que hay más casos de los que no llegamos a enterarnos porque las víctimas están atemorizadas o les da vergüenza reconocer que han sido engañadas».

El caso de Pedro se resolvió sin que la familia entregara a los supuestos secuestradores los 1.500 euros que le reclamaban, ya que el padre del joven logró contactar a través del móvil con su hijo y descubrió que no estaba secuestrado, sino tomando unas cervezas con unos amigos. Sin embargo, en otros muchos casos, sí pagan el rescate. «Las víctimas llegan a pasarlo realmente mal. Si en esos momentos llaman a su hijo o a su nieto y no contesta al teléfono o lo tiene apagado, se agobian y deciden pagar antes que arriesgarse», dice el agente.

Aunque esta modalidad delictiva ha sido bautizada como secuestro virtual, los investigadores aseguran que, en realidad, es una estafa en toda regla. Los timadores se hallan en el extranjero, generalmente recluidos en cárceles donde tienen acceso a teléfonos móviles, y desde donde realizan llamadas indiscriminadamente a números españoles. Los últimos casos sobre los que trabajan la Policía y la Guardia Civil conducen a prisiones chilenas, país con el que se está colaborando «estrechamente» para identificar a los titulares de esas líneas.

El capitán Montero, que atesora una amplia experiencia en este tipo de investigaciones, explica el modus operandi: «Llaman a números al azar y se presentan diciendo que son un grupo organizado y que tienen secuestrado a tu hijo o tu nieto. Si el interlocutor le contesta que no tiene hijos, cuelgan inmediatamente y repiten la operación con otro número. Y así hasta encontrar a alguien que caiga. Entonces, te amenazan diciendo que, si llamas a la policía o a un familiar, lo matan. Procuran no dejarte hablar ni pensar para que no cuelgues en ningún momento la llamada».

Pago del rescate

Hay dos claves que, a juicio del agente, hay que tener en cuenta antes de dejarse llevar por el miedo y entregar el dinero del rescate. «Los secuestros no se llevan a cabo para matar al rehén, sino para cobrar. Lo segundo es que, si se paga demasiado rápido, los delincuentes ven la posibilidad de obtener más dinero y prolongan el secuestro», ya sea real o virtual. En esta última modalidad, los estafadores empiezan reclamando entre 5.000 y 10.000 euros, pero van rebajando sus pretensiones y llegan a dejar el rescate en 500. Suelen pedir el pago mediante transferencia bancaria o a través de locutorios. A veces no calculan bien el cambio horario y llaman de noche, por lo que las Fuerzas de Seguridad aconsejan aprovechar esa circunstancia y pedirle a los supuestos secuestradores más tiempo para hacer efectivo el precio acordado para liberar a la presunta víctima.

Guardia Civil: Llame al 062 o al +34638335281 (Grupo de Secuestros y Extorsiones)

Policía Nacional: Contacte con cualquier comisaría o llame al 091

Los agentes recomiendan a los afectados contactar directamente con las Fuerzas de Seguridad ante una llamada de este tipo y que, paralelamente, intenten hablar con el familiar supuestamente retenido para comprobar dónde está. «Si se confirma que se trata de un secuestro virtual, lo mejor es colgar una y otra vez, porque los estafadores volverán seguirán intentándolo», concluye Montero.

La variante mexicana del «autosecuestro»

Recibes una llamada en el teléfono fijo de la habitación donde te hospedas. El interlocutor se identifica como policía mexicano. «Vamos a llevar a cabo una redada en el hotel dentro de 10 minutos», advierte. Las instrucciones son hacer el equipaje a toda velocidad y abandonar el establecimiento sin parar siquiera en recepción. Y todo sin colgar el teléfono. En realidad, es una variante del secuestro virtual, otra modalidad de estafa que las Fuerzas de Seguridad del Estado denominan el ‘autosecuestro’.

«Coja un taxi», ordena el falso policía, «diríjase a una tienda y compre un teléfono mexicano de tarjeta. No se preocupe, conserve la factura que se la abonaremos en comisaría». La conversación continúa a través de la nueva línea. «Dígale al taxista que lo lleve al hotel –te indica la dirección, a 10 o 15 kilómetros del primero, y el número de habitación exacta– y espere nuevas instrucciones».

En cuanto la víctima cruza el umbral, comienza la pesadilla. «Acabas de ser secuestrado. Vas a vivir en caso de que no abras la puerta ni cortes esta llamada. Y no hagas tonterías, hay cámaras por toda la habitación». A continuación, contactan con tu familia o con tu jefe para que les digas que estás secuestrado y les reclaman entre 5.000 y 10.000 euros por tu rescate. Al mismo tiempo, te piden que mantengas enchufado permanentemente el móvil mexicano para que no se descargue la batería. «Han llegado a tener a una víctima 24 horas enganchada al teléfono», comenta el capitán Montero, jefe del Grupo de Secuestros y Extorsiones de la UCO. «Nuestro primer paso es averiguar si es un caso real o virtual. Si es lo segundo, lo resolvemos desde aquí. Hemos creado una red Iberoamericana antisecuestro –que ahora preside la Guardia Civil– y tenemos contactos en cada país». El agente aconseja colgar directamente cuando se recibe una llamada de este tipo, porque se trata de una estafa que cometen reclusos internados en prisiones sudamericanas.

DIARIO SUR

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones