Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Actualidad

Policías que trasplantaban huellas

  • Escrito por Redacción

huellas

La Policia Judicial de Madrid del Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a cinco agentes de Carabanchel por alterar pruebas de delitos, también ha sido destituida la comisaria y maxima responsable de la unidad.

La Policía Judicial de Madrid ha realizado una de esas operaciones que no acaban de gustar a nadie. En este caso, porque los sospechosos eran sus propios compañeros. Tras dos meses de investigación, se ha detenido a cinco agentes de la comisaría del distrito de Carabanchel, todos miembros del grupo de Policía Científica, por alterar pruebas. Concretamente, la investigación comenzó por la sospecha de que estos policías nacionales habían 'trasplantado' de un sitio a otro una huella dactilar.

Es decir, habían colocado la huella dactilar de un sospechoso en un lugar donde éste nunca había estado. El caso investigado ha sido el de unos presuntos ladrones rumanos, detenidos por agentes de la comisaría en relación con el robo en el interior de un domicilio.

Según la investigación interna, que sigue abierta, los agentes del grupo de Científica colocaron la huella de uno de esos detenidos en otra vivienda donde también se había perpetrado un robo, pero no había ninguna constancia de que hubiera sido cometido por el mismo ladrón.

Así los agentes conseguían incriminar a los ladrones en más hechos delictivos. Siempre se hizo con delincuentes, no con inocentes, según las investigaciones. Eso redunda, por una parte, en la estadística de la comisaría, que obtiene mejores resultados y, por otra, supone más pruebas para que el juez de guardia envíe a prisión a los detenidos o les caiga una condena mayor cuando sean juzgados.

Según fuentes cercanas al caso, estas prácticas se podían llevar realizando desde hace al menos seis meses. Esto supondrá que hay que revisar los casos en los que las pruebas obtenidas por el grupo de Científica hayan sido determinantes, y podría terminar en la nulidad de las causas.

La situación ha sido tan grave que, al sospecharse que estaba ocurriendo esto en las dependencias de Carabanchel, la comisaria y máxima responsable de la unidad, llamada Gloria, fue destituida del puesto y trasladada de inmediato, ya a finales del año pasado. Sin embargo, en la investigación no se han encontrado pruebas de que ella supiera lo que estaban haciendo sus agentes. Durante las pesquisas se han llevado a cabo pinchazos telefónicos y seguimientos, según las mismas fuentes.

El origen del caso fue una denuncia de la Brigada Provincial de Policía Científica, que trasladó a la Jefatura Superior de Policía de Madrid sus sospechas sobre un mal procedimiento por parte del grupo de Científica del distrito.

Los presuntos ladrones rumanos, además, han denunciado a través de su abogado a estos agentes por haberles incriminado en hechos que no había pruebas de que hubieran cometido, ya que tres de ellos incluso fueron a prisión.

Los arrestos se produjeron el pasado jueves en la propia comisaría de Carabanchel, donde se armó un gran revuelo que terminó en una bronca con los agentes que iban a realizar las detenciones. Los detenidos son un oficial y cuatro policías de base.

Consecuencias

El método de 'trasplantar' una huella, como se llama en el argot policial, consiste en fijar una huella en el adhesivo que utiliza la Policía Científica y después pasarlo a otro para que quede del revés. Así, con ese segundo adhesivo ya se puede colocar la huella en otro lugar y después simular que se ha encontrado durante una inspección ocular.

Lo absurdo de este caso, según las mismas fuentes, es que tampoco había un rédito real para los agentes, que ahora se enfrentan a una acusación de falsedad documental que podría suponer el fin de sus carreras, la inhabilitación para cargo público e incluso la pena de cárcel.

Según informa Efe, el juzgado de instrucción número 25, en funciones de guardia, fue el encargado de tomar declaración a los policías este viernes, y después los puso en libertad con cargos.

La parte más 'suave' de esta historia es que los grupos de Científica de las comisarías se encargan de los casos menores, por así decirlo: robos en domicilios o en vehículos, etc. Es decir, las posibles pruebas que hayan podido alterar esos agentes no deberían afectar a ninguno de los casos importantes que ha llevado la Jefatura Superior de Policía de Madrid durante los últimos tiempos.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones