NUESTROS SOCIOS DE HONOR: Coronel de la Guardia Civil D. MANUEL ÁNGEL SÁNCHEZ CORBÍ

Categoría de nivel principal o raíz: CIRCULO AHUMADA SOCIOS DE HONOR DE CIRCULO AHUMADA Visto: 1306

Sanchez Corbí

Coronel de la Guardia Civil D. MANUEL ÁNGEL SÁNCHEZ CORBÍ, es el actual Jefe de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, hijo y nieto de guardias civiles, ha sido nombrado SOCIO DE HONOR CIRCULO AHUMADA, por su trayectoria profesional y por sus éxitos contrastados en la lucha contra la banda terrorista ETA, además de coincidir públicamente con Circulo Ahumada en la defensa de los principios y valores de la Guardia Civil, incluido su carácter militar y su disciplina.

Hijo y nieto de guardias civiles, pasó toda su infancia en el cuartel de Irún, Guipúzcoa. Ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza, obteniendo su primer empleo de Teniente en el verano de 1987, siendo su primer destino el Servicio de Información de la Guardia Civil de Vizcaya, comenzando así una larga lucha contra la banda terrorista ETA  que ha durado mas de 25 años.

La labor antiterrorista de Manuel Sánchez Corbí no solo ha sido reconocida en España, el actual jefe de la UCO fue distinguido el 16 de septiembre de 2015 por la República de Francia con la más alta de sus distinciones, la Legión de Honor francesa, instaurada en 1804 por Napoleón Bonaparte. Únicamente tres guardias civiles han recibido esta condecoración.

Derrotada la banda terrorista ETA, y desde la Jefatura de la Unidad Centra Operativa (UCO) de la Guardia Civil, a la que llega para poner su experiencia al servicio de la lucha contra la delincuencia organizada en todas sus facetas.

El coronel Sánchez Corbi no ha ocultado nunca su defensa del carácter militar de la Guardia Civil, mostrándose siempre orgulloso de ser miembro de la Guardia Civil.

Junto al escritor Lorenzo Silva y del periodista Gonzalo Araluce, es autor del libro Sangre, Sudror y Paz, La Guardia Civil contra ETA, un libro que no es neutral y tampoco lo es el relato que contiene.

Su asunto, el nacimiento, auge, caída y extinción forzada de uno de los grupos terroristas más letales y persistentes del último siglo en Europa Occidental, está narrado desde un lado de la grieta que su actuación provocó en el seno de las sociedades vasca y española: en particular, desde el lado de quienes lo combatieron y finalmente lo redujeron a la más absoluta inoperancia. Esta es, por tanto, la historia de la lucha contra ETA tal y como la vivieron los guardias civiles y sus familias: el colectivo más golpeado por la acción de la banda —con más de doscientos muertos y muchos centenares de heridos—, y también aquel que acabó demostrando un compromiso mayor en su neutralización y liquidación.

Imprimir
Redacción
Redacción