hospimedica2

La Guardia Civil de Almeria celebra su Patrona con una afluencia masiva de público a sus actos

guardia civil almeria

La Plaza de la Catedral de Almería lució engalanada de banderas de España e insignias de la Guardia Civil en la celebración de los actos institucionales del 12 de octubre, fiesta nacional, pero fue la masiva afluencia de público el verdadero factor diferencial de una jornada histórica para el cuerpo.

Por primera vez, la Benemérita abandonó los muros de la Comandancia de Almería para rendir homenaje a la Virgen del Pilar, su patrona. La decisión surgió hace meses con el nombramiento del coronel Arturo Prieto Bozec como nuevo jefe de la institución en la provincia y la respuesta de la sociedad almeriense la avala.

La plaza se quedó pequeña este jueves para acoger a los vecinos, a la nutrida representación de autoridades políticas, policiales, militares y judiciales, y a las unidades en formación sobre la explanada (incluida la banda de música de la Brigada de la Legión). 

Quizás, por ello, el coronel  Prieto diseñó un discurso con marcadas apelaciones a la ciudadanía, menos profuso en datos estadísticos y balances estratégicos que en ediciones anteriores. El servicio público como declaración de intenciones, como columna vertebral del trabajo diario. 

“¿Cuál es la razón de que estemos formados en este acto castrense en la Plaza de la Catedral de Almería? Nuestra firme convicción de servicio al ciudadano, que es nuestra obligación y nuestra devoción”, señaló el máximo responsable de la 212 Comandancia.  “Proteger a los ciudadanos es razón de nuestra creación y existencia y por ello queremos estar en pleno centro de Almería compartiendo nuestra alegría con todos los ciudadanos”, añadió en su discurso. 

“Queremos hacerles partícipes de nuestra festividad, porque si no fuera por ustedes no estaríamos aquí, si no tuviésemos su cariño y su apoyo, si no resultásemos un instrumento útil para España y los españoles no tendríamos más de 170 años de historia”, continuó el coronel Arturo Prieto.

Crisis en Cataluña
La conmemoración en ‘la calle’ era una posibilidad barajada desde hace meses, mucho antes de que estallara el conflicto del referéndum en Cataluña. Sin embargo, la alargada sombra del independentismo sobrevoló la Plaza de la Catedral. 

“Un sentimiento de gratitud a todas las personas e instituciones que han mostrado su solidaridad y apoyo ante la difícil situación que personal de este cuerpo ha vivido, y vive, en Cataluña”, aseveró el coronel jefe en una parte del discurso interrumpida por un aplauso espontáneo de los asistentes. 

La Comandancia de Almería aportó unos 40 agentes al dispositivo extraordinario diseñado por el Ministerio del Interior para impedir la celebración de la consulta en Cataluña. Parte de los agentes de Seguridad Ciudadana estaban ayer en la formación en la plaza. 

Andrés García Lorca, subdelegado del Gobierno en Almería, felicitó también a los agentes y defendió la unidad de España “como marco común de convivencia, máxime en un momento de nuestra historia donde determinadas oligarquías pretenden destruir los mitos que han vertebrado esta sociedad y sustituirlo por otros”. 

“Solo buscan la destrucción del Estado para sustituirlo por otro más adecuado al desarrollo de sus propios intereses o, lo que es más grave, de intereses foráneos”, añadió García Lorca en su alocución en los actos de la Virgen del Pilar.

El subdelegado presidió el evento y aportó algunos datos sobre la reducción de la criminalidad en la provincia de Almería. Cifra la caída en un 8 por ciento y cita, sin precisar el número, una reducción también en los delitos en el campo.

En el capítulo de agradecimientos y reconocimientos, hubo menciones expresas a la colaboración del Ayuntamiento de Almería, con el alcalde Ramón Fernández-Pacheco a la cabeza. El subdelegado recordó la declaración institucional realizada por el Consistorio para defender la labor policial en Cataluña.

El Ayuntamiento de Almería repartió el miércoles 1.000 banderas de España para celebrar la Fiesta Nacional (unos 4.500 euros de dinero público gastado en la iniciativa, según denunció el PSOE de Almería). Las enseñas se mostraron entre el público y en los balcones por toda la ciudad.

Condecorados

Entre las condecoraciones, 20 agentes recibieron la Cruz al Mérito de la Guardia Civil con distintivo blanco. La Benemérita premió con esta distinción al comandante Ramón Gómez, miembro de la Brigada de la Legión, y a Germán Duarte, gestor procesal en los juzgados de Almería, únicos ajenos a la disciplina de la Comandancia.

Además, otros cuatro agentes recogieron la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco, entre ellos el comandante Sergio Peñarroya, premiado por la Policía Nacional el pasado 2 de octubre en la Comisaría Local de El Ejido (día de los Santos Ángeles Custodios). 

Asimismo, cinco guardias civiles recibieron una placa por su ingreso en la Orden de San Hermanegildo y otros siete la Cruz a la Constancia en el Servicio en sus modalidades de plata y bronce.

El evento se cerró con un desfile de unidades del Servicio Marítimo, el GEAS (Actividades Subacuáticas), Seprona (Protección de la Naturaleza), Policía Judicial, Gedex (explosivos y amenazas químicas) y la Agrupación de Tráfico. Antes, desde las 10 de la mañana, el Instituto Armado montó distintos stands con materiales y equipamientos en la cercana Plaza Bendicho.

Entre la muestra y el acto castrense, se celebró una misa en honor a la Virgen del Pilar en la Catedral de Almería, oficiada por el obispo Adolfo González Montes. Esta cita religiosa sustituyó a la tradicional celebrada en el patio de armas de la Comandancia de Almería.

No hubo, en cambio, el anunciado aperitivo para autoridades y miembros de la Guardia Civil. La decisión de eliminar el vino español, común a otras provincias del país, se produjo tras los altercados registrados en Cataluña en las últimas semanas (con ciudadanos y agentes heridos en los disturbios).

No empañó, sin embargo, una jornada festiva, repleta de público y novedosa en su formato. Un homenaje a la bandera y una reivindicación de las fuerzas de seguridad. Una jornada con puntos de controversia, pero una cita histórica en varios sentidos.


Imprimir   Correo electrónico