hospimedica2

El amor a la Patria, al servicio y el espíritu de sacrificio, pilares destacados en la conmemoración del 173 Aniversario de la Guardia Civil

IMG 3757

El acto estuvo presidido por el Delegado del Gobierno en Cantabria. Se impusieron 17 condecoraciones, entre ellas la Cruz de Plata de la Orden de la Guardia Civil al Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

La Guardia Civil de Cantabria ha celebrado en la mañana de hoy  un sencillo acto para conmemorar el 173º Aniversario de su fundación, en el que se recordó los orígenes de esta Institución en 1.844, destacando el Coronel Jefe de la XIIIª Zona de este Cuerpo, Luis del Castillo, que “las cualidades de amor a la Patria, al servicio, disciplina, espíritu de sacrificio, abnegación e iniciativa” siguen presentes en todos los integrantes de esta institución.  

El acto celebrado en el Acuartelamiento de Santander, sede de la 13ª Zona de la Guardia Civil de Cantabria, estuvo presidido por el Delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, y contó con la presencia, entre otras autoridades, de la Presidenta del Parlamento de Cantabria, Mª. Dolores Gorostiaga, el Consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, la Vicepresidenta 2ª de la Mesa del Parlamento, María José Sáenz y el Presidente del Tribunal Superior de Justicia, José Luís López del Moral, el cual fue condecorado con la Cruz de Plata de la Orden del Mérito de la Guardia Civil.

Tras la lectura de extractos de los Decretos fundacionales del Cuerpo de la Guardia Civil se impusieron un total de 17 condecoraciones al Mérito del Cuerpo de la Guardia Civil.

Además de la reseñada Cruz de Plata al Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, se premio con la Cruz con distintivo blanco al Director de Seguridad y Operaciones de la empresa PROSETECNISA, José Antonio Díaz, y a otros 15 componentes de la Guardia Civil, a uno de ellos con ocasión de su pase a la situación de reserva y como premio a una carrera profesional de entrega al servicio al ciudadano. De todas las condecoraciones entregadas a los componentes de este Cuerpo,  el 80 % (12) fueron a componentes de la escala de Cabos y Guardias, el 13 % (2) a la escala de Suboficiales, y el 6 % (1) a la escala de Oficiales.

Seguidamente el Coronel Jefe de la Guardia Civil de Cantabria y el Delegado del Gobierno dirigieron unas palabras a los asistentes, finalizando el acto con el himno de la Guardia Civil.

Se transcribe la alocución del Coronel Jefe de la Guardia Civil de Cantabria, Luis del Castillo:

“Excmas. e Ilmas. Autoridades civiles, militares y religiosas, Guardias Civiles todos y familiares que nos acompañan.

Un año más nos reunimos para conmemorar el Aniversario de la Fundación del Cuerpo, son ya 173, y podemos afirmar que todavía nos queda un largo camino por recorrer al servicio de España y de los españoles.

A lo largo de nuestra historia hemos atravesado momentos de especial dificultad y de todos hemos salido fortalecidos. Me tomo la libertad de utilizar una de las palabras de moda que creo que define nuestro carácter de la mejor manera posible. La “resiliencia”, es decir, la capacidad para adaptarse y superar la adversidad.

Ciertamente no es un proceso fácil, requiere tiempo y esfuerzo, y nos compromete como Institución y como individuos a adoptar decisiones, no siempre cómodas ni sencillas.

En los últimos años, venimos atravesando momentos complicados. La crisis económica no nos ha sido ajena, la hemos sufrido al igual que el resto de la Sociedad; los cambios normativos han tenido un impacto objetivo en nuestro potencial de servicio.

A esto hay que añadir que, con demasiada frecuencia escuchamos voces, a menudo de dentro del Cuerpo, con finalidades en ocasiones espurias, que desorbitan nuestros males y minimizan cuando no directamente enmascaran nuestras fortalezas.

Un defecto de nuestro tiempo es la tendencia a olvidar y despreciar el pasado, a tener una concepción narcisista de la historia.

Permitidme citar brevemente a Napoleón Bonaparte, “Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”. De la misma manera, en el conocimiento del pasado podemos encontrar respuestas para combatir las amenazas del presente y prevenir los riesgos emergentes.

Pues bien, nuestro pasado tiene uno de sus momentos álgidos con la aprobación el 20 de diciembre de 1.845, de la Cartilla del Guardia Civil.

Para quienes pudieran pensar que es un documento con un significado meramente folclórico, un ejemplo. En su Capítulo II. Artículo 5º se dice “Debe tener siempre presente, que desde las dos o tres de la mañana, hasta la salida del sol; y desde las cinco, o seis de la tarde hasta dos horas después de haber anochecido, es cuando se cometen la mayor parte de los crímenes, y por consiguiente a estas horas debe procurar aparecer en los sitios sospechosos”.

Quién de los aquí presentes podría negar la vigencia de dicho Artículo. Salvando las lógicas distancias, los obstáculos a los que se enfrenta un Guardia Civil en el siglo XXI no son tan distintos como pudiéramos pensar de los que afrontaron nuestros fundadores en el XIX.

En el mismo orden, las cualidades de amor a la Patria, al Servicio, disciplina, espíritu de sacrificio, abnegación e iniciativa que ellos demostraron se encuentran presentes en todos vosotros.

En resumen, Guardias Civiles, sentiros orgullosos de vuestra historia y afrontad los nuevos retos con la confianza de que saldremos adelante, tal y como lo hicieron nuestros predecesores.

Hoy es también día para felicitar a aquellos que han sido distinguidos en justa recompensa a los méritos que han demostrado. Han sido condecorados representantes de sectores tan vinculados a la Guardia Civil  y la defensa de valores que compartimos como la Judicatura y la Seguridad Privada. Y cómo no, Guardias Civiles de diferentes empleos y especialidades, que han demostrado día a día que querer es poder, que no existe obstáculo tan grande que no pueda ser salvado y que nuestra mayor fortaleza es la que ellos constituyen. A todos nuestra más sincera enhorabuena.

Para terminar, en estos tiempos en que proliferan las actitudes nihilistas, no nos avergoncemos de abrazar unos valores que trascienden la mera satisfacción de las necesidades básicas. El amor a la Patria, sigue tan vigente hoy como en el ya lejano día en que, por primera vez, se colocó en una casa-cuartel la leyenda de “Todo por la Patria”.

Muchas gracias a todos.”


Imprimir   Correo electrónico