POCA PARTICIPACION EN LA CELEBRACION DE LA PATRONA DE LILLO (Toledo)

imagen virgen pilar lillo

Contrasta el hecho de ver el pasado día 12 de octubre la Iglesia llena, para homenajear a la Virgen del Pilar, advocación mariana muy querida en la localidad, con la poca o nula presencia de los agentes del Puesto en la misma.

Tan solo la presencia del Comandante de Puesto, como unico representante de los guardias civiles de la localidad, acompañado de un retirados, y un agente de fuera de la localidad, fueron los encargados de presidir la Misa del Plar en Lillo, acompañados, eso sí, de un militar y una pesrona que vestía el uniforme de la Legión, junto a los familiares del responsable del Puesto, la corporación municipal y las reinas de las Fiestas locales.

Según cuentan a esta redacción quienes estuvieron invitados al vino español, en lo que es el acto institucional celebrado tras la Misa, se evidenció que cada año nuevamente la poca asistencia a dicho evento  es una realidad.

Vecinos que han vivido la Patrona de la Guardia Civil de la localidad, como un acto entrañable de unión entre los habitantes de Lillo y los guardias civiles que velan por su seguridad y protección, cuentan como poco a poco va desapareciendo una tradición que ya estaba arraigada en el corazón de las gentes del pueblo, ya que no son pocas las familias en las que hay un guardia civil o un militar, lo que hacía de esta celebración años anteriores un acto de agradecimiento y hermandad multitudinario y muy esperado. Hechana de menos igualmente la presencia de los guardias civiles en la Misa, donde se unían además de los guardias civiles en activo, los retirados de la localidad y sus familias.

La realidad es que cada vez asiste menos gente a este acto, porque quienes acudían al cuartel el día del Pilar, lo hacían con el deseo de acompañar y agradecer su trabajo, a quienes cada día velaban por su seguridad, dandoles protección y tranquilidad, cosa que ahora no ocurre, ya que tan solo pueden saludar al Comandante de Puesto y no a quienes se relacionan a diario, durante su servicio con ellos.

Un distanciamiento que ya se evidenció, en el homenaje que el Ayuntamiento de Lillo tributó a a la Guardia Civil en el mes de mayo, durante sus fiestas patronales, donde no huco mucha gente y donde muy pocos guardias civiles y militares acudieron al homenaje al enterarse que compañeros en activo y retirados no habían sido invitados, ni por el Ayuntamiento ni por el Comandante de Puesto.

Contrasta la ausencia de agentes destinados en el Puesto de Lillo, en su Patrona, y la poca asistencia al acto institucional, con la celebración del cercano Puesto de Villacañas, celebración multitudinaria y donde algunos de los agentes destinados en Lillo, son invitados y celebran junto a sus familias el Pilar.


Imprimir   Correo electrónico