Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

La Guardia Civil investiga si el detenido pudo planear la muerte del pequeño Alejandro

  • Escrito por Redacción

madre-alejandro

Los agentes investigan un mensaje de WhatsApp en el que Antonio Fernández le decía a la madre que iban al centro comercial, cuando según las pesquisas estaban en Los Montes

«Me lo llevo a Carrefour». El mensaje de texto, enviado desde el móvil de Antonio Fernández al de su novia, la madre del pequeño Alejandro, se ha convertido en la piedra angular de la investigación. Los agentes de la Guardia Civil están convencidos de que los ‘whatsapps’ que mandó a su pareja pueden contener la clave para elevar la imputación de un presunto delito de homicidio al de asesinato.

Los investigadores tratan ahora de acreditar si el mensaje es una prueba de que la muerte de Alejandro, cuyo cadáver fue hallado el martes en una balsa en un paraje recóndito de Los Montes de Málaga, fue fruto de un plan preconcebido por Antonio, una premeditación que, a juicio de los agentes, lo convertiría en un posible asesinato, según explicaron fuentes cercanas al caso.

La secuencia horaria del suceso ha cobrado una especial importancia tras el hallazgo de esa conversación de WhatsApp. Ayer, los agentes encargados de la investigación, que se cocina en el cuartel de Rincón de la Victoria, realizaron una nueva reconstrucción de los hechos con los últimos datos y las pruebas obtenidas durante las pesquisas.

El lunes, día de autos, Antonio fue a buscar al pequeño Alejandro, que tenía tres años y medio, a la salida del colegio Valle-Inclán, en Echeverría de El Palo. Lo recogió exactamente a las 15.30 horas, como ha acreditado la investigación. Se subieron en el coche y se marcharon.

Donetes y 10 euros de gasoil

Antonio invirtió 10 minutos en llegar a la estación de servicio del Limonar, donde paró a repostar. Su llegada a la gasolinera quedó registrada en las cámaras de seguridad del recinto, cuya grabación ya obra en poder de los investigadores, que la utilizan como prueba de su itinerario y, sobre todo, para medir los tiempos. Echó 10 euros de combustible, compró unos donetes y volvió al coche, como él mismo reconoció en su declaración ante la Guardia Civil.

El sospechoso tomó el Camino de los Almendrales y luego recorrió la sinuosa carretera de Colmenar, adentrándose en el paraje de Los Montes. Dijo a los agentes que iba a ver a un amigo. Unos 15 kilómetros más arriba, en el mirador que hay cerca de la Fuente de la Reina, Antonio paró para, según afirma, darle de merendar al pequeño Alejandro.

Los investigadores calculan que, en un día entre semana, en esa misma franja horaria, se pueden invertir unos 35 minutos en hacer ese recorrido. Es decir, Antonio habría llegado al lugar sobre las 16.15, siguiendo esta tesis. La hora no es baladí, porque el mensaje de WhatsApp en el que le decía que se llevaba al niño a Carrefour se envió en torno a las 16.00 horas, según ha podido saber SUR.

La Guardia Civil realizó ayer una nueva reconstrucción del itineario que siguió

La primera conclusión a la que llegan los agentes es la más evidente: habría mentido a la madre del menor, Lourdes Jiménez. La segunda, que es la que ahora tratan de comprobar, y que todavía debe ser completada por un minucioso estudio técnico de los teléfonos móviles, es que lo tendría todo planeado y la desaparición en el centro comercial iba a formar parte de su coartada.

La investigación sitúa la data de la muerte de Alejandro entre las 16.15 y las 16.30 horas para que a Antonio le diese tiempo a desplazarse desde Los Montes hasta Rincón de la Victoria, un recorrido que se puede hacer en unos 40 minutos.

El sospechoso declaró en el cuartel que se detuvo en la zona de mirador para darle la merienda al menor, que se puso a jugar por la zona. Al parecer, también dijo que lo «oyó» caer a la balsa. Los investigadores insistieron en preguntarle cuál fue su reacción. Reconoció que no hizo nada por salvarle la vida al niño; llegó a decir que no sabía nadar bien, afirmación desmontada por las pesquisas policiales.

No se creen su versión

Los guardias civiles que trabajan en el caso no se creen su versión –la última de las seis que dio– de un accidente y se inclinan más por el móvil de los celos, como demostrarían varios mensajes de WhatsApp que la pareja intercambio el día de los hechos. Los agentes han podido comprobar que existía un clima de «tensión» y casi de «animadversión» entre ambos que, a su juicio, podría haber alimentado en él la idea de que el menor estorbaba en la relación, que es la principal hipótesis que maneja la Guardia Civil. Tampoco se descarta que su motivación fuese supuestamente una venganza hacia su novia por esa mala relación que mantenían últimamente. Ayer, Lourdes Jiménez acudió a declarar como testigo al cuartel de la Guardia Civil acompañada por familiares y dos psicólogos.

La siguiente parada del recorrido de Antonio fue el centro comercial de Rincón de la Victoria. Las cámaras de videovigilancia captaron su llegada a las 17.12 horas. El joven accedió con su coche a la segunda planta del ‘parking’. En las imágenes, se le ve subir a la carrera las escaleras mecánicas y dirigirse apresuradamente a un vigilante de seguridad. Eran las 17.15 y Antonio alertaba en ese momento que Alejandro, el hijo de su novia, se había perdido. Ocho horas después, y tras desmontar todas las falsas versiones del sospechoso, los investigadores de la Guardia Civil consiguieron sonsacarle el lugar donde se encontraba el crío.

«El padre del crío está en ‘shock’, iba a pasar este fin de semana con su hijo»

La muerte del pequeño Alejandro, cuyo cadáver fue hallado en una balsa de agua en Los Montes, ha sido una tragedia. Su padre, un teniente de la Guardia Civil que se encuentra destinado en Ceuta, «está en estado de shock, no se explica que haya podido suceder algo así», aseguraba ayer el abogado Antonio Caracuel, que es el portavoz de la familia paterna del niño.

El letrado explicó que toda la familia «está destrozada» por lo ocurrido. Precisamente, con el objetivo de que se descubra lo que pasó, Caracuel anunció que se presentarán como acusación particular en este caso, en el que se investiga la muerte del pequeño Alejandro y por el que está detenido la pareja de la madre del niño. «Queremos saber la verdad hasta las últimas consecuencias», apuntó el abogado.

Explicó que este fin de semana el teniente de la Guardia Civil y su hijo tenían que haber pasado el fin de semana juntos. Era algo que hacían en Málaga, hasta donde el agente se desplazaba cuando le tocaba.

Finalmente, Caracuel quiso transmitir el agradecimiento de toda la familia paterna a los efectivos de la Benemérita, Policía Local y Bomberos, así como a los voluntarios que participaron en la búsqueda de su hijo. Asimismo, solicitó que se respete el deseo de velar el cuerpo y darle sepultura en la intimidad, algo que se hará en Marbella.

DIARIO SUR

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones