hospimedica2

Jesús Narciso Núñez: «Estamos sacando a los narcos de su madriguera y los hemos obligado a que se marchen»

coronel jesus narciso nunez kKOE 620x349abc

El coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras ha concedido una entrevista a ABC Andalucía, por su interés la reproducimos integramente, en ella asegura que no habrá «descanso ni paz para ningún agente corrupto en el Campo de Gibraltar»

Lleva casi cuatro años al frente de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, una de las más complicadas de España por estar en la zona más azotada por el narcotráfico, el contrabando de tabaco y la inmigración, pero además por tener tres aduanas -La Línea con Gibraltar, Algeciras y Tarifa-, el puerto más importante del país y tener encomendada la vigilancia de la soberanía española de las aguas que rodean el Peñón.

Una tarea complicada la de la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar, ¿no?

Los niveles de seguridad ciudadana son muy altos en el Campo de Gibraltar. El tipo de delincuencia que hay en la zona está principalmente relacionado con el ámbito fiscal, es decir, el narcotráfico y el contrabando. En cuanto al narcotráfico, somos la Comandancia de España que más droga coge. Sólo el año pasado aprehendimos 115 toneladas de hachís frente a las 111 de 2017. En lo que va de año llevamos ya casi siete toneladas, a lo que hay que añadir la cocaína que intervenimos a través del puerto de Algeciras.

El siguiente problema es el contrabando de tabaco, focalizado en la colonia británica de Gibraltar, que compra una cantidad impresionante e incontable de tabaco. La parte que entra por la Aduana de La Línea está fiscalizada y es una barbaridad, sobre 30 millones de cajetillas en una colonia que no llega a los 34.000 habitantes. No conocemos la cifra del tabaco que entra por mar.

¿Ha aumentado el contrabando de tabaco en el último año?

Hay un repunte. El 2017 cogimos casi medio millón de cajetillas, el año pasado casi 700.000 y en lo que llevamos de año, vamos ya por más de 100.000. Hay gente dedicada al narcotráfico lo está dejando porque no se puede ir a Huelva o Sevilla y regresa a sus orígenes, y porque con el Brexit, la diferencia de precio será menor, por lo están intentando sacar todo el tabaco posible ahora para obtener la máxima ganancia.

¿Cuándo se produce el boom del narcotráfico?

Cuando ha habido medios de motor que les han permitido eludir la acción de las patrulleras marroquíes y de las nuestras. En España hemos sido lentos en actuar y llevamos 20 años de retraso en este tema, no como Gibraltar, que las prohibió hace mucho. Por otra parte, el sistema jurídico español es garantista y está compartimentado en muchas administraciones. Las organizaciones criminales lo saben y se aprovechan de ello. Los narcoembarcaderos del Guadarranque estaban perfectamente identificados y denunciados, pero el Estado no tiene competencias en materia urbanística. Hay muchas administraciones implicadas. De 47 edificaciones localizadas vinculadas al narcotráfico y narcoembarcaderos ninguna fue derruida y se tuvo que construir una barrera.

¿De ahí la escalada de violencia?

Lo que ha ocurrido es que, al igual que la sociedad ha evolucionado, ha surgido una generación de narcotraficantes muy distinta. Antes eran contrabandistas de tabaco que se habían adaptado al narcotráfico. Ahora, la mayor parte de las personas a las que detenemos tiene menos de 30 años y muchos se encuentran bajo los efectos de la cocaína o drogas psicotrópicas mezcladas con alcohol. A eso se añade que el hachís tiene una sanción penal menor que la cocaína y las personas a las que detenemos en los alijos de hachís no suelen cumplir los tres años de prisión.

El contrabandista antiguo sabía cuáles eran sus límites, lo que podía arriesgarse. Esta gente de ahora no ha medido ese equilibrio. Antes los narcos y contrabandistas tenían un estatus económico fuerte con el paso del tiempo pero ahora la cultura del pelotazo se ha trasladado al narcotráfico. Todos quieren un coche deportivo bueno, una moto, un fajo de billetes... Hemos detectado chicos de poco más de veinte años de La Línea llegar al casino con fajos de 500 euros que han apostado a la ruleta sin saber siquiera cómo se juega y que han perdido en media hora 3.000 y 4.000 euros sin inmutarse.

Les gusta mucho la ostentación, ¿no?

Muchísimo. Lo hemos visto por ejemplo con el video de Isco Tejón. No me imagino un contrabandista de tabaco de los años cincuenta saliendo a cantar con Manolo Escobar e intentando burlarse de las Fuerzas de Seguridad. Ese desafío da para una tesis doctoral... Sabemos que contrabandistas y narcotraficantes de edades superiores están en contra y han criticado duramente a estas nuevas generaciones. Toda esta situación ha generado una respuesta del Estado. El Gobierno ha diseñado un Plan Especial para el Campo de Gibraltar y la Guardia Civil, el Plan Carteia. Se ha producido una concentración de medios del Estado muy importante para combatir el narcotráfico.

¿Este plan del Estado está suponiendo un antes y un después?

Totalmente. Uno de los barómetros que tenemos de la eficacia policial es que hay joyerías que no venden lo que vendían antes. Ha habido alguna que se ha quedado con prácticamente toda la mercancía en stock estas Navidades. Igual que antes se compraba mucho jamón ‘5 Jotas’ y ahora hay mucha gente que lo que está comprando es mortadela.

¿Se está ganando esta batalla?

En el Campo de Gibraltar sí. La coordinación y cooperación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad está siendo fundamental y el principio de autoridad ya está recuperado. Hemos pasado de tener 18 vehículos embestidos a dos, y por accidente, en los últimos seis meses. Eso es un dato objetivo. Todos hemos remado en la misma dirección y de manera sincronizada. Se están desplazando a Huelva, Almería, Granada... Los estamos sacando de su madriguera y les hemos obligado a que se marchen a sitios donde no tienen facilidades ni infraestructura. No es su terreno y allí son mucho más vulnerables. En La Atunara, por ejemplo, hay casas comunicadas incluso con túneles y hemos encontrado zulos con nada que envidiar a los de ETA.

¿Cuántas organizaciones han estado operando en la zona?

Es complicado dar un número. No hay ninguna organización que haga absolutamente todo el trabajo. Son como empresas de servicio. Se gana mucho dinero y hay una generación perdida. Ante esto, nosotros defendemos un endurecimiento de las penas. Ahora, las organizaciones se hacen cargo de los detenidos y condenados y de sus familias, y cuando salen, vuelven. Sin embargo, no es lo mismo tirarte dos años que seis o siete en prisión.

Estos días se están produciendo operaciones muy importantes...

Son resultado de meses de investigación y del Plan Especial de Seguridad y el Plan Carteya. Ahora, con los refuerzos recibidos, hay capacidad para ponerlas en marcha y ejecutarlas.

¿Son necesarios más medios humanos pese a los refuerzos llegados?

Somos una Comandancia privilegiada porque tenemos nuestra plantilla cubierta. Eso sí, la plantilla que tenemos, de algo más de 1.000 guardias civiles, lleva prácticamente tres décadas sinmoverse y las cosas han cambiado mucho. Me gustaría además tener más mujeres para corregir el desequilibrio existente porque sólo tenemos medio centenar.

La cara amarga de todo este trabajo son los agentes detenidos en las últimas semanas...

Así es. Hace dos semanas detuvimos a cinco, que han ingresado en prisión, y hace un mes, a otros tres. En los cuatro años que llevo aquí son ya 14 los guardias civiles detenidos, de los que nueve lo han sido sólo en lo que va de año. Es un porcentaje más alto que en otros puntos de España. Resulta mucho más complicado arrestar a un guardia civil corrupto que a un narcotraficante porque conoce la normativa y la forma de proceder. Dicho esto, para la Guardia Civil es una prioridad atajar este problema. Honor y moralidad son dos prioridades para la Guardia Civil, así como quitar esas manzanas podridas. El trabajo, sacrificio y esfuerzo de un millar de personas no pueden quedar manchados por la actuación de unos corruptos. No habrá descanso ni paz para ningún guardia civil corrupto en el Campo de Gibraltar.

Otro frente abierto es la inmigración irregular...

El año pasado llegamos a los 17.000 inmigrantes en el Campo de Gibraltar. No había ocurrido nunca. En lo que llevamos de año respecto al mismo periodo de 2018 estamos ya en el doble de inmigrantes, rondamos el millar. La inmigración va a continuar. Hay que mirar hacia África y actuar en origen o esto tendrá difícil solución.

El año pasado se vivieron momentos realmente complicados, ¿no es así?

Hubo un problema muy serio. En algunos momentos llegó a haber más de 1.000 inmigrantes en espera en los puertos porque la estructura de la Policía Nacional se colapsó. Algunos ayuntamientos abrieron sus polideportivos y resolvieron el problema. La Administración se puso entonces las pilas y creó la unidad de coordinación y el CATE de San Roque. Ya veníamos avisando hace mucho tiempo de lo que iba a ocurrir aunque hubo capacidad de respuesta por parte del Gobierno entrante. Ahora estamos preparados para afrontar la situación y absorber flujos tan importantes como el del pasado verano, pero, ¿y si en vez de mil al día llegan muchas más personas?.

A este ingente trabajo hay que sumar el servicio en las aguas que rodean al Peñón...

La Guardia Civil vigila de forma permanente la soberanía española de las aguas de la Bahía que rodean el Peñón de Gibraltar. Hay un contencioso y su gobierno colonial considera que son aguas británicas pero España no las reconoce así, como establece Tratado de Utrecht. Patrullamos y vigilamos esas aguas a diario.

¿Ha habido momentos complicados?

Sí, la crisis de los pesqueros, de los bloques de hormigón... Hay que destacar que somos también la única Comandancia de España con tres aduanas. El 60% del esfuerzo de la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar está orientado a la vigilancia fiscal de esas aduanas y de los perímetros costeros. Es un esfuerzo muy grande, de casi 700 personas.

¿Hay inquietud en el Cuerpo por el Brexit?

Eso es una decisión política en la que no entramos pero las leyes están para cumplirse. Gibraltar es una colonia británica que se ha beneficiado muchísimo de ser colonia de un país que pertenece a la Unión Europea. Ha cogido todos los privilegios manteniendo la ventaja de ser un paraíso fiscal. Si Reino Unido sale de la UE se aplicará la normativa como a un país tercero y cambiarán las cosas a efectos de control aduanero y de documentación. La Guardia Civil ejecutará las órdenes del Gobierno.

¿Pueden producirse retenciones en la Aduana?

Sí, como las hay en otras Aduanas del mundo. Aquí se protesta en cuanto hay algo de cola. Es gente que ha viajado muy poco. No me imagino a la gente protestando en el aeropuerto de Nueva York. El agente de Aduanas que hay allí tiene potestad para esposarte y expulsarte del país.

Por Soraya Fernández

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico